REAL MAESTRANZA - Novillada de abono

Oreja con derecho a repetir

0
1114

El sevillano Martín Núñez ha cortado una oreja y ha dado una vuelta al ruedo tras torear con gusto a nobles y flojos novillos de César Rincón. Manuel Larios ha vuelto a demostrar la elegancia y cadencia de sus formas, aunque se ha mostrado demasiado conformista. Por otro lado, la debutante Conchi Ríos ha hecho un gran esfuerzo con el encastado sexto sin conseguir lograr su objetivo.

 

 

Martín Núñez, esta tarde triunfador en Sevilla. (FOTO: Sevilla Taurina)

GALERÍA GRÁFICA
AL NATURAL
¿Pone el toro a cada uno en su sitio?
LAS OTRAS IMÁGENES


Manuel Viera.-

     Martín Núñez quiere torear. Y no lo pide a voces, sino que lo hace con capote y muleta. Esta tarde más con lo segundo que con lo primero. Este gitano torero -y cofrade- quiere seguir en esto aunque le cueste un mundo abrirse paso. Aunque el parón le llegue de nuevo tras su paso por la Maestranza. Quizá, lo más, pisar otra vez en septiembre el albero de Sevilla.

     Este gitano sevillano quiere torear, y hoy lo ha hecho. Reconozco la insistencia por conseguir el triunfo, y también su conquista tras elaborar un repertorio de naturales sin sobresaltos, precisos, ligados y expresivos. La faena al cuarto, muy noble y rajadito al final, fue una buena muestra de un toreo en el que con temple y ligazón obtuvo sus mejores momentos en la tarde. Más con la izquierda que con la derecha. Puede que la faena fuese un poco inconexa, y también despegada, pero por otro lado fue un muestrario de bellos retazos de una misma tela, y además, de calidad.

     Con aparente sencillez, Martín Núñez, fue convirtiendo la noble embestida del buen novillo de César Rincón en acompasados muletazos de mano baja y de lento trazo, aunque le faltó paciencia para provocar el obligado remate en muchas de la series. Una estocada de efecto rápido provocó el júbilo de su gente que le pidió la oreja con intensidad. Ojalá le sirva para algo más que la alegría de una tarde de triunfo.

     Al también noble y flojo primero lo toreó despacio de capa, y le exprimió con la muleta las escasas embestidas de un animal mermado de fuerzas tras enorme costalada. El sevillano le dibujó buenos muletazos a derecha e izquierda sin demasiada emotividad. Mató muy bien y tras la ovación su cuadrilla le invitó a darse una vuelta por el ruedo.


Martín Núñez quiere torear. Y no lo pide a voces, sino que lo hace con capote y muleta. Este gitano sevillano quiere torear, y hoy lo ha hecho. Reconozco la insistencia por conseguir el triunfo


 

 La faena de Manuel Larios al noble y paradito segundo no pasó de correcta. Con el quinto, al que toreó con gusto a la verónica, desistió pronto. Conseguir abrirse camino es una tarea de titanes. De ello da fe Conchi Ríos, que quiere conseguir el éxito


     La faena de Manuel Larios al noble y paradito segundo no pasó de correcta. Tras mostrar su elegancia con la capa se conformó con demostrar un toreo de admirables formas, de trazos cadenciosos, y despaciosos obligados de pecho. Sin embargo, se dejó llevar por la estética y se olvidó de la verdad de un toreo que, por desajustado y poco emotivo, careció de autenticidad. Al final se paró el novillo y se diluyó un trasteo venido a menos. Con el quinto, al que toreó con gusto a la verónica, desistió demasiado pronto tras comprobar los complicados topetazos de un novillo que se paró sin remisión. Mató bien a su primero y lo hizo mal con su segundo.

     Conseguir abrirse camino en esto es una tarea de titanes. De ello da fe esta mujer que quiere a toda costa conseguir el éxito. Efectivamente es mucha la actitud de Conchi Ríos delante del novillo, y además destaca su sentido del temple y la ligazón con lo que quiere definir un toreo en el que detesta cualquier atisbo de banalidad. Otra cosa es que lo consiga. Anduvo animosa con el capote en el saludo al tercero, con el que quitó a la verónica de manera notable, después no hubo forma de hacer pasar por la muleta a un inválido parado y negado a embestir. Con el sexto el guión de la película fue otro. Volvió a torear despacio de capa, pero con la tela roja fue otro cantar ante la encastada embestida de un novillo que pedía algo más que firmeza. La torero murciana lo intentó todo pero muy poco para lograr lo que sólo pudo hacer de manera aproximada. No más de dos muletazos consiguió dar en cada serie cuando el utrero embestía sin solución de continuidad. Le pudo el novillo pese a la demostración de valor y esas enormes ganas de añadir pureza a unas formas demasiado mecánicas. Utilizó la espada con habilidad y contundencia y el público le agradeció su esfuerzo.


AL NATURAL

¿Pone el toro a cada uno en su sitio?

Francisco Mateos.-

     Es una de las máximas que parece verdad inapelable en el toreo: «el toro pone a cada uno en su sitio». Extrapolable a cualquier oficio de la vida laboral: «el trabajo pone a cada uno en su sitio». ¿Son ciertas? Los méritos laborales no son siempre salvoconducto para el sitio que el trabajador debería ocupar. Siempre he mantenido mis dudas sobre la certeza de acierto en el 100% de los casos de esta aseveración tradicional taurina. Creo que puede ser cierta en un 75%, pero no creo que eso de que «el toro pone a cada uno en su sitio» sea verdad irrefutable al 100%. Esta tarde Martín Núñez -pasados los 25 años- ha cortado uan oreja en Sevilla. El año pasado toreó sólo dos novilladas; las dos en Sevilla, con tres vueltas al ruedo, siendo de los pocos novilleros destacados de la temporada sevillana -muy pobre de resultados en este escalafón-. Este año ha llegado esta tarde a Sevilla sin ninguna novillada sumada desde entonces. Y ha cortado una oreja. Por tanto, no creo que realmente -por ejemplo en este caso- ponga el toro a cada uno en su sitio. Creo que Martín Núñez debería haber toreado más este año, sin llegar al 30 de mayo sin ningún paseíllo.

     Otro caso similar es el de Oliva Soto. El año pasado sólo sumó una corrida de toros, el 14 de agosto en Sevilla, cortando una oreja. Ese triunfo sólo le ha servido para torear de nuevo este año en Sevilla -ninguna corrida más-, y en la del Conde de la Maza. Y de nuevo una oreja que pudieron ser tres si anda más fino con la espada. ¿Realmente pone a cada uno el toro en su sitio? Mientras, muchos que suman 50 y 60 corridas por año pasan las grandes ferias en blanco… Oliva parece que ahora comienza a recoger algunos frutos y ha toreado esta tarde en Antequera (salida a hombros) y está anunciado en El Puerto de Santa María y Pamplona. Málaga también está al caer… Pero debería haber estado en otras muchas ferias, y no lo está. Ya veremos si en ambos casos (Martín Núñez y Oliva Soto, dos gitanos artistas sevillanos) los pone realmente el toro en su sitio… De momento, ya va con retraso. 


GALERÍA GRÁFICA

Martín Núñez en el primero. (FOTO: Sevilla Taurina)

Martín Núñez en el primero. (FOTO: Sevilla Taurina)

Manuel Larios con el segundo. (FOTO: Sevilla Taurina)

Conchi Ríos con el tercero. (FOTO: Sevilla Taurina)

Conchi Ríos con el tercero. (FOTO: Sevilla Taurina)

Conchi Ríos con el tercero. (FOTO: Sevilla Taurina)

Martín Núñez con el cuarto. (FOTO: Sevilla Taurina) Martín Núñez con el cuarto. (FOTO: Sevilla Taurina) Martín Núñez con el cuarto. (FOTO: Sevilla Taurina)
Martín Núñez con el cuarto. (FOTO: Sevilla Taurina) Martín Núñez con el cuarto. (FOTO: Sevilla Taurina) Manuel Larios con el quinto. (FOTO: Sevilla Taurina)
Manuel Larios con el quinto. (FOTO: Sevilla Taurina) Manuel Larios con el quinto. (FOTO: Sevilla Taurina) Conchi Ríos con el sexto. (FOTO: Sevilla Taurina)
  Conchi Ríos con el sexto (FOTO: Sevilla Taurina)  


LAS OTRAS IMÁGENES

'Pocoyó' y sus amigos también van a los toros. (FOTO: Javier Martínez)

El verano se ha instalado en Sevilla: a los toros en bañador. (FOTO: Javier Martínez) 

Las cámaras de Canal Sur han ofrecido la novillada. (Javier Martínez)

El abanico, imprescindible en la Maestranza. (FOTO: J. Martínez)

Los precavidos chinos ante el sol. (FOTO: Javier Martínez)

Medida de emergencia para buscar sombra. (FOTO: Javier Martínez)

 

 

 

Dejar respuesta

dos × tres =