REAL MAESTRANZA - 10ª Feria de Abril

Jandilla decepciona y rompe ilusiones

0
426
El Juli.

El diestro madrileño Julián López ‘El Juli’ ha dado la única vuelta al ruedo en una tarde en la que los toros de la ganadería del hierro de Jandilla decepcionaron por el escaso juego. El peruano Roca Rey fue ovacionado y Antonio Ferrera se despide del ciclo abrileño siendo silenciado.


SEVILLA / Corrida de toros

TOROS: Se han lidiado toros de la ganadería de Jandilla y uno con hierro familiar de Vegahermosa, lidiado en cuarto lugar. Bien presentados aunque mansos, descastados y flojos. Sin fuerzas el primero; noble de escaso fondo el segundo; complicado y a la defensiva el tercero; soso y sin recorrido el descastado cuarto; parado el quinto; manso rajado el sexto.
ESPADAS: -Antonio Ferrera (de azul y oro), silencio y silencio.
Julián López ‘El Juli’ (de tabaco y oro), vuelta al ruedo tras petición con bronca al palco y silencio.
Roca Rey (de marfil y oro), saludos y ovación tras aviso.
CUADRILLAS: Saludaron en banderillas Juan José Domínguez y Paco Algaba.
INCIDENCIAS: Lleno de ‘No hay billetes’.


Manuel Viera.-

     No fue la tarde esperada. Ni mucho menos. Sí la demostración palpable del momento dulce de un torero que, sin llegar al umbral de lo sobresaliente, sí alcanzó trances de notoriedad emotiva durante la lidia del segundo toro de Jandilla. Un toro de bonitas hechuras, de noble comportamiento y justo fondo. El Juli, ovacionado roto el paseíllo a modo de reconocimiento por la histórica tarde ofrecida el pasado lunes, se mostró ambicioso y dispuesto, en la réplica al quite por caleserinas de Roca Rey, con unas chicuelinas con ritmo, ajuste y despaciosidad. Fue el inicio de una lidia en la que a las bondades del toro no correspondió su fortaleza. Así que la faena, molestada por el viento, se redujo a detalles de mandones muletazos diestros de mano baja, buenos, aunque escasos, naturales hondos y despaciosos, excelsos instantes de toreo por bajo, fenomenales de pecho y, lo mejor, dos circulares ligados lentísimos abrochados con un sensacional de pecho en el centro del platillo. La estocada, caída y atravesada, restó méritos para la concesión del apéndice que un público entregado pidió y un presidente con criterio negó.

     Y en esto quedó la expectante tarde. Porque la corrida de Jandilla, tan bonita en tipo y presencia, no sirvió. Descastada y mansa, quitó ilusiones y decepcionó. Y así, con el manso quinto que, como todos, se quedó sin picar, poco más pudo hacer Julián que intentar todo para no conseguir un solo muletazo. Con media estocada lo mandó al desolladero.

     Hincado de rodillas, sin moverse un milímetro, Roca Rey, se pasó al tercer ‘jandilla’ con ayudados por alto en el tercio en un inicio de faena en el que un imposible pase cambiado por la espalda provocó el ¡uy! más emotivo del trasteo. El peruano se mostró rabioso y, sobre todo, ambicioso y valiente en una faena con altibajos reducida a templados muletazos diestros y algún que otro natural de mano baja. La pobreza de las complicadas embestidas de un toro a la defensiva, y sin clase, no dio para más.  De estocada lo pasaportó.

     Se empeñó con el manso y rajado sexto en hacer faena, y casi lo consiguió. A base de temple, y mano baja para taparle la huida a tablas, pudo dejar detalles tan emotivos como un cambio de mano ligado con un circular lentísimo que sirvió para levantar a la gente de sus asientos. Y así, a base de insistencia no exenta de valor, logró ya en tablas de chiqueros sueltos muletazos con ambas manos de verdadera calidad, y unas bernardinas de clamor. Lo cazó como pudo y pegado a las tablas de espadazo tras pinchazo.

     Y Ferrera no tuvo toros para expresar su toreo. Tan deseado y tan esperado. El primero fue un inválido que, sin acierto, lo dejaron en el ruedo, y allí, a mitad de la lidia, se echó. De pinchazo y estocada lo finiquitó. Y el cuarto, descastado y de sosas y cortas  embestidas, no pudo más que enjaretarle un ramillete de lances a la verónicas andándole hacia los medios con el colofón de una media de su peculiar estilo. Todo lo demás hecho no tuvo eco. Empleó su buena técnica para dibujar y robar muletazos aunque sin  pizca de emoción. De estocada caída acabó con él.


AL NATURAL

De novillero frustrado a presidente

Francisco Mateos.-

     Él mismo cuenta que fue novillero, que llegó a torear en la plaza de toros de Sevilla una sin caballos. No lo sé. Quizás hasta estuve en esa becerrada para hacer una crónica. No lo recuerdo. Supongo que dejaría los toros y se afilió a la tropa de aficionados rasos; sin galones. Ya ven: uno que fue novillero frustrado, Figueroa; y otro, Luque Teruel, de familia taurina, que quizás quiso serlo. Son dos de los presidentes que mal dirigen los espectáculos en la Maestranza.

     Pues este novillero que no llegó, ha sido quien hoy le ha hurtado una oreja a El Juli. No se le puede achacar nada negativo a Julián; nada. Gustará más o menos, pero tras romper ya la Feria, hoy venía de nuevo como si nada hubiera pasado. Quizás tuviera envidia el novillero frustrado y hoy presidente de la corrida, de la enorme ovación del público sevillano a El Juli nada más romperse el paseíllo, reconociéndole la gran tarde del lunes pasado. Bonito detalle del público; más bonito detalle el de El Juli, invitando a compartir el saludo a sus dos compañeros; y precioso el gesto de ambos de no aceptar salir al tercio porque esa ovación era para Juli, y sólo para él. Quizás el novillero frustrado que hoy estaba allí arriba, en el palco, se cree por encima del bien y del mal taurino, y le hubiera gustado ser él, en su época de becerrista, el que se llevara esta ovación. ¿Resentido? El Juli no tiene la culpa.

El presidente Fernando Fernández-Figueroa.
El presidente Fernando Fernández-Figueroa.

    Toreó al segundo de la tarde bien de capote. Le hizo un quite Roca Rey y le hervía la sangre a uno que está rico podrío, y salió a hacerle otro quite, cual gallo de pelea que no se deja comer su terreno. Y en la faena entendió bien al toro, que acabó queriéndose ir de la muleta pero el madrileño no se la quitaba de la cara para hilvanar los muletazos. Me gustó, fue sincero, apostó y lo logró. Quizás por eso El Juli es figura, y otro está en el palco de presidencia… La estocada, cierto es, cayó caída; pero señores: ¿cuál es el nivel de concesión de un oreja de esta Feria? Estaba claro que Juli lo había superado. Otra cosa es que el nivel de exigencia sea bajo. Los pañuelos eran gran mayoría. Si el presidente no está de acuerdo con el Reglamento, que indica que la primera oreja se concederá por petición mayoritaria del público, que dimita mañana mismo -ojalá-, sea coherente y comience a trabajar para cambiar el actual Reglamento. ¿O acaso se va a poner estricto para no conceder una oreja a El Juli, porque es una figura (una de esas con las que él soñaba llegar a ser) y no se pone estricto aprobando toros que son novillos, impresentables varios para Sevilla; manteniendo toros inválidos como el primero; o permitiendo verdaderos simulacros de varas,…?

     No es bueno el resentimiento ni la frustración. Hurtarle una oreja a una figura con la cantidad de lagunas y de falta de criterio en otros momentos, no le va a hacer ni mejor presidente ni aplacar el posible resentimiento por no haber logrado lo que sí ha logrado El Juli. Quizás por eso la enorme ovación de la tarde ha sido para El Juli… y la gran bronca para el novillero frustrado que llegó a presidente.


LA VOZ DEL ABONADO

Días de resaca

Unión Taurina de Abonados de Sevilla.-

    Toca resaca. Muchos días de festejos con el aburrimiento por bandera y el aficionado marca retirada; muchos de ellos. Es tarde de bullicio, gente ocasional y caras guapas, ingredientes necesarios en la Fiesta. El toro-granja de Jandilla no cumple con lo establecido. Todos  flojos, otros cara alta y molesto calamocheo.

     Ferrera en su primero intenta estirarse entre enganchones. Toro flojo. Varas simuladas. Sale más flojo. Ayudados por alto; era lógico. Se defiende el toro-granja. No puede con su esqueleto y se echa. Pinchazo y estocada trasera y tendida. Silencio. Segundo de la tarde: flojea de salida. Dos puyacitos traseros. Juli quita con una media muy lenta. Roca Rey por faroles a dos manos y tafalleras. Réplica de Juli por chicuelinas y media sublime. En la muleta, naturales lentos sin ajuste. Por la derecha, más cadencia cargando la suerte. Redondo eterno. El torete flojea. Estocada caída y atravesada. Petición de oreja que el presidente no concede. Bien. Tercero, Roca Rey lo recibe de rodillas, después chicuelinas y media. Dos puyazos simulados, como siempre. Buena brega de Juan José Dominguez. En la muleta alarde de valor pasando el torete por detrás y por delante. El toro repite en la muleta, pero no hay temple. Acorta la distancia y medios muletazos. Estocada trasera. Se le fue un toro nobletón.

     El cuarto se llama ‘Pepe’. El toro-granja es anovillado. Se estira hacía delante tanto Ferrera con el capote que parece se va a caer. Hay que torear derecho. Volvemos a las varas simuladas. En la muleta, el torete al suelo. Receta muletazos a media altura. Torillo sin fuerza, inválido. Pases van y vienen que no dicen nada. Estocada trasera. Mala Feria del extremeño. El quinto también nos parece anovillado. Verónicas de Juli. Acude al caballo con violencia. Falla Barroso. Mala dirección de lidia. Segundo puyazo también al relance. Mal picado. Comienza en la muleta con unos doblones que tienen cierto regusto. Muletazos sueltos con enganchones. Vemos a Juli un tanto desganado. Ya tiene la Feria hecha. Toro para resolverle dificultades. El maestro escurre el bulto. El último de la tarde al igual que sus hermanos es muy terciado. Sin fuerzas en el capote. Se cae al salir del primer puyazo. Segundo puyazo, bien por Quinta. Quite de Roca Rey por gaoneras de pueblo. Muleta, comienza con estatuarios. El toro-granja mansea y marcha a la querencia de chiqueros. El matador le plantea batalla en esos terrenos. Cuando le deja la muleta en la cara consigue a duras penas muletazos insistiendo mucho. Toro manso. Termina con bernadinas y manoletinas. Estocada caída y trasera.

     Tarde de resaca con bichos terciados a modo de estos figurines. Autoridad que sigue aprobando animalitos a modo de las figuras, olvidando al aficionado y la categoría de la plaza.


LA CORRIDA, AL COMPÁS

Triunvirato

Fernando Naranjo.-

Un cartel de relumbrón,
bajo este sol inclemente,
hizo el paseo silente
con declarada intención
de aportar su diapasón,
pero la materia prima
tomara rumbo a la ruina
y perdida la esperanza
perdonó la Maestranza
corriendo así la cortina.

Desde Mérida, Jandilla
no trajo romano blasón,
ni la bravura y el son
para lucir en Sevilla:
de aquella esencia y semilla,
entre lidiados morlacos,
sólo el traslúcido ‘Ópaco’
de aquel conjunto sin raza
que saltara hoy a esta plaza,
en mis décimas destaco.

Llegó elegante Ferrera;
serio, exquisito y torero,
de las querencias severo,
fiel a ortodoxas maneras
no rehúye las quimeras
su ferviente pundonor;
de oficiante gladiador
hoy de enfermero ejercer;
¡ay!, por la gloria undivé
sin ‘master’ benefactor.

Señor de la villa y Corte,
-licenciado de Velilla-
volviera ufano a Sevilla
donde lo nombran consorte.
Sevilla tiene resortes
para encumbrar a toreros;
señoríos lisonjeros
y un ¡óle! que sabe a gloria
apadrinando en la historia
a artistas cascabeleros.

Y llegó el gallo peruano
a bailar por la tercera
su sevillana quimera;
más su lote casquivano
no fue a compás sevillano
y al aire todo quedó
de este bravo matador
que llegó empujando fuerte.
Trae de cara la suerte
y no lo para ni Dios.


GALERÍA GRÁFICA (Pagés)


OTRAS IMÁGENES (Javier Martínez)


LOS TOROS, UNO A UNO (Javier Martínez)


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

Ocho − uno =