Rafael de Paula, dolido con Morante por haber roto sin darle la cara

0
1954

El torero y apoderado del sevillano la pasada temporada acusa a Morante de haber usado a su administrador como intermediario. «Que me lo diga a mí, a mi cara, que no se esconda. A mí no se me puede faltar el respeto de esa forma». No obstante, el genial torero reconoce lo quiere como a un hijo y que volverá a ver torear a Morante a las plazas «porque es un torero sin competencias».


Rafael de Paula, siempre imprevisible.
FOTO: Matito.

Redacción.-

     El matador de toros gaditano Rafael de Paula, que ejerció la pasada temporada como apoderado de Morante de la Puebla, ha querido aclarar las circunstancias de la ruptura de la relación entre ambos, en declaraciones realizadas hoy domingo a Diario de Sevilla.

     Lo primero que quiere dejar bien claro el torero gitano es que "Morante habla de un desorden y el desorden no es cierto. Yo si tengo algo es el orden y la limpieza. Soy limpio, ordenado y honrado. En sus contrataciones he tenido tres cosas en cuenta: fecha, el factor toro y en tercer lugar el dinero".

     Sin embargo, lo que más le ha dolido a Rafael de Paula es que, según desvela, el torero sevillano no le dijera que su relación se había roto de forma directa, y que utilizara para ello a su administrador. "Lo suyo es que me lo diga en persona: 'Mira, no me gusta como llevas las cosas'. De acuerdo. Tú para tu casa y yo para la mía. Eso es lo que más me ha dolido. Los hombres tienen que ser hombres ¿Qué trabajo le cuesta? Ha comido en mi casa. Utilizar al administrador para dirigirse a mí… Ante las empresas ponen en juego mi honradez, mi dignidad y mi prestigio. Eso es inconcebible. Pero si yo quiero a Morante como si fuera mi hijo. En los cinco meses que yo he estado con él, yo me habré equivocado. Pues que me lo diga en la cara. Pero no a través de José Miguel Carvajal -el administrador-. Ni soy tan novato, ni tan bohemio. Yo tengo la cabeza muy bien amueblada. Usa el teléfono con el administrador para decirme que no soy su apoderado. Que me lo diga a mí, a mi cara, que no se esconda. A mí no se me puede faltar el respeto de esa forma".

     Por último, Paula confiesa que está deseando arreglar este desencuentro con Morante. "Ahora no hay relación. Iré a verle como espectador. Me sacaré mi entrada. Lo más cerca de Morante que estaré será en el mástil de la bandera. Pero estoy deseando darle un abrazo. Lo quiero a pesar de todo".

Dejar respuesta

17 + 8 =