LA PUEBLA DEL RÍO - Novillada sin picadores

Calerito y Carlos Fernández, máximos trofeos

0
1023

Los novilleros sevillanos Juan Pedro García ‘Calerito’ y Carlos Fernández han cortado sendos rabos en el festejo de promoción celebrado hoy en la Puebla del Río. Rodrigo Molina, que abría cartel, ha cortado dos orejas y también ha salido a hombros. Oreja por coleta para Fernando Navarro y Antonio de María. Buen ambiente.

LA FICHA

NOVILLOS: Se han lidiado novillos de Zalduendo, de fuerzas justas y de desigual juego.

NOVILLEROS: -Rodrigo Molina, de Espartinas (de azul marino y oro), dos orejas.

-Fernando Navarro, de Sevilla(de gris plomo y oro), oreja.
Juan Pedro García ‘Calerito’, de Aznalcóllar (de grana y oro), dos orejas y rabo.
-Antonio de María, de Benidorm (de blanco y azabache),  oreja.
-Carlos Fernández, de La Puebla del Río (de grana y oro), dos orejas y rabo.
 
INCIDENCIAS: Más de tres cuartos de plaza. Algo de lluvia al comienzo del festejo.

 

 

 

Calerito, a hombros hoy en La Puebla del Río. 


Redacción.-

     Rotundo éxito en el festejo celebrado hoy sábado en La Puebla del Río (primer festejo taurino de la nueva temporada 2016 en la provincia sevillana), con un balance de nueve orejas y dos rabos en la novillada celebrada. Se ha lidiado un buen encierro de novillos de Zalduendo que ha resultado bueno en general, aunque justos de fuerzas, pero que ha facilitado el triunfo de los jóvenes valores anunciados.

     Los triunfadores del festejo de promoción han sido Juan Pedro García ‘Calerito’ (de Aznalcóllar) y el local Carlos Fernández, que han sido premiados con sendos rabos en sus novillos, saliendo por la puerta grande de la plaza portátil junto a Rodrigo Molina, que ha desorejado al suyo por partida doble. Fernando Navarro y Antonio de María se han llevado un trofeo cada uno, en una tarde para recordar. Su principal baluarte, Morante de la Puebla, ha seguido el festejo con enorme atención. Fernando Navarro le brindó su faena, cortando un trofeo.

     La faena más compacta del festejo fue la de Calerito, que estuvo siempre entregado a pesar de que su novillo no le puso las cosas fáciles, con complicaciones. La estocada fue perfecta. El rabo logrado por Carlos Fernández fue por las ganas del aún incipiente novillero, a favor de sus paisanos siempre.

     El espartinero Rodrigo Molina demostró ganas de abrirse camino y con cierto oficio en el novillo que abrió plaza. A Fernando Navarro le faltó mayor dosis de garra para despertar el interés del público. Antonio de María dejó muestras de un corte clásico, pero le faltó continuidad. 


GALERÍA GRÁFICA

Calerito.

Brindis a Morante.

Carlos Fernández.

Dejar respuesta

cinco × 3 =