REAL MAESTRANZA / 3ª Feria de Abril

La Puerta del Príncipe se abre para Ventura

0
1020

Diego Ventura ha salido a hombros por la Puerta del Príncipe tras cortar cuatro orejas a nobles aunque mansos toros de Bohórquez, tras realizar un rejoneo basado en la exigencia de la doma y un valor innato. Hermoso de Mendoza malogró dos buenas faenas con el acero. Y Fermín Bohórquez no mató.  

    Diego Ventura, a hombros hoy en la Maestranza. (FOTO: Matito) 

Manuel Viera.-

     Tanto el uno como el otro siguen empeñados en cultivar a toda costa un arte en el que también el sentimiento sale a escena sin traicionar a los que buscan el simple espectáculo en el ruedo, sin más exigencias. El rejoneo dio, hace ya tiempo, ese volantazo artístico con el que se quiso peinar los últimos flecos de una tauromaquia sólo basada en la espectacularidad de la monta y la épica de la doma. La maniobra quedó hecha, y es ahora cuando los grandes éxitos del toreo a caballo llegan en frenético festín sin espacio para el freno ni la pausa. Hermoso y Ventura, o Ventura y Hermoso, dúo imprescindible en todas las ferias importantes de España, lo hacen cada tarde.

 Espectacular detalle de Hermoso de Mendoza. (FOTO: Matito) 

 

     De ello doy fe. De cómo sigue manando el toreo con Hermoso de forma ralentizada antes y después de clavar a la altura del estribo de forma soberbia y majestuosa. De cómo Ventura no lo tiene fácil para destacar y puntuar, pero destaca y puntúa con un rejoneo cuya complejidad deriva en explosivo cóctel basado en la exigencia de la doma llevada al límite, y un valor innato que dinamiza y hace original un toreo espectacular y exageradamente atractivo para las mayorías. Hoy ganó Ventura. De inmediato atacará el navarro.  


 

Ahora cuando los grandes éxitos del toreo a caballo llegan en frenético festín sin espacio para el freno ni la pausa. Hermoso y Ventura, o Ventura y Hermoso, dúo imprescindible en todas las ferias importantes de España, lo hacen cada tarde


 

     La tarde ha sido de Diego Ventura pese a la escasa calidad de los toros de Bohórquez, muy nobles, pero mansos y descastados. Y ganó porque sabe a la perfección los gustos del público. Su puesta en escena es perfecta. Su provocación levanta pasiones y lo demás viene por añadido. La depurada doma, su perfecto dominio de las suertes y su enorme valor le hacen ejecutar un rejoneo que acaba con todo. Levantó el alicaído ánimo del público en el inicio de la lidia al tercero. Toreó con ‘Nazarí’ llevando al toro pegado a la grupa en acompasado galope junto a las tablas, para después clavar en lo alto con perfección milimétrica. ‘Morante’ mordisqueó, y ‘Califa’ se entregó para que el sevillano clavara las cortas y se adornara después en espectacular testarazo con su frente a la testuz del toro. Rejonazo, estudiada provocación, el delirio y… dos orejas.

     Al sexto, manso, lo mantuvo en los medios con sobrada inteligencia. Utilizó el quiebro para clavar de frente con ‘Orobroy’. Igual lo hizo con ‘Revuelo’ de adentro para fuera, y con ‘Ginés’ buscó la espectacularidad de los adornos en los cites para clavar rosas en perfecta sincronización. Vuelve a acertar con el rejón de muerte, dos orejas y la Puerta del Príncipe abierta para él.

 


Pablo Hermoso ralentizó la galopada del toro cabalgando en minúsculos círculos sin aspavientos y a corto y despacio galope


Fermín Bohórquez se mostró clásico, sin banalidades y sin provocaciones con los toros más destacados de la mansa corrida de su propiedad


     Sin embargo, Pablo Hermoso ralentizó la galopada del toro cabalgando en minúsculos círculos sin aspavientos y a corto y despacio galope. Lo hizo de costado a lomos de ‘Chenel’ para clavar al quiebro parando el tiempo. Repitió la suerte con ‘Caviar’, y con ‘Pirata’ puso banderillas cortas. Clavó a dos manos y se adornó por los adentros con perfecto dominio. El reiterado fallo con el acero le privó de un seguro trofeo.

  La sobriedad clásica de Fermín Bohórquez. (FOTO: Matito)

 

     Tampoco lo consiguió del quinto, un manso que buscaba la salida desesperadamente. A pesar de ello, todo el rejoneo que ejecutó el caballero navarro fue de enorme pureza. Es decir, lo hizo despacio con ‘Silveti’, muy despacio, y de frente dando el pecho de la cabalgadura. Se adornó en los cites y clavó arriba  con ‘Ícaro’, y utilizó las dos manos para poner banderillas cortas con ‘Pirata’. El nuevo fallo con el acero le volvió a privar del seguro apéndice.

     Y Bohórquez a lo suyo. Se mostró clásico, sin banalidades y sin provocaciones con los toros más destacados de la mansa corrida de su propiedad. Y eso, hoy, le gusta a menos gente. Toreó y clavó, pero no mató. Como siempre.


AL NATURAL

Nerva

     ESPECTACULAR triunfo del rejoneador sevillano Diego Ventura, alzado nuevamente a los altares de Tauro como el ‘rey del rejoneo’. Tarde redonda la del jinete de La Puebla del Río. Uno de los pasodobles que sonó durante su actuación al que cerró plaza y en el que redondeó las cuatro orejas de la Puerta del Príncipe fue ‘Nerva’. Para muchos, el ‘rey del pasodoble taurino’. Es curioso el tema. Según tengo entendido -y desde luego en los años que llevo viendo toros en la Maestranza así ha sido siempre- este pasodoble jamás se toca durante la lidia de los astados, ya que el virtuosismo conocido de la Banda del maestro Tejera es tal, que en este pasodoble llega a ser auténtica música celestial, y por tanto, cuando otrora sonoba, el público desviaba más la atención al pasodoble ‘Nerva’ que a lo que hacía el torero en el redondel.

     ASÍ, el pasodoble ‘Nerva’ sólo suena en la Maestranza entre toro y toro, nunca acompañando las faenas de un novillero o un torero. En cambio, sí ha seguido tocándose en el caso de actuaciones de rejoneadores, como fue el caso de Diego Ventura hoy en el sexto. No sé de cuándo data ese ‘veto’ al pasodoble ‘Nerva’, y además ‘veto’ caprichoso -a toreros no; a rejoneadores sí-, pero creo que el público ya es mayorcito y no necesita que le administren sus escalas de valores. La trasnochada medida creo que se debería dejar ya en mera anécdota del pasado y que de nuevo vuleva a sonar ‘Nerva’ en actuaciones de toreros a pie. Ya hay demasiados vetos en la Maestranza. Entre otras cosas, porque existen pasodobles que acomete la Banda de Tejera actualmente, quizás, más espectaculares -Ópera Flamenca o Dávila Miura- que el propio ‘Nerva’. 


GALERÍA GRÁFICA de MATITO

Fermín fija al primero.

Preparando el encuentro.

Adorno del jinete jerezano con las riendas sueltas.

 Con la rueda de banderillas cortas.

 Turno para Hermoso de Mendoza.

 Encelando al segundo de la tarde.

Busca muy bien la suerte pero pincha en hueso.

Ventura encela con la banderola al de Bohórquez. 

El sevillano, dando los pechos del caballo al toro.

 Comienza la espectacular monta con 'Morante'.

Ganándole el terreno al toro para clavar.

Espectacular momento de toro y caballo.

El adonro del jinete de La Puebla.

Perfecto dominio de los terrenos.

¿Se puede estar más cerca?

 La emotividad del final.

Las dos primeras orejas.

Bohórquez, a portagayola.

 El gaditano lo saca a las afueras.

Espectacular cite de Fermín. 

A dos manos. 

 

Turno del navarro.

Perfecto el quiebro de Pablo.

Inicio de la actuación de Ventura en el sexto.

El sexto siempre tuvo tendencias a tablas.

Impactante el adorno de Ventura en el cierre del festejo.

Otro que tumba de un certero rejonazo.

Ventura con los jóvenes... y el veterano Cano pendiente.

Dos y dos son cuatro.

Y la salida a hombros final.


Dejar respuesta

4 + veinte =