El Cid podría recibir el alta a lo largo del día de hoy, aunque estará de baja unos diez días

0
869

El cirujano de la plaza de Pamplona explica la operación quirúrgica de El Cid tras la cornada sufrida en el primer toro. Han sido dos heridas: en la zona de la rodilla derecha y en el escroto. Fue operado en la plaza bajo anestesia general y trasladado al Hospial Virgen del Camino, donde quedó ingresado. Debe mantener un drenaje durante tres días, y quizás en diez días esté recuperado.


El Cid es auxiliado por sus compañeros.
FOTO: burladero.com

Redacción.-

     Tras el festejo lidiado ayer tarde en Pamplona y una vez que El Cid ya se encontraba en el Hospital Virgen del Camino, el doctor Ángel Hidalgo explica en cope.es en qué ha consistido la operación al diestro sevillano. "El Cid tenía dos cornadas, una en el muslo derecho, de dos trayectorias, una transversal que le atravesaba la piel y otra ascendente de unos diez o doce centímetros y perforaba el músculo recto anterior. Le hemos limpiado, lavado y explorado. Además,también tenía una cornada a nivel de escroto superficial que ha sido lavada y suturada, todo bajo anestesia general y fuedo  trasladado al hospital,donde ahora está descansando y recuperándose bien de la cirugía".

     Por otro lado, el doctor nos decía que "calculo que la recuperación será en torno a unos ocho o diez días para poder volver a los ruedos. Hoy viernes le haremos una exploración para ver cómo ha pasado la noche y cómo se encuentra la herida. Deberá llevar un drenaje durante dos o tres días". Por último, Ángel Hidalgo comentaba que "si a lo largo del día de hoy está todo bien, y no hay complicaciones, se le podrá dar el alta; si no fuera así lo dejaremos un día más en observación".

     También ha hablado uno de los apoderados del diestro, Santi Ellauri, quien además de contar lo que le había ocurrido a El Cid, explicaba cómo ha sido el momento de la cogida. "Creo que quedarse descubierto no ha sido, es que el toro se metía, ya había avisado a Alcalareño con el capote que se metía demasiado y él con las probaturas primeras se le ha colado y la mala suerte que le ha enganchado por el muslo, y ahí ha sido cuando ha girado y le ha metido la cornada. Y después ya en el suelo, pues le ha vuelto a coger y le ha destrozado el traje; se ha escapado, porque la voltereta ha sido fea y de muy mala forma. Afortunadamente tenemos que estar contentos dentro de la fatalidad. Había recuperado su sitio, después de lo de Barcelona. Algeciras, Burgos, ya venía para arriba con la moral por las nubes y quería seguir aquí en Pamplona, porque siempre le ha tenido mucho aprecio y cariño a esta plaza y no ha podido ser. Pero bueno, la plaza esta aquí y el año que viene, si Dios quiere, volveremos a estar aquí".

Dejar respuesta

15 − 10 =