REAL MAESTRANZA - 13ª Feria de Abril

Octavio Chacón, sobrio y sincero

0
350
Octavio Chacón.

El gaditano Octavio Chacón ha sido ovacionado en la corrida que cierra el ciclo ferial sevillano tras lidiar toros de una complicada y descastada corrida de Miura. El francés Sebastián Castella cumplió y poco más en su ‘gesto’ de anunciarse con un hierro duro. Pepe Moral, silenciado. Decepcionó el juego de la bien presentada corrida miureña.


SEVILLA / Corrida de toros

TOROS: Se han lidiado toros de la ganadería de Miura; bien presentados, bravos en los petos y descastados y complicados en la lidia. Destacó el tercero, noble y de buen son en sus embestidas
ESPADAS:Sebastián Castella (de grana y oro), silencio y silencio.
Octavio Chacón (de ciruela y oro), saludos tras dos avisos y saludos.
Pepe Moral (de grana y oro), silencio tras aviso y silencio.
INCIDENCIAS: Tres cuartos de plaza.


Manuel Viera.-

     Hay que tener ambición, y ganas de jugarse la vida, para intentar torear a un toro con escasa posibilidad de hacerlo. Y lo intentó con sobriedad, con una templanza inusitada, lejos de efectismos, con rigor e, incluso, con torería. Así lo hizo Octavio Chacón al segundo ‘miura’. Un toro, como casi todos, que fue de lejos y alegre al caballo, donde agotó toda la supuesta bravura. Porque en la muleta del gaditano se le agotó la embestida convertida en sosa acometida. Pues a pesar de ello el vigor de la lidia ganó intensidad mientras disminuía el recorrido del animal. Octavio se creció, incluso pareció que vivía la más feliz verdad en una faena que no había forma de ligar. Apuró hasta el límite la corta embestida, sufrió, se entregó para plasmar con templanza un extraordinario muletazo diestro de mano baja, y otros con la firmeza de sus pies sin descomponer un ápice su postura. Una pena que aquello no acabara con la espada hundida. Pinchó y falló con el descabello. Tal vez por no medir los tiempos de una lidia que, aunque larga, se hizo corta.

     También reflexivo y profundo con el capote se mostró con el complicado quinto. Otro toro imposible por su descompuesta embestida y falta de fijeza en las telas. El temple en el capote no se hizo esperar. También el ‘miura’ fue de largo y dispuesto al peto. Quitó Moral y replicó Chacón a la verónica con notable media. Después, su capacidad para hacerle el toreo quedó mermada ante las acometidas imposibles, aunque fue capaz de lograr el pase diestro de mano baja que fue afeado por el pisotón del toro a la tela y el consiguiente desarme. Alguno más le pudo robar con una sobriedad y una sinceridad fuera de toda duda. Por la izquierda no le pasó; se paró. Dentro de las dificultades, la faena del diestro de Prado del Rey estuvo lejos de la seducción, pero muy cerca de la verdad que atesora. Recomiendo que le sigan.

     La corrida de Miura decepcionó. A la acostumbrada estampa de sus hechuras zancudas y agalgadas, sus muchos kilos y sus aparatosas cornamentas, se le unió ese alegre galopar hacia el peto del caballo, para dejar allí la fuerza y las embestidas. Porque la corrida blandeó en una manifiesta falta de casta. Y a este tipo de toro se apuntó Castella en encomiable decisión.

     Sin embargo, el ‘gesto’ del diestro de Beziers le valdrá sólo para las estadísticas. Para decir que mató ‘miuras’ en Sevilla. Y es que el francés vio como sus deseos se convertían durante el transcurso de la lidia del difícil primero en todo un calvario. Incapaz con su oficio de doblegar las complicadas tarascadas con las que acudía el bicho a las telas. Con precauciones desistió y con media estocada lo finiquitó.

     Tampoco el cuarto le posibilitó un atisbo de lucimiento. Tras el breve inicio por abajo tratando de hacer humillar la difícil acometida, todo quedó en un querer y no poder. Con un espadazo casi entero acabó.

     Pepe Moral no está bien. Ve peligro por todos lados. Volvió a sucederle en esta tarde de ‘miuras’. Y es que la hipotética falta de confianza, que ha de ser pasajera, le supedita en exceso al riesgo de unas supuestas y enrevesadas embestidas. O, tal vez, lo use como excusa para disimular alguna que otra falta. De todas formas, el palaciego quiso templar su derecha y bajar la mano en los muletazos mejor conseguidos al noble y buen toro, lidiado en tercer lugar, en una faena donde la izquierda se prodigó poco y la diestra se difuminó en el epílogo. Y para colmo, con los aceros se eternizó.

     El sexto, a la defensiva y de difícil lidia, le permitió dos largas cambiadas en el tercio en su afán de subir, aún más, la alta temperatura de la tarde. Después la dificultad de la embestida complicó el tercio de banderillas y una lidia, de ánimo disminuido, en la que todo resultó demasiado anodino. Esta vez, la espada entró.


AL NATURAL

Decepción

Francisco Mateos.-

     La corrida de Miura que ha cerrado esta tarde la Feria de Sevilla -este año no ha sido de Abril- ha decepcionado. Ni los toros, ni en buena parte los toreros. Hay que hacer una puntualización en el caso de Octavio Chacón, que sin duda se había convertido en el gran atractivo y la gran esperanza de este cartel. No ha podido ser, aunque el gaditano lo ha intentado por todos los medios. No se le pueden negar sus ganas. Qué pena que no haya tenido hueco en otra corrida de toros que le hubiera dejado desplegar el toreo de capote templado que se la intuido esta tarde, y la buena colocación con la muleta. Se ha ganado repetir el año próximo pero en una corrida de mayor garantías que esta de Miura.

     Y es que la corrida de Miura no ha salido ni buena ni mala, sino todo lo contrario, que es lo peor que le puede pasar. Toros brutos de embestidas, sin humillar, pero sin que ninguno sea el ‘miura’ de embestidas asesinas e imposibles. Alguno ha habido que medio se ha dejado en algunos momentos. Todos duros, lustrosos y serios. La ganadería de Miura ha entrado en unos años de apatía y desinterés peligroso. Lo malo es que con qué refrescan este hierro… Es muy complejo.

     Sebastián Castella ya puede decir que ha lidiado una corrida de Miura en Sevilla. Parece que no tenía más ambición que ese objetivo: engordar con un nombre mítico su curriculum; pues ya lo tiene. Y Pepe Moral ha querido, sobre todo en el sobrero sexto; pero el apellido no lo tiene a tope. A Moral le falta una buena dosis de moral para confiar en sí mismo y apostar a caballo ganador, tal y como hemos visto en otras ocasiones. No ha sido la Feria de Pepe Moral en ninguna de sus dos corridas.


GALERÍA GRÁFICA (Pagés)


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

diecinueve − 4 =