El palco maestrante, vacío casi toda la Feria

¿Son aficionados los maestrantes?

0
1551
El palco de los maestrantes ha aparecido despoblado la mayoría de las tardes de la Feria de Abril. (FOTOS: Javier Martínez)
El palco de los maestrantes ha aparecido despoblado la mayoría de las tardes de la Feria de Abril. (FOTOS: Javier Martínez)

Sólo en cuatro tardes durante la Feria de Abril los miembros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla han llenado su exclusivo palco, que puede albergar a unos 70 caballeros. El resto de festejos ha registrado muy escasa asistencia; a veces ni una decena de maestrantes. ¿Deberían cuidar más su imagen los dueños de la plaza en un momento tan delicado para la Tauromaquia?

Francisco Mateos.-

     Durante la pasada Feria de Abril la duda ha surgido muy a menudo al ver el despoblado palco de los dueños de la plaza de Sevilla: ¿son aficionados los maestrantes? De ser una institución respetada y sobre la que caían escasas o ninguna crítica, en los dos últimos años ha pasado a ser blanco de comentarios y críticas, varias de ellas con fundamentados argumentos: la política de recaudación o cobro del canon de arrendamiento, la misteriosa duración del contrato (el gran misterio taurino del último siglo) con las tres generaciones consecutivas de Pagés, los recortes en la programación ferial, la eliminación de festejos en fechas festivas significativas de la ciudad, la necesaria adaptación de los tendidos maestrantes a una necesaria movilidad de los aficionados, la nula comunicación con el afcionado, la ausencia de autocrítica, el anacronismo en muchas de sus formas, el impulso vital, moderno y necesario a los nuevos tiempos y la gente joven,…

     La Maestranza, como es habitual, guarda siempre hermetismo y silencio. Desde algunos estamentos se acusa a los maestrantes de ser uno de los motivos principales del alto precio de la localidades, al mantener un porcentaje muy elevado como cobro de alquiler del negocio sobre las ventas de cada festejo. Los empresarios tienen que aumentar el precio de las entradas no sólo para pagar a los intervinientes y que les quede un margen de beneficio empresarial, sino para pagar la parte correspondiente a los maestrantes. Otra cosa es que los maestrantes, con ese importe, lo reviertan en mejoras de la plaza, su conservación o enriquecimiento de sus contenidos museísticos o bibliotecarios, así como una ingente cantidad de obras asistenciales y protectoras sociales o culturales. Pero al que se ‘retrata’ en taquilla lo único que le vale es el alto precio de las entradas que se sufre en Sevilla, posiblemente la plaza más cara de toda España.

     Pero al margen de estas cuestiones objetos de críticas a los maestrantes, la pasada Feria de Abril ha servido como escaparate público para calibrar su grado de afición taurina. Disponen de un palco para albergar a unos 70 maestrantes; nos referimos sólo a la parte de los caballeros maestrantes, porque en sus arcaicas formas, aún mantienen vigente la regla de no poder mezclar hombres y mujeres, y la mitad del palco está reservado para niños y mujeres, y la otra mitad sólo para los hombres, sin poder mezclarse. Es decir, que los matrimonios maestrantes han de ver los toros separados en el palco. Que se sepa, no pagan entradas para acceder a ese palco particular y exclusivo; y, además, este año los festejos no eran televisados. Es decir, que si no tienen coste para ellos, y si no se va a la plaza (gratis) no hay forma de ver los festejos, parece obvia la deduciión de que estaría lleno a diario.

     SEVILLA TAURINA ha realizado un seguimiento festejo a festejo del palco maestrante y sólo en cuatro ocasiones (la encerrona de Manzanares, el lunes y viernes de farolillos y la de Miura que iba a torear El Juli) se ha logrado llenar el palco de caballeros; ni tan siquiera cuando hay rejones, a pesar de ser Real Maestranza ‘de Caballería’. El resto de días ha presentado muy pocos asistentes; en muchas ocasiones ni una decena de personas. Y en las novilladas de los domingos tras la Feria casi se pueden contra los maestrantes con los dedos de una mano. Por tanto, la pregunta está más que nunca en la calle: ¿son realmente aficionados los maestrantes?


LA AFICIÓN DE LOS MAESTRANTES

Miércoles de preferia, 10 de abril.

Jueves de preferia, 11 de abril.

Viernes de preferia, 12 de abril.

Sábado de preferia, 13 de abril.

Domingo de preferia, 14 de abril.

Lunes de farolillos, 15 de abril.

Martes de farolillos, 16 de abril.

Jueves de farolillos, 18 de abril.

Viernes de farolillos, 19 de abril.

Sábado de farolillos, 20 de abril.

Domingo de farolillos, 21 de abril.

Novillada de abono, 28 de abril.

 

 

Dejar respuesta

uno × tres =