REAL MAESTRANZA / 12ª Feria de Abril

Antología del El Juli

0
1240

El Juli vuelve a estar pletórico y le corta las dos orejas a un encastado toro de Torrealta. Manzanares también pasea un apéndice de cada uno de sus toros después de realizar dos faenas de muy distinto corte. Daniel Luque no encuentra argumentos para sacar partido a las embestidas de dos toros mansos y sosos, pero ‘toreables’.

   

 El Juli, con las dos nuevas orejas ganadas esta tarde. (FOTO: Matito)

GALERÍA GRÁFICA
AL NATURAL
El mano a mano era este…
LAS OTRAS IMÁGENES


Manuel Viera.-
 

     Nadie lo podría hacer mejor que él. Imagínese: un torero y un toro. Bueno, no sólo eso. Un consumado maestro en excelente momento y un manso encastado que rompió a embestir, y una firmeza desmedida, y una técnica perfecta, y un virtuosismo de lo mejor, y una plaza y un público predispuesto a degustar el toreo.

     Y para rubricar lo hecho nada mejor que una fenomenal estocada. Desde luego la obra fue sencillamente soberbia, profunda, larga, lentísima, sentida, de muleta arrastras, firme, decidida, ligada… Emocionada labor que emergió del trazo finísimo, lento y a medida del natural con el que dio sentido a la pureza del más bello toreo jamás soñado. Julián López ‘El Juli’ se llama el autor. El que impregnó la faena a ‘Zurcidor’, el importante cuarto toro de Torrealta, de emocionantes pasajes que fueron homenajes explícitos al toreo.

Sensacional muletazo al natural de El Juli. (FOTO: Matito)

 


 

Antología de una faena construida sobre el solar del natural y cimentada con el sublime toreo circular, incrementando poco a poco su altura sin miedo al vértigo, sin temor, y con un valor incalculable hasta llegar a la contundente estocada con la que puso la bandera de altura


 

        Antología de una faena construida sobre el solar del natural y cimentada con el sublime toreo circular, incrementando poco a poco su altura sin miedo al vértigo, sin temor, y con un valor incalculable hasta llegar a la contundente estocada con la que puso la bandera de altura. Esta vez los dos pañuelos blancos cayeron a la vez sobre el faldón del balconcillo de presidencia. Esta vez no dudo el usía Paco Teja de la polémica. Esta vez él también entendió que lo visto y sentido había sido sorprendentemente intenso.

     Realmente, la decisión del madrileño se hizo notar en el brindis al público. Después, supo plantearle con firmeza y decisión un riguroso toreo a un toro manso que salió descompuesto y en estampida de los caballos. Lo demás, ya quedó escrito. El toro que rompe a embestir ante la sapiencia de un maestro para de inmediato transmitir contenidos profundamente emotivos.

     Al flojo aunque noble primero que dejó sin picar le realizó faena intercambiando muletazos a derecha e izquierda sin que el necesario entendimiento se produjera. Fácil anduvo con la espada y fue ovacionado.

 

     Y Manzanares… Lo diferencial del torero de Alicante, aparte de su forma de hacer trascendente el toreo, reside en la exquisita elegancia que le imprime, donde el pase siempre tiene el protagonismo que lo simboliza. Sin embargo, no es éste una simple agrupación de trazos excelentes, sino obras únicas engarzadas, perfectas y emocionantes. Y esto se lo hizo al noble segundo, y al manso solemne, que necesitó del arrojo de ‘Chocolate’ para que ‘atacándole’ en cinco ocasiones quedara picado. A este quinto, complicado y mirón, le plantó cara con mandones muletazos genuflexo prolongando una faena que fue ejemplar. Además de vencer heroicamente los mil escollos que las desconcertantes embestidas le ofrecía. Aguantó parones sin inmutarse, hasta conseguir hacer grande un toreo, más de derecha que de izquierda, con el añadido elemental del detalle y el adorno escrupulosamente ejecutado. Firmó lo hecho con espectacular estocada y cuando Luis Blázquez se disponía a darle el cachetazo definitivo, el bicho alargó el cuello y el pitonazo a la cara hizo imaginar lo peor. El pronóstico ‘menos grave’ de una herida en la mandíbula nos tranquilizó.

 

 


Y Manzanares… Lo diferencial del torero de Alicante, aparte de su forma de hacer trascendente el toreo, reside en la exquisita elegancia que le imprime, donde el pase siempre tiene el protagonismo que lo simboliza.


 

Manzanares abre por bajo la faena a su segundo astado.


Daniel Luque pechó con dos toros sosos, mansos, sin excesiva calidad pero ‘toreables’


El sevillano Daniel Luque lo intenta sobre la mano derecha. (FOTO: Matito)

       Con el noble segundo, de excelente pitón derecho, brindó una faena de bellos momentos en el epílogo del trasteo. Manzanares tardó, esta vez, en encontrar el toreo que le ofrecía el toro de Torrealta, pero mereció la pena la espera para ver y sentir el repertorio de hermosos y profundos muletazos diestros que encontraron en su conjunto la ligazón y el remate. El cambio de mano y la trinchera pusieron colofón a un buen hacer rematado con media estocada.

     Daniel Luque pechó con dos toros sosos, mansos, sin excesiva calidad pero ‘toreables’. Lo hecho al tercero no pasó de correcto, y con el sexto agotó el tiempo tras los notables estatuarios de prólogo en una disputa por sacar algo positivo de unas embestidas que no se comían a nadie. Su ánimo, quizá, estaba bajo mínimos. El viernes será.

 


AL NATURAL

El mano a mano era este…

Francisco Mateos.-

     La empresa de Sevilla, que habitualmente suele tener suerte en cuanto a revalorización de los toreros en sus carteles, no ha acertado en esta ocasión en el mano a mano. El que cuando se presentaron los carteles fue uno de los más llamativos -me refiero al mano a mano del próximo viernes entre Miguel Ángel Perera y Daniel Luque- ha ido perdiendo esa fuerza conforme se ha ido desarrollando la Feria de Abril. Ni Perera ni Luque, en sus actuaciones sevillanas hasta el momento, han fomentado un mayor interés hacia ese mano a mano del viernes, que después -porque el toreo es así- puede resultar de lo mejor del ciclo. El mano a mano de la Feria -dejando al margen la otra vez discreta actuación de Daniel Luque hoy- era el de esta tarde: El Juli vs Manzanares. Son los dos grandes nombres de la Feria de Abril. Están en plenitud, y más en Sevilla. ¿Se imaginan que el mano a mano de este próximo viernes hubiera sido entre El Juli y Manzanares?

     De todas formas, la empresa sigue teniendo la suerte de su parte, y hay que recordar que el cartel anunciado para el domingo de San Miguel, allá por septiembre, ha reforzado su ya de por sí importante interés: Morante, Juli y Manzanares. Precisamente -bajo mi prisma y salvo que en lo que reste de Feria se produzca una gran sorpresa- los tres grandes nombres de esta Feria de Abril que encara su recta final.  


GALERÍA GRÁFICA de MATITO

El Juli abre otra tarde para el recuerdo con el capote.

Comienza la lección magistral del 'profesor' Julián.

Verticalidad y pasión.

Manzanares, el alumno más aventajado.

La elegancia y la profundidad del alicantino.

Sinfonía de buen toreo de un artista casi sevillano.

El sevillano Daniel Luque con el tercero de Jandilla. 

Torería del diestrio de Gerena para irse de la cara del toro.

A pesar de los buenos muletazos, no hubo conexión con el tendido.

Comienza la nueva lección del Doctor en Tauromaquia: El Juli

Encelar al toro 'Zurcidor', de un excelente juego en la muleta.

Sentó cátedra en buen toreo en el templo de Tauro: la Maestranza.

 

 

 

     
     
     

 

 

 


LAS OTRAS IMÁGENES

 

 

 

 

 

 

 

      

 

 

 

 

Dejar respuesta

diecisiete − 2 =