La predicción es de 100% de lluvias

Lluvia, viento y frío para las tres corridas de San Miguel

0
800
La previsión de lluvias no deja lugar a dudas: lloverá en Sevilla viernes, sábado y domingo, además de rachas de viento de 20 km/h y temperaturas que se desplomarán por debajo de los 20 grados.
La previsión de lluvias no deja lugar a dudas: lloverá en Sevilla viernes, sábado y domingo, además de rachas de viento de 20 km/h y temperaturas que se desplomarán por debajo de los 20 grados.

La Agencia de Meteorología del Gobierno anuncia lluvias, rachas de viento y descenso acusado de temperaturas para los tres días del fin de semana. La predicción de lluvias para la capital sevillana es del 100% para viernes, sábado y domingo, las tres corridas de San Miguel. Para mañana viernes por la tarde hay activada incluso alerta amarilla por fuertes lluvias.

Redacción.-

     Las tres corridas del ciclo de San Miguel -festejos de abono- están amenazadas por la lluvia y el mal tiempo que se avecina durante todo el fin de semana en la capital sevillana. Un notable descenso de las temperaturas, unido a rachas de viento de hasta 20 km/h, provocarán que la sensación de frío comience a calar en la capital sevillana.

     Y en cuanto a la lluvia, la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología del Gobierno anuncia un porcentaje del 100% de lluvias para la capital sevillana durante todas las horas de viernes, sábado y domingo; de hecho, existe ya un aviso de alerta amarilla por lluvia fuerte para mañana viernes a partir de las 12 de la mañana y que durará el resto del día.

     Es previsible que la empresa coloque la lona hoy jueves como medida preventiva, pero con tan elevado porcentaje de riesgo de lluvia (100% a todas horas los tres días del fin de semana) es seguro que las corridas tendrán fases de lluvias, si es que las condiciones del ruedo hacen posible que se celebre.

     Como en otras ocasiones, el perjudicado en estos casos será de nuevo el público. Muchos aficionados que se desplacen desde pueblos de la provincia e incluso otras ciudades, llegarán a Sevilla con la incertidumbre de si se celebrará el festejo o no, ya que tanto toreros como empresa suelen esperar hasta una media hora antes de la corrida para examinar el estado del ruedo. En caso de suspensión, aunque se podrá recuperar el importe de las entradas, el aficionado habrá incurrido en unos gastos de desplazamiento, a pesar de que se tienen las evidentes previsiones actuales. Por otra parte, en caso de decidirse ofrecer el espectáculo, éste será bastante distinto al que se compró, puesto que un piso de plaza resbaladizo siempre provoca que el juego de los toros sea distinto, y que las cuadrillas y los toreros deban tomar las lógicas precauciones, además del riesgo añadido de percance para los intervinientes. Y por último, los sufridos aficionados quedarán calados y empapados de agua en una plaza mojada y sin cubierta que pueda proteger de la anunciada y segura lluvia.

Dejar respuesta

18 − 4 =