REAL MAESTRANZA - Novillada con picadores

Dos verónicas y una media

0
1801

Gonzalo Caballero ha dado la única vuelta al ruedo en la primera novillada del ciclo de Feria de Abril, tras interesante faena a un manso aquerenciado. Lama de Góngora ha sido silenciado, y el gaditano José Ruiz Muñoz, en su debut con caballos, ha saludado tras ser ovacionado en sus dos novillos.

LA FICHA

NOVILLOS: Se han lidiado novillos de Hermanos García Jiménez, el sexto lidiado como sobrero. Bien presentados, algunos con hechuras de toro, mansos descastados, nobles y de escasa fuerza. El mejor, el segundo.

NOVILLEROS: -Gonzalo Caballero, de celeste y oro, saludos y vuelta al ruedo.

-Lama de Góngora, de espuma de mar y oro, silencio, silencio tras aviso y silencio.
José Ruiz Muñoz, de tabaco y oro, que debutaba con picadores, saludos y ovación 
 
CUADRILLAS: Saludó en banderillas, tras parear al cuarto, Juan A. Maguilla González.
   
INCIDENCIAS: Más de media plaza.

 

CLICK PARA IR A LAS IMÁGENES
GALERÍA GRÁFICA
López-Matito
BANDERILLEROS
López-Matito
VIDEO DE LA NOVILLADA

 

 

 

 

 

 

 

CLICK PARA IR A LAS ARTÍCULOS
AL NATURAL
Tu capote me suena…

Francisco Mateos
DIEZ GANANDO UN PASO
Huele a Romero

Inma León
LA CORRIDA, AL COMPÁS
De celo y oros

Fernando Naranjo
LA VOZ DEL ABONADO
Bodrio total

Unión Taurina de Abonados de Sevilla

 

Manuel Viera.-

     A veces, con la poca capacidad para el asombro propia de este tiempo, se ve como normal el hecho de que un debutante sea capaz de decir y hacer el toreo con la capa con una belleza comparable a cualquier figura puntera. Y es que la despaciosidad y cadencia, tan infrecuente en el toreo de capote, con el que manejó el percal Ruiz Muñoz, dejaron perplejo a un público que lo esperaba con expectación. Excelencia en unas formas de estilo muy personal con las que mostró el parecido que todos queríamos ver con su tío abuelo. Fue lo más jaleado al sobrino del mítico Curro Romero: dos verónicas y una media con las que alcanzó su posición cimera en la tarde de su debut con picadores.

     Porque después los esporádicos detalles, muy del gusto de aquí, predominaron en dos faenas sin guión donde se pudo apreciar su inmadurez. Abusó del pico de la muleta y del imitado desplante con su primer novillo, un animal muy noble, de justa fuerza y con el que pudo regalar algún que otro muletazo con eminente gusto. Enterró el acero tras pinchar en un primer intento y le obligaron a saludar

     El sexto lo devolvieron por su nula fuerza; no obstante, José Ruiz dejó de nuevo muestras de su personal estilo en los lances a la verónica. El sobrero de Olga García Jiménez resultó manso, pero sus nobles y sosas embestidas le valieron al gaditano para demostrar buen gusto, sin excesivo valor, en un ramillete de cambios de mano, molinetes y algún que otro muletazo sin ligazón. Tras pinchar mató con prontitud y le volvieron a ovacionar.

     Lo primero que cautiva de Gonzalo Caballero es el valor. Valor y ambición no exentos de gusto. Ambas cosas se funden en una tauromaquia que llega, e incluso a veces apasiona. El madrileño insufló a su toreo una vitalidad contagiosa. Incluso hubo momentos de recreación al natural, que se percibió largo, nítido y rematado. Le echó agallas a una faena al manso cuarto de presumible calidad. Al hilo de la tablas y en la querencia de chiqueros toreó despacio e hilvanado con ambas manos quedando determinado su concepto y su valor. Hasta dejó caer la muleta a sus pies para entrar a matar citando con la mano. La vuelta al ruedo fue de justicia.


Lo primero que cautiva de Gonzalo Caballero es el valor, no exento de gusto. Ambas cosas se funden en una tauromaquia que llega, e incluso a veces apasiona


 

     Caballero posee un toreo muy característico. Sus formas no cultivan las calidades sedosas del ‘artista’, pero sí matices incisivos y penetrantes que lo hacen auténtico. Con el primero, noble, descastado y parado, dejó patente su aguante y valor en una faena a derecha e izquierda sin asomo de banalidad ni de inhibición. Se la jugó en un arrimón de órdago para después dejar una estocada trasera y necesitar dos descabellos para finiquitar..

     Lama de Góngora resolvió con desparpajo y excesivo tecnicismo su primera tarde en el ciclo. El sevillano ha ganado oficio y ha perdido naturalidad. Y aunque su toreo, en determinados momentos convence, no es tan inventivo como el mostrado en anteriores ocasiones. El resultado de la faena al segundo novillo no fue malo, pero tampoco bueno. A su toreo le faltó frescura e inspiración, sobre todo al natural. Le costó cogerle el son a la embestida por la izquierda, clara alternativa al ya mostrado con la derecha. Lo mató mal.

     Y ya se sabe, cuando el novillo se para ahí se termina cualquier analogía posible. El quinto se paró y no hay más que decir.


AL NATURAL

Tu capote me suena…

Francisco Mateos.-

     De tabaco y oro… ya era una pista. Gonzalito por allá cerca… En una grada alta de sombra, el Faraón observándolo todo desde su trono… Una muleta recortadita y un capote de esos que se llevan de adorno en los retrovisores de los coches. Así era el capotito minúsculo del tío abuelo; y así es el del sobrino nieto de aires gaditanos. Ese capote me suena… Ese capote que mece en verónicas de muñecas quebradas y media de aroma… aroma a Romero, claro. Los recortes de remate de muletazos. Los desplantes con el brazo recogido y dándole medio pecho al toro, copia registrada y numerada de aquel mismo desplante al toro ‘Flautino’ de Gabriel Rojas, perpetuado en bronce de la fragua gitana a los pies de la misma Maestranza. Es distinto. Tiene personalidad; le falta experiencia. Ha llegado y se ha ido de la plaza discreto, sin hacerse notar. Esa forma de mover la muleta, esas formas en los gestos,… esa capichuela recortadita… ese aroma… Tu capote me suena. 

 


DIEZ GANANDO UN PASO

Huele a Romero

Inma León.-

     La afición sevillana esperaba con ansias ver las maneras de José Ruiz Muñoz, sobrino nieto del Faraón de Camas, y creo que no se fue del todo decepcionada. El chaval está verderón pero es lógico pues debutaba hoy con los del castoreño; no obstante, sorprendió a los tendidos pues nada más salir del burladero y echar los vuelos de su pequeño capotillo desparramó por el albero alcalareño un aroma a Romero, que a los tendidos maestrantes les supo a gloria; o por lo menos a mí. Con la muleta, también de juguete por cierto -recordando a las de su tío abuelo-, dejó en la retina detalles con sabor distinto, ese adjetivo que tanto se valora hoy día. Los comentarios al salir… «le falta al chaval, pero apunta maneras», y si es por genética, ésa la tiene, aunque en el toro nunca se sabe.

     Caballero topó con el peor lote de una novillada mansa y deslucida en general pero estuvo por encima de sus dos oponentes. Expuso sus mulos de purísima y oro con un arrimón de órdago y con el segundo en los terrenos de sol pidió compromisos mayores. También trajo al ruedo maestrante el espíritu del malagueño Galán entrando a matar sin muleta, que le valió una vuelta al ruedo.

     Lama se llevó el mejor y el peor, pero ante su primero no terminó de acoplarse ni de aprovecharse de ese buen pitón izquierdo, y ante el segundo se estrelló con todas las de la ley. Por cierto, la empresa vuelve a puntuar y vuelve a hacer caja… como esta Feria ‘rara, rara’ siga así de beneficiaria, que Dios nos coja confesados para el año que viene.

 


LA CORRIDA, AL COMPÁS

De celo y oros

Fernando Naranjo.-

Soleada y calurosa mi
Sevilla deseada,
como siempre esperanzada
coquetea rumorosa.
Y entre claveles y rosas
de azahar se va a los toros.
Chiquilla, cuanto te adoro,
celoso entre sol y sombra
de cuantos a ti te nombran;
yo muero de celo y oros.

De tu insigne primavera
cuando es tarde de romero;
por su aroma mi tintero
y tantas cositas ‘güenas’
pretende abrirse las venas
más, también por algún tedio
de un Romero sin remedio
que hoy anduvo en el tendido,
por un sobrino querido
peregrina su criterio.

Es estoico y algo tosco
el chavea de Madrid,
mas tiene su sitio aquí:
se ‘queó’ mas quieto que un kiosco
con dos mansos carifoscos.
Esta banda hoy en su honor
sonó por tal pundonor
sobre este preciado anillo;
y en toriles, el chiquillo,
su faena terminó.

 

 

 

 

Ya lo dijo el ‘giraldillo’
y hasta la Torre del Oro:
Lama tiene buenos modos,
mas anduvo algo escasillo;
lo comenta el Baratillo.
De sólo pinturería
no vive la alfarería,
ni tampoco el alfarero;
de eso saben los trianeros
y el cura en la sacristía…

Un capote chiquitito
se trajo aquel chiclanero,
descendiente de Romero,
y lo intentó despacito,
queriendo ser exquisito
en día de compromiso.
Fino aroma de narciso
buscó esencia de azahar
para a Sevilla agradar
y la Maestranza quiso…

O se tiene, o no se tiene
(dicen de Curro Romero)
el sentimiento torero:
yo creo que son los genes
que provoca los vaivenes
de la sangre a borbotones.
Si son pares o son nones,
ni le pongo ni le quito,
pa torear despacito
hay que poner dos cojones.

 


 

LA VOZ DEL ABONADO

Bodrio total

Unión Taurina de Abonados de Sevilla.-

     Primera novillada picada de la temporada en la que dos personajes afectos a la empresa Pagés cumplían la doble función de veedores y apoderados de Lama de Góngora. Fracaso total tanto en la presentación de los novillos, como en su obligación de velar por los intereses de su torero, al que de seguir ‘cuidándole’ así, no tardarán en aburrirle. Los novillos de García Jiménez lucían defensas impropias de plaza de primera, y el quinto y sexto era merecedores de remitir sus astas a analizar, pero que nadie se alarme, que la autoridad no está por la labor y no cometerá la osadía de preocupar lo más mínimo a empresa y ganadero.

     Después de casi tres horas de aburrimiento, solamente destacar los lances de Ruiz Muñoz a su primer novillo. Manos bajas meciendo un capotito que embarcaban perfecto al animal, culminando con una media muy estimable. El otro capitulo destacable fue la pelea de Caballero con el cuarto. Novillo manso y rajado refugiado en la querencia de toriles, al que presentó la muleta cerca obteniendo varias tandas sin dejarlo ir, dejando la impronta de quien mandaba allí. Sobró la música y la vuelta al ruedo por su cuenta.

     Una vez más y van… todos los puyazos fueron simulados ante novillejos descastados. La suerte de varas ha desaparecido por completo de la Maestranza y nadie hace nada por remediarlo. Esta tarde mandamos a la ‘cárcel de papel’ a Lama de Góngora y Ruiz Muñoz. No se puede poner peor los novillos en suerte para picarlos. Son merecedores de sanción, pero que no se preocupen que la autoridad no está por la labor, como no está por casi nada que defienda la Fiesta y al aficionado.

     Daba pena ver la media entrada de esta tarde con predominio de guiris y gente que entró en la plaza porque pasaba por allí. Lo dicho, bodrio total.

 


GALERÍA GRÁFICA (López-Matito)

Alguacilillos.

El paseíllo.

¡Suerte...!

Gonzalo Caballero.

Gonzalo Caballero.

Gonzalo Caballero.

Gonzalo Caballero.

Gonzalo Caballero.

Gonzalo Caballero.

Gonzalo Caballero.

Gonzalo Caballero.

Gonzalo Caballero.

Gonzalo Caballero.

Gonzalo Caballero.

Gonzalo Caballero.

Gonzalo Caballero. Lama de Góngora. Lama de Góngora.
Lama de Góngora. Lama de Góngora. Lama de Góngora.
Lama de Góngora. Lama de Góngora. Lama de Góngora.
José Ruiz Muñoz. José Ruiz Muñoz. José Ruiz Muñoz.
José Ruiz Muñoz. José Ruiz Muñoz. José Ruiz Muñoz.
  José Ruiz Muñoz.  

BANDERILLEROS (López-Matito)

Agustín Marín.

Ángel Sopena.

Antonio Ronquillo.

Cándido Ruiz.

Curro Robles.

Juan Antonio Maguilla.

Pablo Delgado. Santi Acevedo. Juan Antonio Maguilla.

 

 


 

Dejar respuesta

dos × 2 =