GALLEANDO

Arremetiendo contra la libertad

0
1484
La subdelegada del Gobierno central en Sevilla, Felisa Panadero, quien ha autorizado la manifestación antitaurina en Sevilla. (FOTO: ABC-Sevilla)
La subdelegada del Gobierno central en Sevilla, Felisa Panadero, quien ha autorizado la manifestación antitaurina en Sevilla. (FOTO: ABC-Sevilla)

«…resulta paradójico que quien tiene la seguridad ciudadana en sus manos desestimara los ruegos de quienes resignadamente aguantan insultos, vejaciones y agresiones, a la espera de ver cómo lo vaticinado culminará en fatídica y triste realidad. Con el auge del movimiento antitaurino se están conociendo las consecuencias de esta otra violencia que arremete contra la libertad…»

Manuel Viera.-

     Uno se queda estupefacto ante tamaña genialidad. La subdelegada del Gobierno central en Sevilla dio en el clavo y autorizó manifestarse a los antitaurinos la próxima tarde de sábado de preferia al comienzo de la corrida, en la mismísima Puerta del Príncipe de la Maestranza. Pese a la lógica petición de asociaciones de aficionados sevillanos para que lo impidiera y los alejase a no menos de quinientos metros de la plaza. Una decisión colmada de contradicciones con la que una política consagrada aplicó su sabiduría y empeño en proteger al ciudadano. ¡Manda huevos!

     Una decisión que ha sido rectificada, según informa SEVILLA TAURINA, atendiendo a un informe policial que le ha servido de argumento a la Subdelegación del Gobierno en Sevilla para comunicar a los organizadores la variación del recorrido y la prohibición de acercarse a las puertas de la plaza de toros. No obstante, resulta paradójico que quien tiene la seguridad ciudadana en sus manos desestimara los ruegos de quienes resignadamente aguantan insultos, vejaciones y agresiones, a la espera de ver cómo lo vaticinado, algún día cada vez más cercano, culminará en fatídica y triste realidad.

     Con el auge del movimiento antitaurino se están conociendo las consecuencias de esta otra violencia que arremete contra la libertad. Una descarada engañifa de los que se regocijan con la burla, el insulto y la provocación. Gente sin escrúpulos ni más principios ¿morales? que no sean los de conseguir, al precio que sea, su objetivo: provocar el enfrentamiento. Mientras los políticos, que nunca terminan de hacer lo que dicen, permiten que el desafío llegue hasta la misma línea de frontera buscando el encuentro de los que soportan la agresión verbal, y a veces no verbal, sin ser capaces de erradicar el origen de este mal y pongan fin a la incitación de los que están embarcados en algo más que una defensa animalista: en permanente cruzada, programada y organizada, contra la más sagrada libertad.

     De manera que el sábado no podrán concluir su marcha en la Maestranza. De todas formas intentarán hacerlo para allí vocear sus proclamas y definir un ensañamiento que exaspera. Ningún motivo, en cualquier caso, para sentirse orgulloso de unos políticos que han contribuido a este absurdo inacabable.


*Manuel Viera es redactor y responsable de las crónicas de Sevilla Taurina. (manuelviera.com)

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

dieciseis − uno =