REAL MAESTRANZA - Novillada con picadores

Oreja para un ambicioso David Martín

0
1421
David Martín.
David Martín.

El novillero sevillano David Martín, que se presentaba con picadores en la plaza de toros de la Maestranza, ha dado una vuelta al ruedo y ha cortado una oreja a encastados novillos de Guadaira, además de sufrir un pitonazo y policontusiones. Miguel Ángel Pacheco, vuelta al ruedo, y Diego Fernández ha sido silenciado.

LA FICHA

NOVILLOS: Se han lidiado cuatro novillos de Guadaíra, de aceptable presentación, encastados y bravos. Flojo y soso el primero; bravo y con calidad el segundo; encastado el tercero; complicado el cuarto; noble y soso el quinto; noble y a menos el sexto.

NOVILLEROS: Diego Fernández (de negro y oro), que se presentaba en esta plaza con picadores, silencio y silencio.

-Miguel Ángel Pacheco (de rioja y oro), que se presentaba en esta plaza con picadores, silencio tras dos avisos y vuelta al ruedo.
-David Martín (de rosa y oro), que debutaba con picadores, vuelta al ruedo y oreja.
 
CUADRILLAS: Saludó en banderillas David Sevilla.
  
INCIDENCIAS: Menos de media de plaza. Minuto de silencio en memoria de El Pana. David Martín fue atendido en la enfermería de «policontusiones y herida contusa en cara interna de muslo derecho. Exploración abdominal, torácica y neurológica sin hallazgos. Pronóstico leve».

 

CLICK PARA IR A LAS IMÁGENES
GALERÍA GRÁFICA
lamaestranza.es
 

CLICK PARA DEJAR SU OPINIÓN

 

  El triunfador del festejo hoy en Sevilla, el sevillano David Martín (FOTO: Arjona)

CLICK PARA IR A LOS ARTÍCULOS
AL NATURAL
Esto es lo que tengo

Francisco Mateos

 

Manuel Viera.-

     Su valor, su transparencia, su nitidez en el buen gusto y, sobre todo, su ambición parecen cumplir los requisitos que el toreo reclama. Fue la suya una importante presentación con picadores casi un año después de su triunfo en esta plaza en una bonita noche de novillada de promoción del mes de julio. David Martín ha vuelto a estar serio, riguroso y con una ambición capaz de incrementar su valor con las encastadas embestidas de una novillada de lujo. Porque los utreros de Guadaira han acudido a las telas con bravura y casta para hacer el toreo.

     Así lo testimonia lo contenido en dos faenas caracterizadas por las exigencias de las embestidas y la desbordante entrega del debutante de Castilblanco de los Arroyos. A portagayola se fue para recibir al noble y bravo tercero. Dolorido tras ser arrollado continuó vibrante con el capote para prologar, después, faena con pases cambiados por la espalda. David arrastró la tela e hilvanó muletazos diestros con cambio de mano para seguir al natural. Los de pechos resultaron notables. Otros, sin embargo, punteados o enganchados. No tuvo continuidad el trasteo, pero sí momentos de relajados muletazos con la derecha, pases de trinchera y excelsos pases de pecho al hombro contrario. Se quedó en la cara del novillo a entrar a matar y resultó herido. Pinchó antes de la estocada y le obligaron a dar la vuelta al ruedo.

     Con más ganas, si cabe, salió a lidiar al buen sexto tras ser atendido en la enfermería de contusiones varias y herida contusa en cara interna de muslo derecho. Faena servida con una entrega inusual y sin perder un ápice de interés. Un toreo que explotó al final con valor en unas formas llenas de detalles. Un toreo al natural, no forzado, con el que estableció un tono emotivo con el que deleitó a su gente. Mostró también su buen concepto en circulares de mano baja ligados y rematados, y aunque hubo altibajos en la lidia sus muchos seguidores le pidieron la oreja que el presidente concedió.

     Diego Fernández se presentó como novillero con picadores después de hacerlo sin los del castoreño en esta misma plaza en el ya lejano 2009. Entonces, se ganó una oreja de peso tras mostrar un toreo colmado de naturalidad y buen gusto. Hoy siguió mostrando ese buen gusto en escasos detalles de una lidia intermitente. Con el noble y soso primero dejó muestras de calidad en algún que otro buen muletazo diestro, y poco más. Tampoco con el noble y parado cuarto tuvo continuidad una faena en la que destacó el buen trazo del natural. Eso sí, la espada le funcionó como un cañón.

     A Miguel Ángel Pacheco se le notó su escaso bagaje. El bravo segundo se le fue para el desolladero con las orejas intactas. Y fue novillo para ganárselas. El gaditano de la Línea de la Concepción pecó de hacer un toreo demasiado para afuera. De no ligar. No obstante citó con la muleta adelantada e, incluso, imprimió temple a algún que otro muletazo suelto en el epílogo de la lidia. Mató muy mal, y llegó a escuchar dos avisos. También tuvo nobleza y calidad, aunque menos fondo, el quinto. La faena ganó contenido aunque adoleció también de continuidad. Tanto a derecha como a izquierda dejó muestras de muletazos bien trazados, sin embargo, la característica de un toreo en paralelo y desplazado hacia fuera le afeó un concepto sin acabar de definir. Estocada y vuelta al ruedo.


AL NATURAL

Esto es lo que tengo

Francisco Mateos.-

     Me gustan los novilleros en novilleros. Me gustan los chicos que llegan con ganas de decir lo quieren hacer, que son sinceros consigo mismo, y que demuestran por las buenas o por las malas sus intenciones. «Esto es lo que tengo y así soy». Casi a la misma vez que me llegaban noticias de que el joven sevillano Calerito hacía precisamente eso en la cercana Utrera, también en la Maestranza un torerillo de Castilblanco, sobrino-nieto del varilarguero Ambrosio Martín y nieto de su hermano y también picador Francisco Martín Sanz, desgranaba con transparencia lo que es, lo que tiene y lo que quiere ser. Un novillero en novillero, poniendo encima del albero sus virtudes y sus defectos, sus avances y sus carencias. Nada de postureo ni de florituras para la galería, sino un querer ser y demostrarlo. Recuerdo que la primera vez que lo ví, de becerrista, me creó dudas. La segunda vez, ya el año pasado en las nocturnas de verano, le ví un gran cambio. Cambio sobre todo de actitud. Tiene madera, buenos ejemplos en la familia de la seriedad y trascendencia del toreo, y esta vez sí me ha convencido de una actitud irreprochable para poder funcionar… Ahora, a seguir aprendiendo y depurando defectos y salvando carencias.

 


GALERÍA GRÁFICA (lamaestranza.es)

Diego Fernández.

Diego Fernández.

Diego Fernández.

Miguel Ángel Pacheco.

Miguel Ángel Pacheco.

Miguel Ángel Pacheco.

Miguel Ángel Pacheco.

David Martín.

David Martín.

David Martín. David Martín. David Martín.


 

Dejar respuesta

uno + dieciocho =