REAL MAESTRANZA - 9ª Feria de Abril

Esto no es normal

0
1263
Pase cambiado por la espalda muy ajustado del malagueño Jiménez Fortes. (FOTYO: lopezmatito.com)
Pase cambiado por la espalda muy ajustado del malagueño Jiménez Fortes. (FOTYO: lopezmatito.com)

Jiménez Fortes ha recibido la única ovación de la tarde. El Cid ha sido silenciado y Perera sólo escuchó palmas tras la muerte de su primero. Un toro de Daniel Ruiz y dos de Parladé, de interesante juego, que completaban la corrida no han sido aprovechados por los espadas. Sólo tres cuartos de plaza un jueves de farolillos.

LA FICHA

TOROS: Se han lidiado cuatro toros de Daniel Ruiz -primero, segundo, tercero y quinto- bien presentados, nobles y de variado juego; destacó el primero por la calidad de sus embestidas. Dos toros de Parladé -cuarto y sexto-, aceptables de presentación y de buen juego.

ESPADAS: -Manuel Jesús ‘El Cid’, de azul y oro, silencio y silencio.

-Miguel Ángel Perera, de azul y oro, palmas y silencio tras dos avisos.
-Jiménez Fortes, de caña y oro, silencio y ovación tras aviso.

CUADRILLAS: Saludó José Manuel Fernández ‘Alcalareño’ tras dos buenos pares de banderillas al cuarto.
   
INCIDENCIAS: Tres cuartos de plaza.

 

CLICK PARA IR A LAS IMÁGENES
GALERÍA GRÁFICA
lopezmatito.com
OTRAS IMÁGENES
Javier Martínez
LOS TOROS, UNO A UNO
Javier Martínez
PUERTA DEL PRÍNCIPE
Javier Martínez
VIDEO DE LA CORRIDA
 

CLICK PARA DEJAR SU OPINIÓN

 

Pase cambiado por la espalda muy ajustado del malagueño Jiménez Fortes. (FOTYO: lopezmatito.com)

 

CLICK PARA IR A LAS ARTÍCULOS
AL NATURAL
12 maestrantes (uno en el baño)

Francisco Mateos
DIEZ GANANDO UN PASO
Cuestión de suerte

Javier García Baquero
LA CORRIDA, AL COMPÁS
Novena, no sinfónica

Fernando Naranjo
LA VOZ DEL ABONADO
Desvergüenza total

Union Taurina de Abonados de Sevilla

 


Manuel Viera.-

     A veces, con la poca capacidad para el asombro propia de este tiempo, ¿se ve como normal un hecho tan insólito cómo que El Cid apenas torea con el capote?, antaño prólogo obligado de su extraordinario toreo. ¿Será, quizá, porque la elegancia de la capa no es para él valor en alza? Y es que el capote del sevillano, virtuoso, claro y transparente, supo a poco, como si estuviera frenado, como si quisiera poner límites al exceso emocional de tardes pasadas. Así que su notable verónica, en el buen primer toro de la tarde, se quedó sin acabar. No es normal.

     ¿Y por qué El Cid, en una actitud generosa y que le honra, luce al toro en la muleta, no engaña a nadie, y por el contrario se engaña él justificando lo que no tiene justificación? Manuel no ha estado bien con el buen toro de Daniel Ruiz. Ni con el cuarto de Parladé, noble y con empuje en la muleta. Lo que manda su mente no le llega a las piernas. La desconfianza se palpa en el esfuerzo ¿Y el natural? ¿Dónde están aquellos que conformaban su obra en la que el temple, la profundidad y la ligazón se mostraban sin reservas? ¿Dónde quedan aquellos trazos que derivaban en emoción? Me entristece el deambular en la duda del gran torero de Salteras. Me entristece que sus faenas no calen en la gente. Que no emocionen. Que revelen incoherencia mientras se planea conceptos para la galería.

     Lo hecho a su primero no fue uniforme ni con la derecha ni con la izquierda. Desde luego hubo pocos momentos interesantes y demasiadas dudas. Con una estocada caída mando al toro al desolladero. El Cid fue también autor de un par de naturales, que se aproximaron a su expresión y estilo, trazados al cuarto toro de Parladé, y ahí quedaron, incompletos, sin eco. Faenas, ambas, extrañas que terminaron por absorber su propio concepto, su dominio del temple y, sobre todo, restando a su toreo la profundidad y la fuerza expresiva que siempre tuvo. Y esto, no es normal.

     La tarde ha dado poco cuando se esperaba mucho. Nobleza y calidad de embestidas en un toro de Daniel Ruiz. Clase también en sus acometidas los dos toros de Parladé. Los tres restantes del ganadero manchego, mansos y rajados a mitad de faenas.


¿Y por qué El Cid, en una actitud generosa y que le honra, luce al toro en la muleta, no engaña a nadie, y por el contrario se engaña él justificando lo que no tiene justificación? Manuel no ha estado bien con el buen toro de Daniel Ruiz. Ni con el cuarto de Parladé, noble y con empuje en la muleta. Lo que manda su mente no le llega a las piernas


     Dos de estos últimos le tocó lidiar a Perera. El segundo, de buena condición en los inicios de faena, huyó del engaño a mitad de la lidia. El extremeño, pese a sus indiscutibles ganas, y tras unos entonados lances a pie juntos, dibujó el pase diestro con tendencia hacia fuera sin demasiado eco. Tampoco la izquierda marcó el camino del natural. Medios pases para alagar en lo posible la rajada embestida y poco más. Tras dejar la espada desprendida escuchó algunas palmas. Con el quinto todo fue rápido hasta el final. Toreo demasiado lineal, mano baja, atisbo de temple, y el toro que dice no querer más. Los aceros, en esta ocasión, no funcionaron y el mitin se alargó hasta segundos antes de que sonara un tercer aviso. Mala Feria para el torero de Badajoz.

     A Jiménez Fortes no se le puede negar ni un ápice de valor. Se pasa los toros ajustadísimos a su anatomía, pero le falta definición. Luce un toreo de estilo premeditadamente concebido que proporciona mucho deleite pero escasa emoción. Mostró gaoneras, chicuelinas y lances a pie juntos en los quites, y se fue decidido en el último toro a portagayola. Con el manso tercero demostró ganas y poco más. Sin embargo, al buen sexto le construyó una faena a derecha e izquierda en la que no toda tuvo el mismo interés, pero sí hubo momentos en los que dio cuenta de un toreo de convincentes razones. Trasteo intermitente en el que acusó un problema que debe corregir: sus constantes desarmes. Perdió el capote, y hasta tres veces la muleta en la lidia de sus toros. No sin esfuerzo agotó todas las posibilidades de triunfo exhibiendo su reconocido valor en las bernardinas finales. A ambos lo finiquitó de estocada.


AL NATURAL

12 maestrantes (uno en el baño)

Francisco Mateos.-

     De verdad que eran 12. Sí, te lo juro que eran 12. Palabra. Ni uno más, sólo 12. Una docena vaya. Lo que pasa es que la foto se habrá hecho cuando alguno de ellos habrá ido al baño, que todos tenemos que ir a hacer un pis de vez en cuando, y también los maestrantes. Pues eso, 12 maestrantes. Sólo 12 en su palco. Y un jueves de farolillos, con El Cid, Perera y Jiménez Fortes en el cartel. Y 12 maestrantes significa menos de un cuarto de plaza, en proporción. Ahí tienen la foto del palco de los señores maestrantes, para que vean que no me invento nada. Y lo malo es que no es sólo hoy, sino que salvo el día de los seis toros de Manzanares, toda la Feria sin llenar ni medio palco de maestrantes.

Los 11 maestrantes (más uno que estará haciendo pis en el baño) que han asistido hoy, jueves de farolillos, a su propia plaza. No llenan ni un cuarto del palco maestrante. (FOTO: Javier Martínez)

     Sólo me quedan dos explicaciones:

  1. Una, que no sean aficionados de verdad, porque alguno habrá que ande ‘tieso’, pero creo que pagar en los toros, no pagan, que para eso son los dueños. Sólo por imagen debería hacer algo la Junta de Gobierno. No sé, ‘pasar lista’ como los escolares en clases.

  2. Y segunda posible argumentación: que los carteles de los empresarios Eduardo Canorea y Ramón Valencia no les satisfagan y, al igual que sucede con la caída en picado de abonados, también ellos estén huyendo. Esta opción sería peor, porque cabe recordar que son ellos los dueños y quienes mantienen a esta empresa desde la epoca de Matusalén. Y como es obligatorio ser católico para ser maestrantes, pues aplicar aquello de: «amar al prójimo como a tí mismo»; o dicho de otra forma: no quieras para los demás lo que no quieres para tí.

DIEZ GANANDO UN PASO

Cuestión de suerte

Javier García Baquero (Ambitotoros).-

  1. El que la tiene, la tiene, y a quien Dios se la dé, que San Pedro se la bendiga, que dijo el loco Quijano. De la suerte hablamos. Lo de El Cid con los sorteos ya no es cuestión de suerte; es lo siguiente. Los dos toros más potables del encierro los enlota siempre, y por defecto, el de Salteras.
  2. Luego, a lo mejor la suerte tiene vericuetos y renglones torcidos,… si al bueno de Manuel Jesús le corresponde el lote de Perera hubiera podido salir con mejor son de la tarde.
  3. Es tan grande y tan buen hombre El Cid que no se tapa ni tapa al toro. A ambos toros: el de Daniel Ruiz que abrió plaza y al de Parladé que hacía de cuarto. Los lució, pero luego no supo cuajarlos.
  4. Lo de Perera es la otra cara de la moneda. No sólo no le ha servido ni un pitón de los ocho lidiados, es que no le han consentido ni siquiera el arrimón o el arriesgar más de la cuenta. Es que además ha tenido mala suerte con la espada y la peor del mundo con el descabello.
  5. Ha tenido suerte Perera con el presidente que ha sabido contemporizar con los avisos. No se merece este torero un toro al corral. También ha sabido el señor del palco mirar para otro lado para cambiar el tercio de banderillas; hasta el mismo Carretero, uno de los más grandes, se las vio y se las deseó para dejar los palos arriba. Alcalareño los puso cojeando, y se desmonteró.
  6. Para suerte la que tuvieron todos los habitantes del callejón y aledaños cuando en el quinto de la tarde salió volando el descabello, rebotó en tablas interiores y volvió a la plaza como un misil y sin dañar a nadie.
  7. Dicen que el amarillo es el color de la mala suerte desde que Moliere (aquel con nombre de torero, Juan Bautista, Poquelín) muriese con ese color en el escenario. ¿El vestido de torear de Fortes era caña? Pues casi que no. ¿Canela? Pues mire usted, tampoco. No era muy lejano al amarillo, digo yo. El sastre tendrá algún nombre pintoresco, seguro, más fino y menos expresivo que una vecina de localidad que me decía que era ‘caca de pollo’; no lo veo: caca de pollo y azabache.
  8. Llegamos corriendo al Hotel Adriano a redactar muestra crónica y nos topamos con una mesa de diez personas leyendo y esgrimiendo en voz alta nuestro ‘toro a toro’ de Burladero. La suerte fue que estaban de acuerdo con lo expuesto. Lo contrario hubiera sido desagradable. El género humano no está genéticamente hecho para la crítica.
  9. Mala suerte la de Jiménez Fortes: tenía en el esportón una oreja del ‘parladé’ guapo que cerraba el festejo. Se tiró a matarlo de verdad y la espada cayó contraria, tendida y sin muerte; todo quedó en una ovación.
  10. De toda la vida en esta tierra de María Santísima la suerte ha sido la ‘potra’. El asesor veterinario que hoy ejercía en la Maestranza se llama Miguel Criado. ¿Les suena? Eso es… el hijo de ‘El Potra’. El almonteño es considerado uno de los mejores ‘veedores’ de todos los tiempos.


LA VOZ DEL ABONADO

Desvergüenza total

Unión Taurina de Abonados de Sevilla.-

     Cuesta ser reiterativo, pero ante este tamaño de desvergüenza que se ha convertido nuestra Fiesta en Sevilla no queda más remedio que insistir y nunca nos cansaremos de denunciar una y otra vez que los verdaderos culpables del decaimiento de la Tauromaquia son los taurinos que viven y comen del negocio.

     Estamos ya en los últimos compases de la Feria taurina de abril 2013 y hasta el momento lo único destacable es el poderío del Juli y el arte de Morante. La programación ganadera se carga el espectáculo y si a ello añadimos los tejemanejes de los taurinos donde se anuncian ciertos toreros, nos encontramos de nuevo con baile de corrales y que la corrida de Daniel Ruíz no pueda lidiarse completa al ser rechazados cuatro toros. Pero es que los que salieron, incluidos dos de Parladé, aparte de ser terciados en su trapío, fueron tan descastados que el bostezo y el aburrimiento era la tónica general del festejo.

     Punto y aparte fue la suerte de varas, y aquí si entramos en el apartado de la desvergüenza total. Ya no podemos hablar de varas simuladas, porque ni a eso alcanza el encuentro de toro y caballo, hay que hablar de ausencia total de castigo al toro en el caballo, pues la puya no toca el cuerpo del animal. Mientras nadie proteste este timo consentido, cualquier día de estos los picadores ni saldrán al ruedo.

     En esta tarde se puede resaltar la abundancia de muletazos y lances variados con el capote, todo ello en el capitulo que llamamos los aficionados ‘pegapases’. Consiste en pisar terrenos acomodados, pasarse el toro sin apreturas, sin cargar la suerte, nulo temple, medio mando, pases mal rematados y enganches por doquier. Así las cosas se llega al aburrimiento total y la Fiesta se torna monótona y rutinaria, y luego que a nadie extrañe la pobre entrada en un jueves de Feria de abril.

     El Cid parece que por mucho que se esfuerce se ha amortizado en Sevilla, que es su tierra. Sorteó los toros más potables del encierro. Enjaretó muchos pases, pero sin conectar con los tendidos, y si ya no llega ni a eso con toros de embestidas aborregadas, es mejor que se piense cuál será su futuro, pues no lo tiene nada claro. Perera parece que insiste en anunciarse con este tipo descastado de toro. Si ahora que puede tener más experiencia y estar más rodado se acomoda con el toro bobo, tendrá la indiferencia del público, como hoy en Sevilla, donde llegó a la desesperación de casi no poder matar a su segundo toro y la campana le salvó de los tres avisos. Jiménez Fortes en el tercero fue desarmado. Su escasa faena fue desangelada y aburrida. En el sexto se vio lo menos malo de la tarde y Fortes, al menos con tres tandas de derechazos, despertó de su letargo a los músicos, que estaban por la labor de ayudar a levantar la tarde, pero esta vez no fue posible, porque toro y torero se apagaron pronto.


LA CORRIDA, AL COMPÁS

Novena, no sinfónica

Fernando Naranjo.-

Quizás el sol de arrebato
ocultó la sinfonía…
Hoy la ‘novena’ pendía.
Corcheas en garabatos
escaparon algún rato,
pero no se conjuntaban,
venían y se marchaban
del pentagrama inacorde.
Fue corrida tan salobre
que otra tarde destrozaban.

Miró el Cid Campeador
hacia el tendido, ¡qué pena!
Buscó ansioso a su Jimena
pidiendo apoyo y calor.
Él la buscó, más no encontró.
No obtuvo para su danza
muestras de confianza.
Sevilla muy escaldada
anda confusa y airada
con su Real Maestranza.

Tampoco pudo Perera
sobrevolar ese tedio,
no soportaron su asedio
sus dos toros tal quimera
que como arcángel les diera.
Fue tan sólo una ovación
y en el quinto un sofocón.
Para no perder su silla
para volver a Sevilla
rezará en esta ocasión.

 

Hasta aquel malagueñito
con lo firme y bien plantado,
lo bien que hubiera quedado
si el sexto con un poquito
permite… Va al infinito.
El tendido no se opuso
pero el toro no repuso
y aquí acabó la función.
Se llevó una gran ovación
por la labor que aquí expuso.

El primero fue ‘Lechón’
y el cuarto el tal ‘Elefante’;
este fue un lote garante
pero escondió la emoción
y no concedo al Cid perdón.
Fue segundo ‘Mensajero’;
de éste dice mi tintero
un mensajero del mal.
Con éste ¿cómo triunfar
un extremeño sincero?

El quinto fue ‘Golondrino’;
ni a la guerra con Mambrú
vaya un quinto, fuera un ful.
Volvió a oponerse el destino,
el tercero no sé a que vino
y se llamó ‘Limonero’,
peligroso ‘pal’ torero.
Y aunque saltó ‘Falador’,
¡qué tarde de cruz, señor!
¡Lo confirma mi tintero!


GALERÍA GRÁFICA (lopezmatito.com)

El Cid.

El Cid.

El Cid.

El Cid.

El Cid.

El Cid.

Miguel Ángel Perera.

Miguel Ángel Perera.

Miguel Ángel Perera.

Miguel Ángel Perera.

Miguel Ángel Perera.

Jiménez Fortes.

Jiménez Fortes.

Jiménez Fortes.

Jiménez Fortes.

Jiménez Fortes.

Jiménez Fortes.

Jiménez Fortes.

Jiménez Fortes.


OTRAS IMÁGENES (Javier Martínez)

Aires flamencos. Mantillas en la balconada. Paraguas contra el calor.
¡Qué buena Feria está echando el asesor del delegado de la Junta! ¡A disfrutar gratis! El intenso calor sobre Sevilla estos días, rozando los 40º, provoca alguna asistencia. Con lo abusivo de los precios de las bebidas, ¿no queda para neveras más decorosas?
El banderillero Juan José Trujillo. Emilio Muñoz y Manuel Luque. El Cid sale de la plaza.


LOS TOROS, UNO A UNO (Javier Martínez)

El primero, de Daniel Ruiz. El segundo, de Daniel Ruiz. El tercero, de Daniel Ruiz.
El cuarto, de Parladé. El quinto, de Daniel Ruiz. El sexto, de Parladé.

 

PUERTA DEL PRÍNCIPE (Javier Martínez)

El empresario taurino sevillano Pepe Cutiño.

El Juli, que torea mañana viernes y el domingo.

El torero Roberto Domínguez, actual apoderado de El Juli.
El sevillano Manuel Escribano. El mexicano Diego Silveti. El ganadero Ricardo Gallardo.
El periodista taurino valenciano José Luis Benlloch.


NOTICIAS RELACIONADAS


Dejar respuesta

dieciocho + 5 =