OPINIÓN: Un ataque a los sentidos

0
788

«…La obra de Barceló es todo un ataque a los sentidos. Una sucesión y acumulación de estímulos a favor de los «en contra», y no el símbolo de arte que defina y pregone las excelencias de las corridas de toros. Un ataque agresivo contra el formato cultural y artístico establecido en los carteles anunciadores del espectáculo taurino…»


Manuel Viera.-

     Se ha de reconocer que, en una época caracterizada por los ataques a la Fiesta por los que tienen una visión de futuro muy distinta a lo que hoy es el espectáculo taurino, se impone reivindicar, más que nunca, la imagen que represente y ofrezca en sí misma la condición inconmensurable de la Fiesta de los toros en su sentido clásico o progresista, pero tal y como se entiende en el ámbito universal de las corridas de toros: con esa mezcla artística de belleza, sentimiento, sensibilidad y magnitud real del espectáculo.

     Sorprende, y consigue lo que parecía imposible la obra del mallorquín Miquel Barceló que ha de anunciar la temporada de toros de 2008 en la Maestranza de Sevilla: que la fiera belleza del toro bravo se transforme en una visión irreal, ficticia y siniestra del noble animal. La supuesta calidad artística de la pintura nada tiene que ver con la expresión desproporcionada y triste de un toro escuálido, atravesado por una flecha y boca abajo.

     La obra de Barceló es todo un ataque a los sentidos. Una sucesión y acumulación de estímulos a favor de los 'en contra', y no el símbolo de arte que defina y pregone las excelencias de las corridas de toros. Un ataque agresivo contra el formato cultural y artístico establecido en los carteles anunciadores del espectáculo taurino.

     La corazonada del consagrado Miquel Barceló por alcanzar con su pintura una nueva dimensión de la realidad de la Fiesta no ha causado más que el rechazo unánime  de profesionales y aficionados. Aunque la miren absortos. Como no podía ser menos.

     Tan polémico 'Barceló' muy bien quedaría expuesto como obra maestra en la prestigiosa galería de arte que la Real Maestranza de Caballería de Sevilla tiene instalada en el Salón de Carteles de la plaza de toros, y utilizar para anunciar la nueva  temporada taurina sevillana cualquiera de las tauromaquias de la pintura limpia y sencilla -hoy expuesta bajo los tendidos de sombra de la Maestranza- del gran pintor y caballero maestrante desaparecido Juan Maestre. Mejor homenaje no cabe de tan rancia institución a quien consiguió que el cartel taurino se familiarizara con el arte contemporáneo.

OTROS ARTÍCULOS DE OPINIÓN:

Dejar respuesta

catorce − 10 =