Diez años de emociones taurinas, un pasado hecho presente

0
647

El espectáculo «Diez Años de Emociones Taurinas», con el que se pondrá colofón a cada jornada de la X Feria Mundial del Toro, fue presentado a los medios en la tarde de ayer. Salvador Távora, director de la obra, ha sabido aglutinar en tarea nada fácil lo más emocionante y representativo de los espectáculos celebrados en anteriores ediciones, con un extraordinario resultado, emocionante en ocasiones, y medido en el tiempo.


Salvador Távora y Angel Peralta
FOTO: Matito/Toroscomunicación.

Manuel Viera.-

     La Cuadra de Sevilla, con Salvador Távora en la dirección de la obra, presentó para los medios de comunicación 'Diez Años de Emociones Taurinas', espectáculo principal que pondrá el colofón a la jornada de cada día en la X Feria Mundial del Toro. Todo un espectáculo de toros, caballos y jinetes, cante y música que reviven pasadas emociones con la sensibilidad de un Távora que ha sabido aglutinar en tarea nada fácil la diversidad de pasadas ediciones en un espectáculo difícil, pero a la vez lleno de contenidos artísticos, para volver a vivir un pasado lleno de extraordinarios momentos de verdad creíble en lo que es la Fiesta del toro bravo.

     Comienza la obra con 'el fuego


Los recortadores en el momento cumbre de su actuación
FOTO: Matito/Toroscomunicación. 

y los centauros' de la obra 'Villalón, ganadero y poeta' perteneciente al espectáculo de 2002 en el que los jinetes juegan con el fuego, y en el que un Ángel Peralta eterno cabalga como centauro sin demostrar el paso del tiempo. Los acordes de 'toreador' amenizan 'el becerro' de la edición de 1998 titulada 'Al toro bravo'. Y al ritmo del nostálgico fado se lucen los valientes forcados, como lo hicieron en 2006 durante el recordado espectáculo 'El sillón vacío'. Tres valientes caballistas trabajan en el ruedo con los seis toros de 'la corrida', número que corresponde  también a la edición de 1998. El Réquiem de Mozart pone emoción al 'poema al toro'  y a  los espectaculares recortadores, perteneciente


Un monumento al toro Bravo.
FOTO: Matito/Toroscomunicación.

al año 2006; para terminar con la música de la  sinfonía número nueve de Beethoven que llena de emotividad el 'homenaje' de Távora a 'Diez Años de Emociones Taurinas'.

     Pasodobles, verdiales y fandangos camperos completan también la música y el cante de un espectáculo quizás hecho para las plazas de toros. Según declaró Salvador Távora a este medio al finalizar su ensayo "seria muy interesante poder llevar esta obra a los grandes cosos taurinos; allí luciría de manera espectacular,  y además demostraríamos que otras cosas se pueden hacer con los toros sin derramar una sola gota de sangre. Es una pena que este trabajo sólo sirva para cuatro días. Debemos de intentar y hacer posible sacarlo fuera".

Dejar respuesta

19 − once =