REAL MAESTRANZA - 5ª Feria de Abril

La importancia la tiene el toro

0
1127

El diestro sevillano Manuel Escribano ha dado una vuelta al ruedo tras realizar lo más destacado con el primero de sus toros. Los astados de Jandilla y Vegahermosa, nobles aunque sin fondo. Sebastián Castella e Iván Fandiño han sido silenciados en sus respectivos lotes. Otra tarde con poco más de media plaza.

LA FICHA

TOROS: Se han lidiado toros de Jandillla y Vegahermosa, de la misma casa ganadera. Aceptables de presentación, nobles, descastados y de escaso fondo. Mejor el segundo. Malo, por complicado, el tercero.

ESPADAS: -Sebastián Castella, de vainilla y oro, silencio y silencio tras aviso.

-Manuel Escribano, de azul y oro, vuelta tras petición de oreja y saludos.
Iván Fandiño, de gris plomo y oro, silencio y silencio tras aviso.
 
CUADRILLAS: Saludó en banderillas Javier Ambel.
 
INCIDENCIAS: Dos tercios de plaza.

 

CLICK PARA IR A LAS IMÁGENES
GALERÍA GRÁFICA
López-Matito
OTRAS IMÁGENES
Javier Martínez
LOS TOROS, UNO A UNO
Javier Martínez
VIDEO DE LA CORRIDA

 


CLICK PARA DEJAR SU OPINIÓN

 

 Excelente muetazo de Manuel Escribano. (FOTO: López-Matito)

 

CLICK PARA IR A LAS ARTÍCULOS
AL NATURAL
El sentido de la medida

Francisco Mateos
DIEZ GANANDO UN PASO
Escribano, no es por casualidad

Javier García Baquero
LA CORRIDA, AL COMPÁS
Las querencias de la janda

Fernando Naranjo
LA VOZ DEL ABONADO
Seis toros y un funeral

Unión Taurina de Abonados de Sevilla

 


Manuel Viera.-

     En principio hay que decir que no hubo toros para la emoción del toreo. La calidad de las embestidas sin fondo es un camelo para el toreo de hoy. Los ‘jandillas’ de Borja Domecq, pese al simulacro de la suerte de varas, no aguantaron no más que media docena de muletazos en cada inicio de faena; después lo anodino prevaleció en una tarde de escasos y emotivos momentos. Una pesadez, oiga. La importancia en la corrida la tiene el toro, y si éste, como tal, no existe, el espectáculo se convierte en insoportable.

     No obstante, si hubo quien ejecutó el toreo con vigor y sensibilidad. Maravilló la naturalidad de su lento capote. Y su toreo de mano izquierda. Con el natural puso de relieve su sentido del temple, la pureza del trazo, la belleza de las formas. La obligada ligazón. Fueron esos enormes naturales al noble y cansino segundo toro de Jandilla donde Manuel Escribano alcanzó el más importante momento de su completa, por entrega, tarde. Su toreo, ejecutado con vigor y sensibilidad, empieza a tener un lugar destacado en la tauromaquia actual. El resultado en muchas tardes, y en la de hoy también, es notable, aunque para hacerlo magnífico requiere la colaboración de un toro encastado con el empuje suficiente para transmitir emoción. Y hoy no lo tuvo. De todas formas, el efecto final posiblemente no estuvo a la altura de lo mostrado.

     Porque el sevillano de Gerena se fue, por dos veces, a portagayola. Toreó a la verónica de primor, dos verónicas y la media al quinto llegaron a la excelencia por ritmo, cadencia e infinita lentitud. Expuso valor desmedido y verdad en banderillas y, sobre todo, combinó la esencia con la sencillez del natural en la interesante faena al primero de sus toros. Mató de estocada, le pidieron la oreja y el palco la negó.

     Al quinto lo dejó sin picar. Dos encontronazos en el peto y palo en alto. Pues ni por esas. El noble ‘jandilla’ andaba hacia la tela como alma en pena. Aprovechó sin espacio de tiempo las primeras embestidas para trazar templados muletazos diestros. Y hasta consiguió naturales lentísimos a unas embestidas sosas y carentes de emoción. Faena imposible de conexión con los tendidos pese a combinar la esencia con la sencillez de un toreo que trae la promesa de lo que viene ha de ser mejor. Tras la estocada saludó la ovación.

     Sebastián Castella tuvo en el primero un noble toro con el que protagonizó una faena trazada con suavidad, ausente de ligazón y de escaso contenido. Por un lado, salvo alguna excepción, las embestidas no tuvieron márgenes para el lucimiento. Por otro lado, la definición expresiva del torero francés fue a menudo engañosa. Finiquitó con brevedad. Al cuarto, igual de noble y con escaso fondo, anduvo ajustado en los muletazos de inicio, para desgranar después un trasteo de aislados pases, de perfecto trazo al natural y buenos remates, pero sin la emotividad necesaria para calar en el público. Y tras la estocada, el silencio.

     Tampoco Iván Fandiño pudo sacar nada extraordinario de sus dos toros. El tercero, malo y complicado; y el sexto, desfondado desde el inicio de la lidia. El vizcaíno anduvo zigzagueando en dos faenas donde expuso cualidades, que no calidades, sin conseguir conectar con la gente. La nobleza con la falta de casta no casan, y con toros así es imposible darle seriedad y emotividad al toreo pese a ponerse a donde hay que ponerse. Con ambos anduvo certero con la espada.


AL NATURAL

El sentido de la medida

Francisco Mateos.-

     Una de las charlas que nunca se me olvidará, charla en privado, en la tranquilidad de su casa, sin micrófonos de por medio, es cuando Curro Romero me habló del «sentido de la medida». Es algo que tengo grabado para los restos. Decía que as faenas tienen que ser medidas, justas, si acaso incluso cortas, no darlo todo, esconderse algo para la próxima… pero desde luego no ser pesado y pasarse. Y no sólo lo aplicaba a las faenas, sino a la vida en general: tener sentido de la medida, de la prudencia, en definitiva, en todo lo que se haga.

     Esta tarde la corrida de toros ha acabado a las nueve de la tarde-noche: dos horas y media de festejo. Sin que haya pasado apenas nada que algunos momentos buenos de Escribano. No sé cuántos muletazos le dio Castella al primero; al cuarto seguro que pasaron de los cincuenta… ¿No le puede decir nadie a este torero que no se trata de dar muchos muletazos, sino de darlos bueno, aunque sean muy pocos? El sentido de la medida, que diría Curro; qué importancia tener eso: sentido de la medida.

 


DIEZ GANANDO UN PASO

Escribano, no es por casualidad

Javier García Baquero (Ambitotoros).-

  1. No es pos casualidad que Escribano le haya dado la vuelta a la tortilla en un año. Cuando un tío torea tan despacio y tan por abajo es porque tiene mucho valor, el mismo valor que para los de Miura es el que hace falta para los de Jandilla. Torear despacio sólo lo pueden hacer los valientes.

  2. La corrida salió regular, dejándose pero sin fondo. No se si es por casualidad que los mejores fueran los de Jandilla; los de Vegahermosa (primero, tercero y quinto) dieron menos opciones.
  3. Con la plaza a medias y tantos espacios y tanta cosa rara, el espíritu del toro, las sinergias de mentes y telepatías son difíciles de conseguir. No es por casualidad que la faena al segundo de la tarde, desde el recibo capotero, las banderillas y la muleta templada en trasteo de mucho valor que le recetó Escribano se quedara sin premio. Una espada desprendida tras suerte ejecutada de verdad no merece la negativa,
  4. Lo de Castella con Sevilla empieza a ser más que una casualidad preocupante, Se llevó el mejor toro de la tarde. Empezó la faena en el tercio, se fue desinflando y acabó oyendo ‘pititos’ de desaprobación. Lo de aplaudir al toro que abría plaza ya es guasa.
  5. Sevilla está perdiendo su personalidad. A las dos portagayolas de Escribano les faltó el respaldo expreso de un público frío. No es por casualidad las muchas caras nuevas que no se atreven y las muchas viejas que no cambian.
  6. Fandiño vino pleno de responsabilidad, Su actitud mereció mejor suerte. El recibo al que cerraba plaza, un ramillete de una docena de lances ajustados, no tuvieron eco en los tendidos. Algún quite incluso molestó a mucha gente. Era su derecho. También podía haberse tapado.
  7. Los toros embisten cuando tienen tipo de embestir. No es por casualidad que los guapos cuarto y sexto fueran los mejores de una tarde.
  8. En esta ciudad de filias y fobias, Escribano decidió brindar el primero de su lote al presidente del club sevillista, El ‘runrún’ de la plaza demostró que la mitad de ella se encontraba incómoda. Mi vecino de localidad defiende que la oreja la perdió por eso. No es por casualidad que los béticos nunca sacaran un pañuelo blanco, ni por escribano ni «por nadie», dice el señor.
  9. ¿A alguien se le ocurrió plantear desde la empresa empezar los festejos más tarde de estas seis y media de mayo? Son más de las siete de abril. No es por casualidad que con estos calores el sol este vacío. Es un mérito al precio de las entradas y con semejante solano; no casan bien.
  10. La cuadrilla, cumbre. Saludó completa la de Castella: Ambel, Chacón y Herrera. Muy bien Miguel Martín, Punta… No es por casualidad;, son profesionales de los mejores y siempre a favor del matador.

 


LA CORRIDA, AL COMPÁS

De ‘alumbrao’ y ‘pescaíto’

Fernando Naranjo.-

Sevilla espera con gozo
hoy prender el ‘alumbrao’,
con cartuchos de ‘pescaíto’
y andar la noche ‘templao’
de graciosos rebujitos.

Hoy la tarde tuvo fuego,
como es normal en Sevilla:
los toros no dieron juego
con talante de borregos;
fueron húmedas cerillas

De azúcar Vegahermosa
y templados de Jandilla,
patatas no polvorosas,
no fueron bien degustadas
por dos jefes de cuadrillas.

¿No brota la flor de Lis
en besanas andaluzas?
Quizás el Guadalquivir,
por su sal tan marinera,
no permite más excusas.

Y el lago del sur del Sena
de sueños napoleónicos
solo atiende a sus nenúfares.
Castella estuvo inarmónico
hoy en el arte de Cúchares.

 

 

 

 

Hoy el rubio de Gerena
anduvo un tanto ‘cambiao’;
madura está su muleta,
‘naquera’ de cante grande
en la humildad del poeta.

Y rellena tanto albero
con su fragante bravura,
que es ‘pa’ quitarse el sombreo
cuando se lidia en torero
con esa gracia y frescura.

¡Y de un norteño Nervión
llegó un mocito moreno
a orilla del Guadalquivir!
Sólo trajo voluntades;
así no puede venir.

‘Pa’ conquistar nuevos mundos.
¿Dónde su ‘marchosería’?
Hoy navegara algo gris:
por este sur tan jocundo
no hay que traer soserías.

Hago un guiño a las cuadrillas
que derrochan poderío:
y más crecen en Sevilla,
por ser Sevilla una estrella,
su Maestranza y su río.

 


 

LA VOZ DEL ABONADO

Seis toros y un funeral

Unión Taurina de Abonados de Sevilla.-

     Funeral para enterrar la casta y la fuerza de seis animales de los que dicen que son toros, pertenecientes a la ganadería de Jandilla y que esta tarde se lidiaron en Sevilla. Funeral para denunciar el fraude en el cual están empeñados en desarrollar estos taurinos en boga para hacer desaparecer de la plaza de Sevilla la suerte de varas. Esta tarde las doce varas fueron mentira. Funeral para tres toreros jóvenes que se dejan aconsejar por sus mentores para anunciarse con estos animalejos aborregados. Funeral por una autoridad que permite aprobar toros sin trapío para Sevilla como el primero, tercero, cuarto y sexto de esta tarde.

     Funeral para Castella, que sin merecerlo se anuncia varias tardes en este abono y nos obsequia una tauromaquia vulgar con muletazos por alto, sin temple, tirones y enganchones a toros almibarados de peluche carentes de emoción y riesgo. Funeral para Escribano, que aun poniendo en el albero la casta que faltaba a sus oponentes, no es suficiente para rematar una tarde y todo ello por girar su trayectoria profesional hacía posiciones más cómodas que sin duda no le beneficia. Funeral para Fandiño, que se encuentra en una situación similar a la de Escribano. Necesita enfrentarse a toro encastado y este toro de mentira le perjudica más que beneficia.

     Funeral por una Fiesta en Sevilla a la que el aficionado de verdad ha dado la espalda y la plaza ha sido tomada por gente ocasional muy apropiada para jalear su decadencia. Funeral por tanto propagador de esta tauromaquia descafeinada que justifica hasta la saciedad sin querer o no poder darse cuenta del daño que hace. Sólo basta cada tarde mirar los claros de los tendidos y comparar con temporadas anteriores para comprender la realidad de la nefasta situación.

     Lo dicho, seis toros para un funeral.

 


GALERÍA GRÁFICA (López-Matito)

Sebastián Castella.

Sebastián Castella.

Sebastián Castella.

Sebastián Castella.

Sebastián Castella.

Sebastián Castella.

Sebastián Castella.

Sebastián Castella.

Sebastián Castella.

Manuel Escribano.

Manuel Escribano.

Manuel Escribano.

Manuel Escribano.

Manuel Escribano.

Manuel Escribano.

Manuel Escribano.

Manuel Escribano.

Manuel Escribano.

Manuel Escribano. Manuel Escribano.
Manuel Escribano. Manuel Escribano. Manuel Escribano.
Manuel Escribano. Manuel Escribano. Manuel Escribano.
Iván Fandiño. Iván Fandiño. Iván Fandiño.
Iván Fandiño. Iván Fandiño. Iván Fandiño.

 

Iván Fandiño.

 

Si está interesado en alguna fotografía: 625 19 47 69


OTRAS IMÁGENES (Javier Martínez)

Los tendidos de sol, un lunes de farolillos, semivacíos.

Tampoco los maestrantes llenaron hoy su particular palco.

El delegado de la Junta, Javier Fernández, trabajando duro...

Maestranza beach.

Una cara mona...

...y otra cara mona.

Los maestrantes no permiten que sus señoras les acompañen: en palco separado. El que no falla cada tarde en la plaza de la Maestranza es nuestro compañero Manuel Viera. Tampoco falla cada día en los tendidos maestrantes el buen aficionado Ignacio Sánchez-Mejías.
Escribano agachado con las banderillas. Escribano agachado para recibir al toro a portagayola. La sombra de las banderillas proyectada osbre el albero.
Visita al bar de la zona exterior para combatir el calor. El Curri, en el callejón; todo un personaje taurino. El torilero poniendo en práctica su afición fotográfica.
Brindis de Fandiño. Un jandilla despitorrado. Parasoles chinos.

 



LOS TOROS, UNO A UNO (Javier Martínez)

El primero, de Vegahermosa.

El segundo, de Jandilla.

El tercero, de Vegahermosa.

El cuarto, de Jandilla.

El quinto, de Vegahermosa.

El sexto, de Jandilla.

 

 


 

 

Dejar respuesta

dieciocho − 9 =