Los «juampedros», sin un mísero gramo de casta

0
903

Los «juampedros», sin un mísero gramo de casta 

Real Maestranza – 15ª de la Feria de Abril, Viernes 11 de Abril de 2008

TOROS: Se han lidiado toros de la ganadería de Juan Pedro Domecq, de desigual presentación; un sobrero de La Dehesilla en segundo lugar; un sobrero de José Luis Pereda en tercer lugar; y un tercer sobrero de El Serrano en último lugar. El primero, noblón pero terminó defendiéndose por la falta de fuerzas. Buen pitón izquierdo el sobrero lidiado en segundo lugar. Manejable el tercero, también sobrero. Sin fuerzas y defendiéndose al final el cuarto, que tenía buen aire. Se apagó prontísimo el quinto. El sobrero último, deslucido.

ESPADAS:Curro Díaz, de gris perla y oro, silencio tras aviso y silencio.
Manuel Jesús 'El Cid', de tabaco y oro, saludos y silencio.
Miguel Ángel Perera, de rosa y oro, silencio y silencio.

INCIDENCIAS: Plaza llena de 'No hay billetes'.

Los toros de Juan Pedro Domecq volvieron a decepcionar por su invalidez y falta de casta. Sólo el Cid escuchó palmas tras atisbar su toreo al natural con el segundo de la tarde, un sobrero de La Dehesilla, al que supo aprovechar las embestidas con la izquierda. Curro Díaz esbozó con el primero su característico toreo en una faena de más a menos. Y Miguel Ángel Perera no le pudo a un complicado sobrero de Pereda y se mostró impotente con el flojo y parado sobrero de El Serrano.


Uno de los tres toros de Juan Pedro Domecq que volvieron
a corrales en su tercer desastre ganadero de esta Feria.
FOTO: Matito.

Manuel Viera.-

Uno no es fan confeso de los toros 'artistas' de Juan Pedro, y no lo seré mientras que estos mimados animalitos no ganen un mísero gramo de casta, recuperen sus fuerzas y se olviden de esa 'tonta' nobleza en sus escasas embestidas cansinas y a la defensiva. Hoy, por tercera vez, el petardo del prestigioso ganadero ha sido mayúsculo porque se ha perdido su porfía con resultados muy negativos y con poca realidad. El comportamiento de sus toros, tras tres fracasos en plena Feria de Abril, le ha debido desnortar. Apenas se apreció un resquicio de bravura en unos animales que fueron menos 'artistas' que nunca, menos 'juampedro' que nunca… y que se movieron, flojos y apagados, sin que salpicaran una sola gota de raza.

Debe de reflexionar el buen ganadero. No es de recibo que tan apetecidos toros por los que delante se ponen se carguen tres espectáculos de interés claves en la Feria. Pese a que a uno de ellos se arrastrara al desolladero sin sus apéndices auditivos. Un oasis en medio de un desierto de mansedumbre e invalidez y raquíticas hechuras.

Lo cierto es que la floja y descastada corrida marcó la interminable tarde. Casi tres horas de insufrible espectáculo, con tres toros devueltos y unas solas palmas, las que le dedicaron a El Cid tras mostrar el trazo del natural, flexible y profundo al toro de La Dehesilla lidiado como sobrero en segundo lugar, un animal manso al que el sevillano de Salteras le alargó la embestida con la


Curro Díaz sufrió una tremenda voltereta del
primero.
FOTO: Matito.

izquierda, con elegancia y sin prisas.

A la clara habilidad para sacar faena de donde poca había se unió la enorme técnica con la que finalmente consiguió su objetivo: una tanda de naturales de gran profundidad, de muleta acariciando el albero, muy ligados los pases y acabados con perfectos obligados de pecho. Faena de momentos emotivos que duró muy poco, y servida con excelentes muletazos zurdos hasta que el manso se cansó y dijo no admitir ni un pase más. Al quinto, al que no le picaron ni le pusieron el tercer par de banderillas, el trazo a derecha meticuloso y ligado de El Cid no provocó ni una pizca de emoción. El parado y noble animal no dio para más. Y para colmo no tuvo Manuel su tarde con los aceros.

A Curro Díaz ya le vimos en esta plaza atisbos de unas formas distintas y de fácil calado, pero nunca la fantasía de un impecable muletazo hondo y de quejío. Y seguimos a la espera, porque tras el esperanzador inicio de faena al complicado primer toro de la tarde, donde la emotividad de su toreo diestro de mano baja alcanzó momentos de ilusión en los tendidos, la faena fue perdiendo nota por las difíciles embestidas del 'juampedro', que le miraba con claras intenciones hasta conseguir cazarlo y echárselo a los lomos. Muy decidido siguió Curro Díaz en el intento, aunque sin conseguir levantar el vuelo de un trasteo venido a menos. Muy complicado fue también el cuarto por mirón y reservón.


Perera con el sobrero del Serrano que
hizo sexto-bis.
FOTO: Matito.

Los vanos intentos quedaron sólo en demostración de voluntad por agradar. De muy mala manera mató a ambos enemigos.

Todo lo hecho tendría más sentido con un toro encastado y bravo y no con la flojedad y cansina embestida del toro de El Serrano corrido como sobrero en sexto lugar. Miguel Ángel Perera, que no ha podido lidiar los toros con los que se había anunciado, le dibujó muletazos con ambas manos al soso y parado animal en un intento desesperado por levantar una tarde hundida sin remisión. Hasta le pidió brevedad un público, cansado y aburrido, que se entretuvo y divirtió con el trabajo a destajo del cabestrero devolviendo a toques de chaquetilla los toros al corral. Hoy también los mansos fueron más mansos y se declararon en huelga. Sería por excesivo trabajo y escasa minuta. Perera no pudo ratificar triunfo, ni con este ni con el tercero, otro sobrero de la ganadería de José Luis Pereda, brusco y con genio, con el que no se entendió. La larga porfía por sacar un muletazo limpio terminó en un quiero y no puedo que no dejó contento a nadie.

NOTICIAS RELACIONADAS:

VER GALERIA COMPLETA | VOLVER A TEMPORADA

AL NATURAL

Se le atragantó el jamón

Francisco Mateos.-

Pues nada, no hubo sorpresa. La doble ración (que en verdad eran tres: dos Juan Pedro Domecq y uno de Parladé) de jamón de pata negra prometido por Eduardo Canorea no quedó más que en un simple pinchito que les comentaba hace unos días. El fracaso ha sido sonoro, tanto del ganadero por osado al anunciarse en plena Feria de Abril en dos carteles sin estar bien seguro de qué tiene en casa, como del empresario por no sólo anunciarlo, sino además 'venderlo' como auténtica 'pata negra'. Decía que "mejor dos platos de buen jamón que uno".

Para la próxima Feria quizás sea más justo el empresario, y si realmente quiere darle al público auténtico espectáculo y emoción, auténtica 'pata negra' ganadera, traiga dos de Victorino Martín; a los hechos me remito. Porque lo de Juan Pedro Domecq ya ha visto para qué ha quedado: para que un cabestrero envalentonado se lleve las ovaciones de la tarde por un puñado de pases de pecho con su chaquetilla desde el otro lado de la barrera a los tres sobreros que hicieron falta. De pena. Y de pueblo.

VER GALERIA COMPLETA | VOLVER A TEMPORADA

Dejar respuesta

siete + dieciocho =