REAL MAESTRANZA - 13ª Feria de Abril

Dos naturales, no más

0
1513

Alejandro Talavante ha cortado la oreja del tercero de la tarde tras una faena de momentos al natural cargados de intensidad. El Cid y Sebastián Castella fueron silenciados. El encierro de Jandilla, de demostrada nobleza y calidad de embestidas, se paró sin remisión a mitad de faenas. 

LA FICHA

TOROS: Se han lidiado toros de Jandilla, desiguales de presencia, muy nobles, de demostrada calidad en sus embestidas, aunque flojos y sin fondo. Destacó el tercero. El peor, el quinto.

ESPADAS: -Manuel Jesús ‘El Cid’ (de grana y oro), silencio y silencio.

-Sebastián Castella (de nazareno y oro), silencio y silencio.
Alejandro Talavante (de nazareno y oro), una oreja y silencio.
 
CUADRILLAS: Saludaron en banderillas Javier Ambel tras parear al segundo, y Alcalareño y David Saugar ‘Pirri’ tras hacerlo con el cuarto.
 
INCIDENCIAS: Plaza llena.

 

CLICK PARA DEJAR SU OPINIÓN

 

CLICK PARA IR A LAS IMÁGENES
GALERÍA GRÁFICA
lopezmatito.com
GALERÍA GRÁFICA
Paco Díaz
OTRAS IMÁGENES
Javier Martínez
PUERTA DEL PRÍNCIPE
Javier Martínez
VIDEO DE LA CORRIDA

Talavante, en la vuelta tras cortar la oreja. (FOTO: Arjona/Pagés) 

CLICK PARA IR A LAS ARTÍCULOS
AL NATURAL
El perdón del Rey

Francisco Mateos
PATIO DE ARRASTRE
Tan idénticas, tan distintas
Sixto Naranjo
AMBITOTOROS
Diez ganando un paso
Javier García Baquero
LA CORRIDA, AL COMPÁS
De la impávida figura…

Fernando Naranjo


Alejandro Talavante volvió a ofrecer una nueva muestra de su talento para hacer de dos naturales la explicación del toreo.Fueron momentos cargados de intensidad


Manuel Viera.-

     Personalidad, no hay duda, claridad, precisión, limpieza y distinción que obliga a la inmediata emoción. Así se mostró Alejandro Talavante en una nueva muestra de su talento para hacer de dos naturales la explicación del toreo y, también, de su capacidad para encandilar con la más simple combinación de un par de pases zurdos. No hay artificios en las formas del extremeño, sí calidad suficiente como para poner los puntos sobre las íes del toreo que quiere mostrar. Fueron momentos cargados de intensidad. Este tío en sus comienzos causó sensación. Hoy la vuelve a causar.

     Fue el elemento clave de la faena al tercero de Jandilla, un toro muy noble, como todos, con una extraordinaria calidad en sus embestidas por ambos pitones, como (casi) todos, y con una pizca menos de esa preocupante flojedad y escaso fondo que mostraron todos. Una faena que fue pura arquitectura. Las series diestras de inicio se sucedieron limpias y claras, con una exacta precisión en cada uno de los pases, perfectamente hilvanados y rematados, y un cambio de mano que fue todo un derroche de belleza. Y llegó el natural, despacioso, eterno, ejecutado con verdadero talante expresivo, extraordinario temple y una autenticidad apabullante. Fueron sólo dos, pero magníficos, ejecutados con una técnica impecable y una limpieza en el trazo que los hizo puro y bellísimos. Irreprochable versión de toreo zurdo. ¡Qué izquierda! Dos naturales, no más, y los detalles inspirados e improvisados del epílogo en una faena medida, de sólo momentos. Porque el mejor ‘jandilla’ perdió fuelle y se paró también. Lo fulminó con la estocada y la oreja que le dieron no tuvo discusión.    


Toros de una exquisita nobleza, de inmensa calidad en sus escasas embestidas… que se dejaron de picar para su aguante en el ruedo. Pero se agotaron. Se apagaron


No ha sido la Feria de Sebastián Castella. Ni mucho menos. Los intentos por gustar se pierden en anodinos pases que no calan en los tendidos.


 

     Y poco más en esta otra tarde triste de toros inflados en kilos de última hora para dar la báscula y el ‘remate’. Toros de una exquisita nobleza, de inmensa calidad en sus escasas embestidas… que se dejaron de picar para su aguante en el ruedo de la plaza. Pero se agotaron. Se apagaron. Se les terminó la vida sin que su presumible casta venciese su agonía.

     Estas mismas características lucía el primero, al que El Cid lo toreó despacio con la derecha. Aguantó una segunda serie y no hubo forma, después, de hacerlo pasar al natural. Al cuarto, con las mismas virtudes y defectos, le bajó la mano en interesante -por despaciosa y sentida- serie diestra. Le obligó y se paró. Hasta tal punto que no le admitió ni un solo natural. Al primero lo mató de estocada precedida de pinchazo, y al segundo, de espadazo que lo tumbó.

     La historia se repite con Sebastián Castella con el segundo. Nobleza y calidad extraordinaria, pero sin aguante a mitad de faena. No ha sido la Feria del torero francés. Ni mucho menos. Los intentos por gustar se pierden en anodinos pases que no calan en los tendidos. Le cuesta un mundo templar. Y lo que hace, bien a secas, no gusta a una gente que, hoy, le volvió a protestar un arrimón sin sentido. El peor de la tarde le tocó a él. Ya es mal ‘bajío’. El quinto no tuvo un pase. Manso, flojo y a la defensiva se mostró ante los engaños. Y, ya digo, acortar las distancias y dejarse tocar los muslos por las puntas de un animal moribundo no gusta en Sevilla. Silenciaron lo que hizo tras liquidar a su primero de una estocada precedida de pinchazo; y una casi entera, que necesitó de un golpe de descabello, le recetó al quinto.    

 


AL NATURAL

El perdón del Rey

     Han pasado ya unos días desde que el Rey Juan Carlos, desde la humildad de una sala de un hospital, en muletas, y agachando la cabeza, pedía perdón a los españoles por una metedura de pata, la famosa cacería de elefantes. Metedura de pata porque no es el momento más idóneo para semejantes derroches de quien tiene que ser ejemplo para los demás. Estuvo magnífico, todo un ejemplo. Un Rey pidiendo perdón a todos nosotros. Un momento histórico y que vuelve a poner en valor la lealtad y entrega sin resquicios de Juan Carlos a los españoles y a la Institución monárquica que representa.

     Ejemplo para todos, incluyendo a los políticos. ¿Se imaginan ustedes a la polémica Carmen Tovar pidiendo disculpas por los abusos cometidos estos años, y por el olvido al que ha sometido a los toros en su tiempo de gestión ahora que está a punto de concluir? ¿A que no se lo imaginan? Por eso digo que el perdón del Rey cobra muchísima más importancia. O lo que ha ocurrido hoy, con la flojísima corrida de Jandilla. Fue criticada la contratación del hierro, y se dijo por activa y pasiva que tres tardes de Castella ni estaban justificadas, ni era torero que, en principio, fuera de tres tardes en Sevilla. Alguien debería salir a pedir perdón. ¿Se imaginan a Canorea?: «Comparezco ante los aficionados porque realmente me confundí; estaba equivocado y llevabais razón vosotros. Ni Jandilla estaba en su mejor momento, ni a Castella lo debí contratar para tres tardes. No volverá a ocurrir». ¿Se imaginan al propio torero francés de brindis de desaires a Sevilla?: «Quiero decir a la afición de Sevilla que me he equivocado, con faenas laguísimas sin necesidad, arrimones a destiempos, y enganchones múltiples. Es cierto que no estaba justificado que hiciera tres paseíllos en Feria de Abril y pido perdón».

 


 

PATIO DE ARRASTRE

Tan idénticas, tan distintas

Sixto Naranjo.-

     Jandilla, la casa madre. Fuente Ymbro, el gajo que se desmembra. Tan idénticas en origen y tan distintas en comportamiento. Resulta complicado comprender cómo una ganadería que vende sus productos acabe empeorando el material que sí saben afinar sus compradores. Sin embargo, todo se basa en la selección y el anteponer la casta a la borreguez.

     Las corridas de Jandilla y Fuente Ymbro se han lidiado ya este año en Valencia y Sevilla. Y en ambas, la sucursal ha mejorado a la central. Ricardo Gallardo ha sabido imprimir a sus toros la raza necesaria para que la nobleza que desarrollan llegue a los tendidos y la emoción se viva en el ruedo. Borja Domecq, por su parte, ha antepuesto la nobleza a la casta. Y eso se paga. La corrida lidiada este miércoles de farolillos en la Maestranza ha desesperado por esa falta de chispa y viveza necesaria para que el toro bravo parezca justo eso: un toro bravo y no un animal cuasi domesticado.


 

AMBITOTOROS

Diez ganando un paso

Javier García Baquero.-

  1. Corrida sin fondo de Borja Domecq. Un diez para el ganadero por la presentación. Trapío y clase en casi todos, pero desfondados a la tercera serie. El tercero no se picó y el quinto salió en Jandilla bruto. Cinco silencios y una oreja.
  2. Castella y la afición de Sevilla no se entienden: si me pongo, que te quites; si te quitas, que te pongas. La culpa es de quien lo ha puesto tres tardes. La lógica sólo tiene un camino.
  3. El Cid y una anodina Feria para el de Salteras. Sevilla le respeta, se lo ha ganado en tardes de gloria. ¿Echará de menos matar los ‘victorinos’?
  4. Muy mala educación de Sevilla que sale espitolada antes de que el sexto hubiera caído. La Feria y la pelota pueden al toro.
  5. Talavante está en plena forma: frescura, apuesta, espada y actitud. Maneras de figura.
  6. Hoy sí había guapezas en los tendidos, pipas a tutiplén, petardos en la música, viento que molestaba, ‘guasas’ en los tendidos, peleas por el sitio, «hace frío para ser Abril». ¿El segundo era castaño o colorao? A ver el Madrid qué hace… Saben por qué… claro.
  7. Javier Ambel, Alcarareño. Boni, Pirri, Valentín Luján,… buen nivel hoy de las cuadrillas.
  8. Alguien tendría que decirle a alguien que en Sevilla se pueden cortar orejas con cuatro series de toreo fundamental, No se entiende la manía de marear la perdiz en probaturas cuando se va la falta de casta del burel.
  9. Miércoles de farolillos, casi lleno; no está mal para lo que es la media de esta Feria. Tampoco mucha gente en el ferial. Malos tiempos.
  10. Esto se nos va: 14 festejos por detrás, 5 por delante. La Feria pesó a Castella, empieza a pesar al Cid, la superó con bien Alejandro Talavante… Mañana expectación máxima: Cuvillo y Manzanares son una collera que trae recuerdos recientes de emociones necesarias. Mañana contaremos.

 


 

LA CORRIDA, AL COMPÁS

De la impávida figura…

Fernando Naranjo.- 

¿Que hacéis con esa semilla
que os legaron los mayores?
Nos levantáis malhumores
con vuestros flojos ‘jandillas’;
martirizáis a Sevilla
y a todo aquel buen cristiano,
aficionado espartano,
que asista sin gorroneo.
Ya está bien de chalaneo.
Decid… ¿Quién es el villano?

Cuánto sufre el Baratillo
enajenado su ambiente.
No quiere ‘diegos corrientes’
en un malsano corrillo.
¡Impón tu orden, Giraldillo!
No permitas un fracaso;
da amuletos por si acaso
y vigila las corridas,
no sean tan escogidas
para un resultado escaso.

Hoy volvieron, como ayer,
a poner cara la plata.
Estos toreros delatan
su majestad y poder.
En su puchero cocer
tarea tan exquisita;
y en sus suertes infinitas,
la pureza y el decoro.
Son barítonos a coro
en sus arias bien descritas.

 

 

 

 

Tampoco la Flor de Lis
de este gabacho elegante
acaba de ser fragante.
¿Acaso en noches del Ritz?
No acaba de arder París,
ni tampoco Fontainebleau,
ni esa línea Maginot,
ni de Monet su nenúfar;
habrá que prestar estufas
y otorgar así calor.

Ni tampoco el de Salteras
anduvo fino esta tarde;
quedó tan frío su alarde
que de ninguna manera
echara arder su caldera
ni enfundado en grana oros.
No musitó con sus toros
ni quiso cantar bajito,
¿si me quito o no me quito?
Tuvo afonía su Loro…

De su ‘impávida figura’,
el ‘angelote’ extremeño
volvió a llevarnos al sueño
de su verdad de locura.
Y su grandeza más pura
volvió a dar un recital
de cómo en su natural
se ha de detener el tiempo,
dando paso al sentimiento
geométrico esencial.

 


GALERÍA GRÁFICA (lopezmatito.com)

La terna de hoy. Sebastián Castella. Sebastián Castella.

Sebastián Castella.

Sebastián Castella.

Sebastián Castella.

Sebastián Castella. Sebastián Castella. El Cid.
El Cid. El Cid. El Cid.
El Cid. El Cid. El Cid.
El Cid. El Cid. El Cid.
El Cid. Alejandro Talavante. Alejandro Talavante.
Alejandro Talavante. Alejandro Talavante. Alejandro Talavante.
Alejandro Talavante. Alejandro Talavante. Alejandro Talavante.
Alejandro Talavante. Alejandro Talavante. José Manuel 'Alcalareño'.
  Javier Ambel.  

 


 

 

 

GALERÍA GRÁFICA (Paco Díaz)

Sebastián Castella. El Cid. El Cid.
El Cid. Alejandro Talavante.

Alejandro Talavante.

José Manuel 'Alcalareño'. José Manuel 'Alcalareño'. José Manuel 'Alcalareño'.
Sebastián Castella. Problemas en los accesos. Problemas en los accesos.
Mantillas españolas.

Paco Cano.

Un gallo para Talavante.
Turismo en la Maestranza. Donde fueres, haz lo que vieres... A ver cómo ha salido la foto...

El palco de maestrantes, casi vacío.


OTRAS IMÁGENES (Javier Martínez)

Plaza casi llena y otra vez el problema (y la vergüenza) de la falta de escaleras. Discusiones entre los que están ubicados y quieren ver, y los que quieren ubicarse para ver. Los que sí están cómodos son los escasos maestrantes que asisten a los festejos.
¡Dos iguales para hoy! Mantillas en el balcón. El gallo para Talavante.
¿Santa Claus? ¿Sandokán? Ya han llegado los del clavel...
Camisa atrevida. Chaqueta torera. Otro sin complejos.

 

PUERTA DEL PRÍNCIPE (Javier Martínez)

Alfonso Ordóñez Araujo.

Fermín Bohórquez.

Finito de Triana.

José Luis Marca. Ramón Sánchez Ybargüen. Pepe Cutiño y aficionados extremeños.

Nandi Masedo, responsable del Patronato de Tauromaquia de Badajoz.

La polémica y televisiva Aída Nízar, 'enredando' en la Maestranza.

 


NOTICIAS RELACIONADAS


Dejar respuesta

1 + 1 =