CUADERNOS DE TAUROMAQUIA

Sevilla es tuya

0
751
La emotiva despedida de los ruedos de Espartaco el pasado domingo en la Maestranza, (FOTO: Javir Martínez)
La emotiva despedida de los ruedos de Espartaco el pasado domingo en la Maestranza, (FOTO: Javir Martínez)

«…se ha manoseado hasta límites indecentes, con un discurso demagógico e interesado que pretendía enfrentar la grandeza torera y humana de Espartaco con el supuesto egoísmo de los toreros del conflicto. O sea, una burda historia de buenos y malos debidamente promocionada por la prensa amiga. Hace falta ser miserable y mezquino para utilizar a Espartaco con un fin tan espurio…»

Álvaro Acevedo.-

     Más importante que la vida es la defensa del prestigio, un prestigio labrado a golpe de cerrojo, honrado con sangre y lágrimas, vestido de hule y alamares. Un prestigio perfumado de anestesia y campo, bañado en el sudor frío del miedo, y en esa alegría efímera del triunfo. Un prestigio, el de Espartaco, que se ponía en juego tres lustros después.

     En estos días el nombre de Juan Antonio Ruiz Román se ha manoseado hasta límites indecentes, con un discurso demagógico e interesado que pretendía enfrentar la grandeza torera y humana de Espartaco con el supuesto egoísmo de los toreros del conflicto, empezando (y casi acabando) por Morante de la Puebla. O sea, una burda historia de buenos y malos debidamente promocionada por la prensa amiga, cada vez más parecida a esos karaokes en los que se mueven los labios para que nos canten por detrás.

     Hace falta ser miserable y mezquino para utilizar a Espartaco con un fin tan espurio, pero como era de esperar, no hubo el más mínimo pudor. Sus amigos, mientras, ni siquiera aspirábamos al triunfo. Nos hubiera bastado una actuación digna, dos ovaciones, un corte de coleta y un abrazo en el hotel. Hubiésemos firmado que ningún toro de mala casta manchara su nombre, su trayectoria, sus ocho años de mandón del toreo. Que su honor no se viera mancillado por el destino en esta tarde que era la última. Y tras la que sólo quedaría el vacío de la derrota y una sonrisa amargamente melancólica.

     Pero en sus genes hay una veta de guerrero indomable, de líder carismático, de triunfador eterno. Cubrir el expediente no entra en la mente de los vencedores, más allá del azar o del paso del tiempo. Y cuando el cerrojo estalló contra la madera de la puerta de cuadrillas y Juan Antonio avanzó, tabaco y oro, hacia la primera raya, supimos que la tarde sería suya. Arenal arriba se llevaron en hombros al maestro del temple, y la leyenda de Espartaco atravesó, también, el corazón de las nuevas generaciones. Sevilla, ya para los restos, es tuya.


*Publicado en el blog de cuadernostm.com

CRÓNICA RELACIONADA

Dejar respuesta

19 + 13 =