REAL MAESTRANZA - 1ª Feria de Abril

Joselito Adame saca nota

0
1154

El diestro mexicano Joselito Adame, solvente con la izquierda, le ha cortado una oreja a un buen toro de la ganadería de Cayetano Muñoz. Completaban el primer cartel del ciclo continuado de la Feria de Abril los sevillanos Esaú Fernández, que ha sido ovacionado, y Oliva Soto, silenciado en ambos toros.

LA FICHA

TOROS: Se han lidiado toros de Cayetano Muñoz, aceptable de presentación, nobles aunque de escaso fondo. Bueno el tercero, aunque con poca fuerza. El mejor ha sido el cuarto, por nobleza y calidad de sus embestidas.

ESPADAS: -Joselito Adame, de negro y oro, silencio y oreja.

-Oliva Soto, de azul celeste y azabache, silencio y silencio.
Esaú Fernández, de azul y oro, saludos y palmas.
 
CUADRILLAS: Saludaron en banderillas Alcalareño, tras parear al quinto, y Curro Robles, tras clavar al sexto.
   
INCIDENCIAS: Se guardó un minuto de silencio en memoria del picador ‘Alfonsillo de Camas’ (abuelo de Oliva Soto), fallecido el día anterior. Oliva Soto fue reconocido en la enfermería de un «varetazo corrido en región escapular derecha y otro en región lumbar izquierda, de pronostico leve». Tarde lluviosa. Un tercio de plaza.

 

CLICK PARA IR A LAS IMÁGENES
GALERÍA GRÁFICA
lamaestranza.es
OTRAS IMÁGENES
Javier Martínez
LOS TOROS, UNO A UNO
Javier Martínez

 

CLICK PARA DEJAR SU OPINIÓN

 

 

Joselito Adame, con la oreja del cuarto. (FOTO: Arjona/lamaestranza.es)

 

 

 

CLICK PARA IR A LOS ARTÍCULOS
AL NATURAL
Los ‘jartibles

Francisco Mateos
LA VOZ DEL ABONADO
Quiero y no puedo

Unión Taurina de Abonados de Sevilla
PATIO DE ARRASTRE
Al final salió el sol

Sixto Naranjo

 


Manuel Viera.-

     Más apremiante que contemplativa, la faena, magnificada por el espléndido natural, tuvo momentos de sorprendente emoción. Con notable transparencia consiguió transmitir su toreo en acertada versión de izquierda. Muy despacio toreó Joselito Adame al cuarto toro de Cayetano Muñoz. Nobleza y clase en las bravas embestidas. No obstante, el mexicano, necesitó tiempo para sacar nota en un trasteo demasiado discontinuo en los inicios. Le costó cogerle la altura al engaño. De todas formas, supo templar las notables acometidas en una lidia desigual con la mano derecha y convincente con la izquierda. Tres naturales a pies juntos y un extraordinario adorno por bajo pusieron fin a una faena que, tras la estocada y un golpe de descabello, fue de oreja.

     El primero difuminó su nobleza en la escasa casta. Sólo esporádicos y templados muletazos diestros destacaron en una faena sin esencia que duró muy poco.

     Fue esto lo mejor de la desagradable y lluviosa tarde inaugural del ciclo continuado de Feria de Abril. Cayetano Muñoz mandó dos toros de nota, el tercero y, sobre todo, el cuarto, en una corrida de escaso fondo en general.

     Es indudable que el toreo de Oliva Soto tiene ‘algo’. El problema es que ese ‘algo’ se presenta de forma tan esporádica, aunque bella, que a veces da más impresión de celofán que de sustancia. No cabe ninguna duda de la calidad del detalle, pero el detalle, demasiadas veces, acaba por disipar de contenido su toreo. Se entregó de forma contundente en los lances a la verónica al segundo, con una media de órdago. Después no pudo hacerse con la brusca y picante embestida del complicado toro. La desconfianza le pudo y, tras el repetido fallo con los aceros, todo quedó en un respetuoso silencio.


No cabe duda en Oliva Soto de la calidad del detalle, pero el detalle, demasiadas veces, acaba por disipar de contenido. Se entregó de forma contundente en los lances a la verónica


       El quinto, que demostró raza en los inicios de faena, mostró una embestida difícil de situar, complicándole la lidia al torero de Camas con repetidas coladas por el pitón derecho hasta conseguir alcanzarlo en dos ocasiones. Dos cogidas de las que se salvó de la cornada de verdadero milagro. A partir de ahí todo transcurrió en un mar de dudas sin conseguir hilar dos muletazos seguidos. Mató mal y le volvieron a silenciar.

     A Esaú Fernández no se le puede escatimar su esfuerzo y ganas en busca del triunfo. Por dos veces se fue a la puerta de chiqueros para recibir a sus dos toros. Participó en quites y mostró firmeza en ambas faenas de muleta. Al noble y buen tercero lo toreó despacio con la derecha, y aún mejor con la izquierda, en una faena de escasa emotividad por la poca fuerza del astado. Y al soso y noble sexto no le quedó otra que pegarse el arrimón en el epílogo de la lidia.


AL NATURAL

Los ‘jartibles’

Francisco Mateos.-

     Hay una especie humana dentro de este raro mundo de la fauna del toreo que está en peligro de extinción: el aficionado. No obstante, para la supervivencia y mantenimiento de esta especie en claro declive, con poca opción de futuro para el próximo siglo, existe una mínima esperanza, una especialización de esta vertiente del aficionado: el ‘jartible’.

     Al ‘jartible’ le da igual que el hombre del tiempo le diga por la mañana que se va a mojar por la tarde. Al ‘jartible’ no le importa embarrarse los zapatos con albero y pisar charcos. El ‘jartible’ taurino sabe que al sentar sus reales posaderas en el pelado ladrillo le va a calar la humedad hasta los tuétanos. Al ‘jartible’ le da igual que llueva y haga frío, que allí aguanta estoico paraguas en mano, y algo ha ganado porque al haber poca gente tras la gestión de Canorea ya no se le cuela por el cuello-camisa las gotas del vecino de arriba y de los lados; están muy separaditos. Al ‘jartible’ le da igual el cartel que anuncie Canorea: ya puede ser de escaso atractivo y atracarle con los 80 eurazos del sablazo, que allí está el tío en la taquilla dispuesto a endeudarse si hace falta. Al ‘jartible’ le da igual que venga una ganadería con o sin garantías. Y el ‘jartible’ se va a su casa con una ‘mojá’ y una sonrisa aunque haya visto poco o nada, porque al ‘jartible’ no lo ‘jarta’ ni lo echa de los toros ni los mismísimos Canorea y Valencia. A ver cuándo los jurados se dejan de milongas y premios cursis, y crean el premio de mayor mérito de todos: Premio taurino ‘Al jartible ejemplar’. 

 


LA VOZ DEL ABONADO

Quiero y no puedo

Unión Taurina de Abonados de Sevilla.-

     Primera del ciclo continuado de la Feria de Abril 2015 y la cuestión taurina continúa por el mismo camino del año pasado. Las mismas carencias en los toros, incapacidades en los toreros y nula autoridad.

     Los toros extremeños de Antonio Muñoz, actual criador, mostraron todos los defectos del ‘medio-toro’ actual. Significar que el segundo y quinto presentaron algunas dificultades que requerían primero una lidia de mando y dominio, y luego lucimiento. No fue posible. Cuarto y quinto, propios de ser lidiados en Olivenza, cátedra donde se imparten los conocimientos taurinos de nuestra presidenta. Los cuatro restantes, ajustándonos al lenguaje de manipulación que hoy se estila, digamos que ‘justos de fuerzas’. La realidad es que no servían ni para ir al caballo, donde una vez más la suerte de varas fue una simulación a la que nadie pone remedio. La ejecución, también propia de Olivenza. Toros puestos en suerte justo debajo del caballo. Otra lección que nuestra presidenta, señora Moreno, aprende en Olivenza y aplica en Sevilla.

     Joselito Adame corta una amable oreja con un repertorio de dos tandas de naturales mediocres y una mala estocada seguida de descabello. Muestra toreo efectista con cierto dominio, sobresaliendo dos trincheras muy estéticas.

     Oliva Soto sortea los dos toros con problemas. Embestida fuerte del segundo de la tarde que requería mucha mano baja y dominio. Era necesario fajarse con el toro para después hacer el toreo de arte que otras veces mostró. Esta vez no entendió a sus dos oponentes y desistió pronto en el intento. Sale devaluado Oliva Soto de su única comparecencia en esta Feria.

     A Esaú Fernández no podemos negarle ganas y predisposición, pero esta tarde se mostró vulgar ante dos toros la mar de amables y sus pases decían poco por ser embarullados, punteados y escasos de temple.

     Destacaron en banderillas Alcalareño, Curro Robles y Jarocho.

 

 

 


 

PATIO DE ARRASTRE

Al final salió el sol

Sixto Naranjo.-

     Comenzó la Feria de Abril. En el día que celebrábamos que la asistencia de espectadores a los primeros festejos taurinos del año en España habían sumado 55.000 personas más que en el mismo periodo del año pasado, Sevilla no ha querido sumarse a ese positivismo. El agua para algunos, un cartel sin relumbrón para otros, una ganadería quizá desconocida para muchos… el caso es que la Real Maestranza mostró demasiado cemento.

     Quedan días por delante y ojalá la Feria de Abril, Sevilla y su Maestranza también noten el repunte de aficionados y público en general que ya han vivido otras plazas. Sin embargo, y como suele pasar, cuando menos lo espera uno, salta la liebre. Y en este caso, el cazador fue Joselito Adame, que por segundo año consecutivo salda su paso por Sevilla con una oreja en su esportón. Temple, cabeza despejada y muñecas engrasadas fueron sus bazas. Tras un día nublado, al final, salió el sol para este mexicano.

 


GALERÍA GRÁFICA (lamaestranza.es)

Joselito Adame.

Joselito Adame.

Joselito Adame.

Joselito Adame.

Joselito Adame.

Joselito Adame.

Joselito Adame.

Joselito Adame.

Joselito Adame.

Joselito Adame.

Joselito Adame.

Joselito Adame.

Oliva Soto.

Oliva Soto.

Oliva Soto.

Oliva Soto. Esaú Fernández. Esaú Fernández.

OTRAS IMÁGENES (Javier Martínez)

Tarde embarrada.

Ese color de impermeable...

La molestía de los paraguas.

Tendidos de sombra semivacíos.

Tendidos de sol semivacíos.

Y el palco maestrante, vacío.

A falta de aficionados en la Maestranza, muchos turistas. El aficionado Ignacio Sánchez-Mejías, tomando notas. Arropándose contra el frío y la humedad.
Brindis de Esaú Fernández al diestro sevillano El Cid. Brindis de Esaú Fernández al cirujano Domingo Jiménez. Brindis de Oliva Soto a su abuelo, fallecido el día anterior.
El banderillero aconssejando con discreción al matador. Oliva Soto sufrió dos fuertes volteretas en el quinto. La alegría de los mexicanos por la oreja ganado por Adame.
 

 

 

 


 

LOS TOROS, UNO A UNO (Javier Martínez)

El primero de Cayetano Muñoz.

El segundo de Cayetano Muñoz.

El tercero de Cayetano Muñoz.

El cuarto de Cayetano Muñoz.

El quinto de Cayetano Muñoz.

El sexto de Cayetano Muñoz.

 


 

Dejar respuesta

19 − 10 =