BALANCE de la jornada: Morante, oreja en su reaparición en Málaga tras la cornada

0
885

El matador de toros sevillano Morante de la Puebla ha reaparecido esta tarde en la plaza de toros de La Malagueta tras once días de recuperación de la cornada sufrida en El Puerto. A pesar de no estar aún completamente restablecido, Morante ha cuajado una buena tarde y ha cortado una oreja del segundo toro de su lote. El Cid, que ha toreado en la jornada de hoy en la plaza de Bilbao, ha saldado su labor con una dicreta actuación.


Morante remata con el capote esta tarde en Málaga.
FOTO: Hugo Cortés (burladero.com).

Redacción.-

     El balance de las actuaciones de toreros sevillanos que han realizado el paseíllo hoy, martes 18 de agosto, ha sido el siguiente: 

CORRIDAS DE TOROS

  • Málaga: Se han lidiado toros de Juan Pedro Domecq, deslucidos salvo el sexto, de buen juego. Julio Aparicio, silencio y silencio. Javier Conde, saludos y oreja tras aviso. Morante de la Puebla, que reaparecía de la cornada de El Puerto, silencio y oreja tras dos avisos. Casi lleno.

     En crónica de los compañeros de burladero.com sobre la actuación esta tarde de Morante en La Malagueta, "Morante de la Puebla ha vuelto a los ruedos en Málaga, enfundado en un terno verde y azabache y once días después de la cornada sufrida en la plaza gaditana de El Puerto de Santa María. El primer acto de su reaparición ha venido marcado por un toro de Juan Pedro Domecq que dejó al de La Puebla prácticamente inédito pero todo se arregló al final con un quinto, no mucho mejor aunque de fondo noble, y con el que el sevillano estuvo inteligente, técnico y artista para cortar una oreja. El colorado tercero no permitió a Morante más que comprobar las escasas


El Cid no ha estado a gusto esta tarde en Bilbao.
FOTO: burladero.com

posibilidades del deslucido y desrazado animal e irse a por la espada. Quiso Morante al prinicipio pero, una vez convencido, no se dio coba el torero sevillano. El sexto, que salió en quinto lugar por un leve percance de Conde, fue un toro discontínuo al principio y por el que apostó Morante en una faena a más. Le consintió el sevillano, lo ayudó y terminó haciéndolo pasar y toreando muy despacio y encajado al natural. Firme Morante, en una faena de muchas pausas y a favor del toro siempre, dejó inspiradísimos muletazos, de mucha belleza y armonioso temple. Dejó casi media estocada arriba y, pese a tardar el toro en caer y levantarlo el banderillero, cayó la oreja".

  • Bibao: Se han lidiado toros de Fuente Ymbro, de desigual juego. El Cid, saludos y silencio. Sebastián Castella, saludos y saludos tras aviso. Miguel Ángel Perera, vuelta al ruedo tras aviso y saludos. Más de tres cuartos de plaza.

     Según la crónica de burladero.com sobre la actuación esta tarde de El Cid en Bilbao, "El Cid navegó a la deriva en otro de los puertos que cuentan de la temporada. El otro toro que contó fue el primero, otro jabonero bajo y de fina lámina que le hizo pasar el primero de los dos amargos tragos a El Cid. El toro se movió pero el viento influyó lo suyo. Sería por eso, o porque simplemente no está el torero, el de Salteras pasó más tiempo quitándose y moviéndose que tratando de aguantar y tragar al toro. Y un par de veces que lo hizo el animal la tomó hasta el final y con gran son. Humillado, haciendo el avión. Un punto por dentro, pero nadie le sacó la mano. No era el carro de la tía Manuela, era exigente como son los toros encastados. Y cuando El Cid le tocó con la muleta retrasada y fuera de cacho, no tuvo más que hacer por él. El cuarto fue otro de pasarlo mal cuando uno no está. Porque el animal gazapeó y midió un punto. También pareció tomar la muleta un par de veces, pero es que no hubo manera de verlo con un Cid inseguro, que no se puso y al que no le aguantó el corazón ni las zapatillas".

Dejar respuesta

once + 17 =