Unanimidad en aficionados y prensa sobre la falta de voluntad de la empresa

0
586

La totalidad de la prensa local y foránea deja entrever, de forma más o menos clara, que la empresa Pagés no puso en marcha el operativo que una cita de la importancia de San Miguel, con unos rematados carteles, y una plaza del prestigio de la Maestranza, con televisión por medio, requería. Los aficionados y abonados, molestos con la actitud escasamente activa de la empresa para mitigar los efectos de lluvias no torrenciales.



Una hora antes del comienzo no había actividad sobre el ruedo.
FOTO: Matito.

Francisco Mateos.-

     La suspensión íntegra del Ciclo de San Miguel, con dos corridas de toros muy rematadas que reunína a figuras del toreo actuales, ha puesto a todos de acuerdo en dos cuestiones que son una misma: que el ruedo estaba impracticable, o casi, para el ejercicio de la lidia de toros, pero que poco o nada hizo la empresa para intentar evitar las supensiones.

     Como ha venido informando de forma amplia Sevilla Taurina, llueve sobre mojado. Las tres polémicas suspensiones de la Feria de Abril -sobre todo la tercera-, la novillada posterior de abono y las dos corridas de San Miguel suman seis festejos que la propia empresa se niega por sistema a buscarle fecha. De esta forma, la temporada sevillana queda mermada, con carteles muy importantes que no se han celebrado. Con todo ello, ya en la Feria de Abril el propio Cid alzó su voz para diferir de la empresa Pagés en la negativa al aplazamiento de las corridas. Ahora es hasta la propia Real Maestranza la que empieza a cuestionar las formas y el operativo de la empresa arrendataria. Mientras, la empresa Pagés guarda silencio y no ha existido -ni hay indicios de que vaya a existir- una rueda de prensa abierta y plural para detallar su posicionamiento y ofrecer explicaciones y argumentos sobre su postura durante el pasado fin de smana.

     Aficionados y prensa han coincidido este fin de semana en responsabilizar a la empresa Pagés de dejadez ante lo que era más que previsible: la lluvia. Evidentemente la empresa no puede impedir que llueva, pero sí puede mitigar con esfuerzo y dedicación las consecuencias de rachas de agua (no torrencial), mediante infraestructura y dedicación.

LA PRENSA 

     El periodista Vicente Zabala de la Serna escribía tras la segunda suspensión en las páginas de ABC: "Suspendida la última del abono, fin de San Miguel, se ha batido en Sevilla un récord histórico: seis corridas suspendidas en una temporada. Si ya lo fueron las suspendidas en abril, las dos consecutivas de esta feria otoñal y siempre soleada es un hecho que se desconocía. Al cartel amarillo de Barceló con el toro ensartado cual pincho moruno miran los más supersticiosos. Pero los racionalistas observan dejadez en la empresa Pagés como un encogimiento de hombros, una actitud indolora y pasiva, ante la pluviosa realidad. Coincide la voz de la calle en que anteayer, con un mínimo de previsión -los hombres del tiempo venían anunciando agua para el sábado-, con una simple lona, Morante, un acierto su contratación en sustitución de Manzanares, todo sea dicho, El Juli y El Cid hubieran toreado. Mas delante tenían una pista de patinaje. O no tanto. Ayer, pese a los trabajos de los operarios desde las dos de la tarde cuando escampó, estaba peor el piso. Llovía, claro, sobre mojado. Y volvió a llover. Rivera y Perera -a Talavante le daba más igual- inspeccionaron con las cuadrillas el redondel a las seis menos cinco: las zapatillas se hundían en el arcilloso albero. Veinte minutos después, con el público desinformado -la ausencia de megafonía clama al cielo-, se sacó la tablilla de primitiva pizarra con el consenso de los matadores sobre la suspensión.

     ABC se puso en contacto por la mañana, a las 11:30, con Ramón Valencia, cogerente con Canorea. Se planteaban suspender y no sortear. Hubo mensaje para el mensajero: "Es que luego nos dais por todos los lados como en abril". Le recordamos que en abril el día que suspendieron a las 12 del mediodía era con una de las combinaciones más caras de la Feria y que no volvió


La imagen del protocolario 'pisado del ruedo'.
FOTO: Matito.

a caer una gota… Después, con un cartel de humildes (a plaza llena), se esperó hasta la hora del comienzo. Eso criticamos. Entre tanta suspensión, el aficionado sevillano también suspende a la empresa".

     En Diario de Sevilla, su crítico taurino, Luis Nieto, escribía en la crónica sobre la primera suspensión: "Lo cierto es que esta suspensión no tendría historia si no fuera porque ya es la quinta de la temporada y que ni la Maestranza, como propietaria del coso, ni la empresa, han conseguido resolver este problema. Y es que el ruedo carece de un drenaje en condiciones. Parece increíble que en el siglo XXI, con todo tipo de avances tecnológicos, no se resuelva el problema".

     El periodista taurino Ignacio Álvarez Vara 'Barquerito', titular de la especialidad taurina en la agencia Colpisa, escribía el domingo lo sigiente: "Volvió a repetirse casi al calco la película del sábado: llovió a cántaros en Sevilla durante la noche del sábado al domingo, y casi con la misma intensidad durante toda la mañana. Despejó pasajeramente al mediodía, se sorteó y enchiqueró la corrida de José Luis Pereda y, aunque las condiciones del piso de la plaza eran infames, la empresa de la Maestranza decidió esperar a las seis de la tarde para comunicar la suspensión de la corrida. Menudeaban por el centro de Sevilla aficionados portugueses y extremeños. Peñas taurinas francesas habían fletado autobuses para esta feria de San Miguel que se ha quedado reducida a una novillada, celebrada el pasado viernes. El cartel era el mismo de la novillada suspendida por lluvia en mayo. En tres de esos seis festejos del abono suspendidos no llovía a la hora de los toros. Se reabre el viejo debate de si la propiedad de la Maestranza debería estudiar la manera de cubrir el ruedo y protegerlo en días de lluvia, tan comunes en abril o en septiembre".

     El portal mundotoro.com, en su editorial, trazaba su propia opinión: "Hay dos verdades irrefutables sobre las suspensiones de Sevilla. Una, que jamás en la historia se dejaron de celebrar seis corridas de abono por efectos de la lluvia. Dos, que algunas corridas, como la del sábado 27, podrían haberse celebrado. Nadie puede negar esta mayor. Y quien piense que afirmar que torear en Sevilla el sábado (Morante, Juli, Cid) era imposible, es que no estaba a las seis de la tarde en la plaza. Esta afirmación no niega que el estado del albero fuera indecente. Pero, y esto es otra verdad: corridas se han dado en peores condiciones.

     Dos asuntos de una vital importancia: una, que algo habrá que hacer para cubrir (salvaguardar, proteger) al albero los días de lluvia. Dos, que es absurdo, injusto y contrario a la educación y al fomento de la credibilidad del espectáculo, maltratar al cliente haciéndole ir a la plaza sabiendo que se va a suspender. Vamos por partes.

     El debate sobre si el albero es tan hermoso como de manejo difícil para el agua, no puede servir de tope a la inteligencia del hombre. Del hombre medieval sí, pero jamás del hombre del siglo XXI que ha de ser capaz de hacer compatible belleza y tradición (albero) con un drenaje perfecto, maquinaria y recursos humanos adecuados  en calidad y cantidad. ¿Qué no sirve el plástico? ¿Qué ha de ser de otro material? ¿Qué ha de ser de otro color?…Quizá. Pero la respuesta de que 'Esto es Sevilla' no sirve. 'Esto es Sevilla', sí, pero con toros. 

     No ha sido el mal tiempo lo que ha impedido la celebración de los festejos del fin de semana. Ha sido


El señor de la famosa tablilla, el que más vueltas al
ruedo ha dado en la presente temporada en Sevilla.
FOTO: Matito.

el mal estado del ruedo. La Maestranza (maestrantes y empresa) deberían hacer los estudios e inversiones necesarias para tomar medidas que no den pie a la astracanada televisada del mini tractor color butano a la sospecha de intereses particulares. Por otra parte, nos encontramos con una degradación (quizá violación) del derecho del público. Los dos festejos de este fin de semana se han suspendido media hora después de su hora de supuesto inicio. Es decir, que se obliga al público consumidor a acercarse a la plaza desde su lugar de origen (muchos desde fuera de la capital) para comunicarle a las seis y media lo que se ya se advertía por la mañana: que no hay toros. Porque si el ruedo está mal a las doce del mediodía y continúa lloviendo, y no hay lona porque no sirve, y no se tiene contra la lluvia nada más que la intemperie,… a las seis no hay toros. Pero se sabe a las doce. Este absurdo provoca más especulaciones. Unos afirman que el dinero del seguro es uno a las doce del mediodía y otro si suspende a las seis de la tard".

     Por último, el periodista José Antonio del Moral, en el portal detorosenlibertad.com, realiza el siguiente análisis: "Si la suspensión de la primera corrida de la Feria de San Miguel fue por la presión de los banderilleros a la hora de comenzar el festejo, la segunda debería haberse decidido por la mañana en vista de cómo estaba el ruedo tras varias horas sin parar de llover. Así lo quería la señora que iba a presidir por la tarde y los apoderados de Rivera Ordóñez y Perera. Pero Eduardo Canorea prefirió esperar a las seis de la tarde aduciendo lo que dice el Reglamento al respecto, aún a sabiendas de que sería materialmente imposible celebrar la corrida. Los espectadores que acudieron a la plaza, no más de media entrada, volvieron a quedar desencantados cuando vieron como de nuevo se acometía el mismo paripé de la tarde anterior. Cuatro empledados con una carretilla llena de albero, provistos de palas y rastrillos, que procedieron a echar arena seca sobre la enfangada, los toreros inspeccionando el estado del piso con caras de circunstancias, la torpe pintada de las rayas de picar en medio ruedo y, finalmente, la pizarra de siempre que decía lo mismo de siempre: "Suspendida por unanimidad de los espadas". Vamos, otra bochornosa tomadura de pelo más y van. La empresa está obligada a compensar el año que viene a la afición sevillana y a los miles de abonados -muchos de ellos foráneos de otras regiones de España y extranjeros- con, al menos, seis corridas con la misma categoría que las suspendidas".

NOTICIAS RELACIONADAS:

Dejar respuesta

Nueve − 8 =