REAL MAESTRANZA - 4ª Feria de Abril

El Cid y Joselito Adame atisban el toreo

0
1415

El Cid y Joselito Adame han dado sendas vueltas al ruedo tras lidiar los dos mejores toros de una sosa y descastada corrida de Las Ramblas. El madrileño Miguel Abellán no aporta recuerdos a la tarde. Alcalareño sufrió una aparatosa y peligrosa cogida bajo las tablas, escapándose de la cornada.

LA FICHA

TOROS: Se han lidiado toros de Las Ramblas, aceptables de presentación y de desiguales hechuras, nobles y descastados. Soso el primero; rajado el segundo; sin fondo el tercero; flojo y parado el cuarto; con buen pitón derecho el quinto; y con calidad en la embestida del sexto.

ESPADAS: Miguel Abellán (de sangre de toro y plata), silencio y silencio.

-Manuel Jesús ‘El Cid’ (de sangre de toro y azabache), silencio y vuelta al ruedo.
Joselito Adame (de azul y oro), silencio y vuelta al ruedo.
 
CUADRILLAS: Saludaron en banderillas Jarocho y Fernando Sánchez.
   
INCIDENCIAS: Media plaza.

 

CLICK PARA IR A LAS IMÁGENES
GALERÍA GRÁFICA
lamaestranza.es
OTRAS IMÁGENES
Javier Martínez
LOS TOROS, UNO A UNO
Javier Martínez
 

CLICK PARA DEJAR SU OPINIÓN

 

Joselito Adame, hoy en la Maestranza.
Joselito Adame, hoy en la Maestranza.

CLICK PARA IR A LOS ARTÍCULOS
AL NATURAL
«¡Mañana la veo por Canal Plus!»

Francisco Mateos
DIEZ GANANDO UN PASO
Imposible

Javier García Baquero
LA VOZ DEL ABONADO
Seis toros chochones, seis

Unión Taurina de Abonados de Sevilla
LA CORRIDA, AL COMPÁS
Señorona y principal

Fernando Naranjo
LA PINCELADA
Pérez Indiano

 


Manuel Viera.-

     Hoy ha sido un poco más fácil conocer el toreo de El Cid. Aquel que le encumbró y lo puso en órbita tras años en el ostracismo. Hubo que esperar toda una eternidad. Porque la tarde se consumía entre el bostezo y lo anodino de mil pases sin alma. Desaparecía el sol por el tendido del 12 y salió el quinto toro de Las Ramblas, un castaño de deseada nobleza y buen pitón derecho. Con el motor justo para aguantar tres series con la diestra. Manuel se las dio convirtiendo lo más relevante del repertorio en inmediato gozo para la vista. De este modo, cada muletazo retomó el valor del trazo, la despaciosidad, el ritmo o el pulso de la muleta. Generoso toreo hilvanado y rematado con largos pases de pecho.

     Unas formas en las que residió la capacidad del sevillano. Fueron tandas de sólo tres y el de pecho. Y hasta de cuatro hilvanados y perfectamente rematados. No sucedió igual con la izquierda pese al enorme esfuerzo de Manuel por trazar el excelso natural. Y lo hubo en pequeña dosis porque el toro aminoraba el recorrido y se le apagaba la fuerza. Tal vez le hubiesen pedido la oreja, pero un pinchazo seguido de descabello lo dejó en única vuelta al ruedo.

     El segundo de Las Ramblas, como casi todos, exhibió nobleza y sosería a raudales en unas embestidas, tan apreciadas por los que delante se ponen, que son antesala perfecta del aburrimiento, pese a estar a punto de darle un serio disgusto a Alcalareño cuando a la salida de un par de banderillas lo cazó, se lo llevó hasta las tablas del cuatro y allí, con saña, lo empotró. Milagrosamente sólo fueron golpes y magulladuras. El Cid templó con mimo la calidad de la embestida. Toreó despacio con la diestra y lo intentó con la zurda sin que el natural alcanzase relevancia. Rajado el toro, la estocada cayó desprendida.

     También Joselito Adame tuvo en el sexto la oportunidad de mantener despierta a la gente en los tendidos. Otro toro con la calidad suficiente en su noble recorrido para que el mexicano lo lidiara a placer desde que, atornillados sus pies al suelo, hilvanara siete estatuarios sin mover un solo músculo. Después, en los medios, tradujo su toreo en ligadas tandas diestras abrochadas con su característico pase de pecho al hombro contrario. Todo muy despacio, muy relajado. Se degustó el natural de forma reposada. Sólo fueron tres, pero auténticos. Y acabó con unos bellos ayudados por bajo y una fea estocada, en la suerte de recibir, que atravesada asomó su punta. La vuelta al ruedo fue premio menor.


Joselito Adame, atornillado sus pies al suelo, hilvanó siete estatuarios sin mover un solo músculo


     Poco pudo mostrar el torero de México con el blando y soso segundo más que esbozar con parsimonia y despaciosidad atisbos de su buen concepto. Pases sin la mínima emoción que se miran mientras se habla con el vecino. Antes de la estocada lo pinchó.

     Y Miguel Abellán echó su tarde ante la indiferencia de un público que le pidió apremiar en sus dos intentos de faena. Su primer toro, con las fuerzas justas y sosas embestidas, no le permitió más que dibujar muletazos anodinos sin un mínimo de contenido. En su haber, la brevedad de la faena. Con el descastado cuarto tuvo nulas opciones pese a su afán de hacer un toreo únicamente servible para cansar a la gente. A ambos toros los mató con brevedad


AL NATURAL

«¡Mañana la veo por Canal Plus!»

Francisco Mateos.-

     De puro aburrimiento tras el domingo,… el lunes,… el martes,… y hoy miércoles (4 días ya, 4, con casi ná de ná de ná que llevarse a la memoria taurina del recuerdo), el buen hombre del grito en el tendido supongo que acababa de repasar las cuentas:

-Cuatro corridas a un precio insoportable con el panorama económico actual.
-Cuatro idas y cuatro venidas en coche y su gasto en combustible a precio de Montoro.
-Cuatro aparcamientos de más de cuatro horas de estacionamiento, que qué bonita que es la Maestranza con su arquería antigua, pero manda huevos donde se ha quedado el coso, en pleno centro sin plazas de parking para absorber los coches de los aficionados.
-Cuatro cafés con dulce en ‘Los Ángeles’ del antes, y cuatro cañas (u ocho, a dos por día) con su correspondiente tapita de carrillada del ‘Taquilla’ del después.
-Cuatro paquetes de pipas ‘Reyes’ (paquete ‘maxi’ para amortiguar las dos horas de aburrimiento).
-Cuatro puros ‘Farias’, que en los toros aún se puede fumar.
-Cuatro aguas; perdón, dos aguas y dos ‘yintoni’, que aunque los precios de Pagés en la plaza parecen que te llevas el estante de licores del Mercadona entero, la mitad de los días agua, y la otra mitad me doy el lujito….
-Y un día de chubasquero y paraguas de urgencia comprado a la entrada del lunes…

     Esta debió ser la reflexión del santo aficionado allá por el cuarto, cuando Abellán se acercaba a tablas para coger la espada. Echó las cuentas de cabeza, los costos que no entienden de naturales ni de verónicas, números exentos de emociones y pinturería, sablazos matemáticos a la cartera del currante que hace malabares para llegar a fin de mes… Y para más recochineo, le habían dado a la entrada de los toros un programita con el orden de lidia y en la contraportada, un anuncio del Plus (ahora Canal Movistar): «¡Abónate a Canal Toros! La Feria de Abril, la de Madrid, Pamplona,… desde 10€ al mes».

     Y el hombre vislumbró su tv plana del salón, se visualizó reclinado en su acomodado sillón frente a la tele, se recreó en las ‘Cruzcampo’ fresquitas de su frigo, imaginó las cáscaras de pistachos sobre su mesa de salón,…. «¿Y todo por 10€ al mes?», pensaría. Y reventó voz en grito después de cuatro días con casi ná de ná de ná en el ruedo, y tampoco con ná de ná de ná en su cartera tras los sablazos: «¡Mañana la veo por Canal Plus!».

Post Scriptum: Por eso Curro era Curro. Aquel aficionado sevillano hundido porque haciendo un enorme esfuerzo logró ahorrar para un único boleto para ver a ‘su’ Curro, y el Faraón que ese día deja el tarro de las esencias precintado. También exclamó enfurecido, pero con un final distinto: «Curro: mañana va a venir a verte tu (p….) madre…. ¡y yo!»

 


 

DIEZ GANANDO UN PASO

Imposible

Javier García Baquero.-

  1. Un soneto me manda hacer ‘Violante’, que en mi vida me he visto en tal aprieto… Imposible se me antoja esbozar diez ideas no negativas del festejo de esta tarde.
  2. El ‘Violante’ de mis diez ligadas es el Sr. Mateos. No tiene uno la facilidad de gran Lope que en horas 24 y sin Google finiquitaba una novela. El cartel de hoy es de los más fáciles de cerrar a los CEOs de Adriano. Así les salió…
  3. Las Ramblas trajo toros de ida y vuelta; al final toros grandes, sin cuello. No sé que es el toro sevillano pero estos no lo son, seguro. En juego salió ramplona, a menos. El sexto, el más normal, casi rompe a embestir. El quinto regaló unas pocas embestidas.
  4. Abellán, dos estocadas; poco más. Su apoderado callejonero le diría «gústate», pero imposible toda la tarde, ni un terceto pudo ligar el mamut cuarto. Algún pareado simplón y otra vez en el AVE para el foro.
  5. El Cid, que parece que tiene enemigos prestados por su entorno o acumulados tras su larga trayectoria, toreó muy bien de derechas al quinto; se entendió peor a izquierdas. Remates toreros afarolados, pases del desprecio y buenos los de pecho.
  6. Lo que no cambia en el de Salteras son sus fallos con la espada cuando roza pelo. Ni la legendaria fortuna en los sorteos que dicen que aporta Alcalareño, que sí que tuvo fortuna el bueno de José Manuel Fernández en el apretón del segundo de la tarde. Salió indemne.
  7. Joselito Adame es el mandón mexicano en el país azteca. Aquí viene bien arropado por las gentes que mandan en esto. Luego se queda quieto. En Sevilla lo vimos muy bien hace cuatro temporadas; luego no vino, después volvió por exceso. Este año es su única presencia…
  8. Hoy nos ha gustado por momentos; en otros le vemos defectos que parece que quiere hacer virtudes como la patita atrás y el final de los muletazos sin soltar.
  9. El ruedo luce liso. Dicen que es lo que le debe Sevilla a Morante, pero seguimos sin ver el toreo de capote bueno. Hoy dos chicuelinas de Adame en el quite y dos verónicas de El Cid.
  10. Que digo yo que si dos toreros de tan dilatada carrera no caerían bien en esos carteles viejunos que tanto me gustan de un veterano, un figurón y un joven aspirante. Contad si son las diez, y ya está hecho.

 


 

LA VOZ DEL ABONADO

Seis toros chochones, seis

Unión Taurina de Abonados de Sevilla.-

     Realmente la cabaña brava tiene un gran problema. Sin toro bravo es imposible el espectáculo. Estos antitaurinos que viven y manipulan la Fiesta son los verdaderos causantes del declive de la misma. Hay que denunciarlos con nombre y apellidos. La situación no puede continuar por este camino. Se modifican los verdaderos atributos del toro bravo por una docilidad pastueña totalmente domesticada en pos de cambiar casta y raza por nobleza borreguil; no confundir con la nobleza de toro bravo.

     Lo de hoy en Sevilla, que ha podido presenciar cualquier aficionado a través de la televisión, es un ejemplo más de lo que tarde tras tarde nos muestran en casi todas las plazas. Los toros de Las Ramblas mostraron un comportamiento que invitaba a la siesta o a la chufla con guasa sevillana. ¿Dónde dejaron la casta y la raza? ¿Cómo selecciona el ganadero? ¿Dónde estaba su fuerza y su pujanza para pelear en el caballo? Ese comportamiento en absoluto era de raza brava. Fueron auténticos borregos. Iban de un lado para otro con amabilidad y simpatía. Sólo les faltaba saludar. De verdadera pena.

     La autoridad colaboró aprobando los cinco primeros toros sin trapío alguno, algo habitual cuando preside el Sr. Fernández Rey. Únicamente el sexto era rematado y digno de plaza de primera en cuanto a presencia. Su embestida, aborregada, aunque de más duración, igual que sus hermanos.

     Abellán parecía contagiado por la sosería de sus presuntos oponentes. Estuvo desangelado y ausente. Sobre El Cid llueve sobre mojado. Mostró en sus dos toros ese toreo desviado abusando del pico de la muleta y de colocación ventajista. Es muy querido y correspondido en Sevilla, que si mata bien corta oreja facilona. Al menos el mexicano Adame intentó, y en el sexto lo consiguió, poner lo que le faltaba a los toros: vergüenza, entrega y calidad, cosa que al menos nos sacó un poco del sopor de la tarde. El sexto, de nombre ‘Vidriera’, colorao ojoperdiz, fue bien entendido por Joselito Adame. Tanto con la derecha como con la izquierda, muleta planchada, sin enganchones y provocando la embestida boba del toro consigue encandilar a los sufridos aficionados, que si mata bien ahora hablaríamos de algún trofeo.

     No vamos una vez más a callar la indecencia que constituye la suerte de varas. Esta tarde no es una excepción. Toros mal colocados en suerte y simulaciones en el castigo; lo habitual. Nadie pone coto a esta situación.

     Reseñar los buenos pares de Jarocho y Fernando Sánchez en el sexto, y el buen dominio del caballo de Manuel Jesús Ruiz ‘Espartaco’.

 


 

LA CORRIDA, AL COMPÁS

Señorona y principal

Fernando Naranjo.-

Sevilla, tan remolona,
no acude al largo serial
tan clasista y principal
con rango de señorona
disciplinante, razona
cuando ponerse el clavel
y acudir como un pincel
a puntuar a su torero,
y elevarlo hasta el cielo
desde el rubio redondel.

‘Tajante’ no se dejó
y ‘Tarrina’ pues tampoco,
los dos supieron a poco.
‘Sorprendido’ se apagó,
‘Jaronero’ no lució
por tan bruto basto y mulo.
Traslúcido fue ‘Opaco’, pudo
trasmitirnos la emoción,
y ‘Vidriera’, el colofón
para el último estornudo.

Como siempre las cuadrillas,
cuánto riesgo y entereza;
por adentro, qué pureza
al salir de banderillas.
El de Alcalá, entre cuchillas.
Sánchez Martín y Jarocho,
y aquel monosabio honroso
coleando, fue al  burel
encelado en el corcel.
Hoy Bernal, salir airoso.

 

Abellán, con su decoro
y un buen oficio aprendido,
quizás fuera comprendido.
Tuvo decoro en sus toros,
patente dejó sus modos.
Entereza y pabellón;
se merece en mi renglón
hacer mención de su espada;
siempre tan bien afilada,
sin admitir un borrón.

Vino el Cid con su tizona;
de grana y azabache elegante.
Dejó la estela fragante
de su muleta gachona;
ésta que a veces sazona
para embaucar al tendido
cuando el escaño entendido
se entrega con garantía.
Mas la tarde no rompía
y todo quedó en suspiros.

Qué gusto trajo el manito;
qué temple guadalupano.
Cómo le baja la mano
y somete despacito.
Aquí lo dejo yo escrito:
siete estatuarios. Quietud.
Aguantando aquel alud
de su embestida pomposa;
y esa estocada alevosa
esta tarde fue su cruz.


LA PINCELADA (Pérez Indiano)

 

Autor del apunte: José Tomás Pérez Indiano.

Feria de cascabel y percalina,
muerta la media luna gladiadora,
de limón y naranja, remolina.

                     Rafael Alberti.

 


GALERÍA GRÁFICA (lamaestranza.es)

Miguel Abellán.

Miguel Abellán.

El Cid.

El Cid.

El Cid.

El Cid.

Joselito Adame.

Joselito Adame.

Joselito Adame.


OTRAS IMÁGENES (Javier Martínez)

Los parasoles improvisados.

Protegiéndose del (la) sol-edad.

Vigilante sin nadie que vigilar.

Susto que nos dio Alcalareño.

Un capote menos.

Despitorrado.

Joselito Adame, pensativo. Un valiente a cuerpo limpio. Seis picadores, seis.

 


LOS TOROS, UNO A UNO (Javier Martínez)

El primero.

El segundo.

El tercero.

El cuarto.

El quinto.

El sexto.

 

 


 

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

14 + catorce =