REAL MAESTRANZA - 11ª Feria de Abril

¿De qué va el toro?

0
1285

Sebastián Castella y Cayetano han saludo una ovación tras anodinas faenas en una interminable y aburrida tarde marcada por el mal juego de los mal presentados, descastados y flojos toros de Daniel Ruiz. Daniel Luque fue silenciado en su lote.

LA FICHA

TOROS: Se han lidiado toros Daniel Ruiz, mal presentados, descastados e inválidos. El primero fue devuelto y fue sustituido por uno de Parladé, noble y soso; y el tercero por uno de Montealto, manso y complicado..

ESPADAS: -Sebastián Castella (de grana y oro), silencio y saludos.

-Cayetano (de azul y oro), saludos y silencio tras aviso.
-Daniel Luque (de azul marino y oro), silencio y silencio.
 
CUADRILLAS: Saludó tras banderillear al segundo José Antonio Carretero.
 
INCIDENCIAS: Tres cuartos de plaza.

 

CLICK PARA DEJAR SU OPINIÓN

 

CLICK PARA IR A LAS IMÁGENES
GALERÍA GRÁFICA
lopezmatito.com
GALERÍA GRÁFICA
Paco Díaz
OTRAS IMÁGENES
Javier Martínez
PUERTA DEL PRÍNCIPE
Javier Martínez
VIDEO DE LA CORRIDA

Sebastián Castella, saludando tras su faena. (FOTO: lopezmatito.com)

CLICK PARA IR A LAS ARTÍCULOS
AL NATURAL
Mal élevé

Francisco Mateos
PATIO DE ARRASTRE
Sevilla toca fondo
Sixto Naranjo
AMBITOTOROS
Tarde de cine
Javier García Baquero
LA CORRIDA, AL COMPÁS
¡Enciendan el ‘alumbrao’!

Fernando Naranjo

 

Manuel Viera.-

     La bravura tiene que suplir el desánimo. Y no la hay. Se ha difuminado en una nobleza sin fondo que perjudica a quienes la siguen exigiendo. En los campos ganaderos se agolpan los toros. Sobran. Existe un consenso generalizado de quienes los crían valorando que la crisis se ha cebado con especial virulencia contra ellos. Puede ser. Pero el conflicto es otro además de la realidad económica por la que pasa este país. Se ha perdido la casta. El toro sigue perdiendo fuelle tarde tras tarde. La bravura parece desintegrada, desaparecida de un animal fiero convertido en sombra de su pasado.

     Desconcertante situación con la que el campo bravo desanda el camino para llegar al desencanto de una gente superada por los acontecimientos. Hoy se palpaba en la plaza el ambiente enrarecido, a la contra, mientras salían al ruedo toros tullidos, impresentables para una plaza y un ciclo catalogado, siempre, como el segundo más importante del mundo. Toros que han hecho desaparecer la suerte de varas, convertida en un trámite reglamentario salvado, a veces, por la puesta en escena de su ejecución. Entonces ¿de qué va esto?

     No hay duda, el toreo busca la inspiración en la empalagosa nobleza, ingrediente, que, lejos de permitir el auténtico triunfo, lo amordaza en una simple colección de pases desapasionados que evidencian que la emoción puede acabar sesteando en los laureles de esporádicas tardes de triunfos. Tan pocas, que cuando llegan se subliman.

     En realidad la tarde no ha tenido historia. Otra más de plúmbeo aburrimiento e impotencia. Porque además el que decía antes las cosas claras con la muleta, provocando en los tendidos emociones incontenibles, y encima las repetía de forma contundente en cada tarde y en cada toro, hoy, esa manera de decirlas se ha convertido en superflua, sin apostar por aquella verdad convincente. Sebastián Castella no es el mismo. No se “enfada” con el toro, aunque sí lo hizo con el público que le protestó su brindis. Ocurrió con el cuarto, un toro flojo, como todos, y de nobles embestidas, con el que el torero de Beziers ofreció un interesante inicio de faena, hilvanó cuatro muletazos diestros, largos, ligeritos y bien rematados, con los que despistó al público más confiado. Fue lo mejor de un hacer que vino a menos pese a los tiempos muertos para recuperar embestidas. Después, no tardó en acomodarse a un trasteo de despegados naturales y algún que otro pase a derecha sin contenido. Se cayó el toro y cayó una faena de sólo voluntad por agradar. Con el noble y soso sobrero de Parladé, al devolverse por inválido el primero de Daniel Ruiz, no dijo nada. Con medias estocadas precedidas de pinchazo finiquitó a ambos toros.

     Resulta emotivo tener el privilegio de asistir a algo distinto. Detener ese instante de estar apareciendo, justo antes de suceder, cuando nada ha defraudado todavía. Antes que la esperanza se disipe, antes de que aquello tome protagonismo. Me sucedió con Cayetano cuando se hincó de rodillas delante de chiqueros para recibir al segundo con una larga cambiada, limpia y bien trazada, seguida con inmediatez de un toreo a la verónica que entusiasmó. Después, faena simplona, sin chispa, despegada, templada a veces, que no llegó a cotas mayores y realizada a un toro poco serio, noble y de escaso empuje. Con contundente estocada lo pasaportó.

     Al quinto, noble pero sin fondo, le dejó sin firmar con la espada una faena venida a menos, que inició con interesantes cambios de mano, que continuó con un toreo a derecha con su acostumbrado empaque, y que fue decreciendo con escaso argumento.

     Tampoco Daniel Luque pudo mostrar su valor y la sutileza de sus formas. Con el manso y complicado primero, sobrero de Montealto, no tuvo opciones. Sí demostró que sabe hacer bien las cosas con el noble flojo sexto, con el que alcanzó momentos interesantes en los inicios de faena con un toreo de mano baja, hondo y ligado. De forma desesperada lo intentó con la izquierda, pero se le paró el toro y comprobó de inmediato que los caminos del triunfo no estaban allí. Con media estocada lo mandó al desolladero y puso fin a la decepción.


AL NATURAL

Mal élevé

Francisco Mateos.-

     Sucedió en el cuarto. La corrida iba de tumbo en tumbo de los inválidos toros de Daniel Ruiz que la empresa ha tragado comprar bajo indicaciones de los toreros (o sus apoderados), se supone (porque si ha sido los que libremente ha escogido la empresa es para que se vayan ya, pero de inmediato). Los picadores salían a darse una vueltecita turística por el ruedo sevillano y saludaban a sus conocidos de las barreras… El cuarto era otro animal que debió regresar a corrales, pero como ya se habían echado dos toros para atrás, al titubeante presidente Fernández Figueroa le tembló el pulso y le entró el miedo escénico a quedarse sin sobreros, y lo mantuvo en el ruedo. No fue apenas picado. No se entiende por qué sí echó para atrás los anteriroes toros y este no. Eran igual de inválidos. ¿O es que no quiso ver que no se picaron?

     Y así estaba la cosa, con las protestas al toro hasta en banderillas, pidiendo los frustrados y ‘atracados’ aficionados su devolución, cuando al francés Sebastián Castella no se le ocurre otra cosa que brindar al público el toro. Varias cosas, señor Castella:

  1. Un toro impresentable de trapío, que rueda por el suelo, que no se pica… Eso no se brinda, como no sea a alguien al que le quiera hacer un notorio feo en público.

  2. En su primera tarde, hace dos días, fracasó.

  3. Precisamente Castella no es un torero especialmente comprendido o ‘querido’ en Sevilla. Su forma de ser -porque en el toreo importa todo- dista muy mucho de conectar con los aficionados sevillanos. No basta con vivir en Sevilla para ‘sevillanizarse’; lo siento.

  4. Que yo recuerde, sólo una, a lo sumo dos tardes, medio buenas en Sevilla. Sin embargo, recuerdo varias malas o muy malas…

  5. A pesar de ello, tres corridas en esta Feria de Abril por la gracia de Canorea y Valencia, sin que estuvieran justificadas taurinamente.

     Y con todos estos antecedentes, va usted, señor torero Castella, ¿y le brinda al público un toro inválido? ¿Pero nos ha tomado por unos cualquiera? Estaba de cajón que le iban a criticar el brindis, y así fue; más sonora la protesta en la parte del tendido ocho, donde hay excelentes aficionados, cabales, que pagan una entrada muy cara, carísima, señor Castella. Y cuyo único ‘pecado’ es que se ‘atreven’ a expresar sus sensaciones en esta Sevilla dolorosamente silente, pero siempre dentro del máximo respeto. Y va usted y se encara desde los medios con miradas poco toreras y lanza a esa zona un monterazo… Y después, al recoger la montera, de nuevo miraditas rencorosas hacia esa zona, cuando acababa de firmar una supuesta faena a un supuesto toro a base de pases despegados, aliviados, rematando para las afueras,…

     En España se dice «maleducado»; en Sevilla, «malage»; y en francés «mal élevé».

 

 

 

 

 

 

 


 

PATIO DE ARRASTRE

Sevilla toca fondo

Sixto Naranjo.-

     Un petardo en toda regla. El estreno de mi columna en SEVILLA TAURINA lamentablemente no puede hablar de nada positivo. Un apagón en pleno ‘Lunes del Alumbrao’. Ahí es nada el estropicio de Daniel Ruiz en un día tan señalado. Nada se puede defender con semejante corridita. Antes del comienzo del festejo me encontraba y saludaba en las inmediaciones del coso maestrante al filósofo francés Francis Wolff. ’50 razones para defender la corrida de toros’: así tituló su alegato a favor de la Fiesta. Pues con estos taurinos que sufrimos, creo que va a tener que buscar otras cincuenta porque lo de este lunes no se defiende con cualquier cosa.

     Corrida impropia de la Real Maestranza por falta de remate, casta y fuerza. Y de nuevo un torero apoderado por Curro Vázquez en el cartel… Si Morante se acarteló con la también escurrida y fea corrida de Garcigrande, Cayetano lo ha estado en la de Daniel Ruiz. ¿Casualidad o no? El público de Sevilla, o parte de él, por fin alzó la voz contra los abusos que cometen empresarios, apoderados y ganaderos un día sí… y otro también. Sevilla tocó fondo este lunes, esperemos que ahora llegue la remontada por el bien de la Fiesta..

 


 

AMBITOTOROS

Tarde de cine

Javier García Baquero.-

     Me dice mi hijo Manuel al verme salir hoy camino de la plaza: «papá ¿por qué no vamos al cine a ver ‘Caballo de batalla’?». Y tenía razón, claro; la tarde ha sido de las que hacen afición… al cine. Vamos a ver la cartelera:

  1. «Esta casa es una ruina»: Dos tercios de entrada en un ‘lunes de pescaíto’, una ruina para la empresa. Los toros muy justos de todo. Dos devueltos; otra ruina. Sevilla con un ‘Ocho’ ejerciendo de ‘Siete’; otra ruina. Pero no se engañen: esta tarde con Juli, Perera y Curro Díaz se cortan cinco orejas, sin problema.
  2. «Francés para principiantes»: Castella dio un curso, «no estar» se dice «non etre», chulo se dice «effronté». «¿Qué pinta tres tardes en Sevilla?» Se dice «qu´est que tu fait trois après-midi à Séville?»

  3. «Avatar»: El que estuvo hoy en Sevilla no fue Luque, sino su avatar, inédito con el capote, interviene en un quite y se raja cuando Cayetano mueve la cabeza disconforme. Mata mal. Este no es mi Luque, que me lo han cambiado por su avatar sin raza.
  4. «¿Que hace un chico como tu en un sitio como este?» Lo de Cayetano llama la atención: se le fue el toro más potable de la corrida y aún sorteó otro toro que traía una oreja de regalo. Nada, a pesar de la portagayola. Preocupante.
  5. «Casablanca»: Nuestra habitual sección dedicada la banda de música, hoy con el subtitulo «Tocanosla (la paciencia) otra vez, Tristán». ‘Pa’ matarlo: suena a destiempo, luego parada con frenazo… se está gustando este año.
  6. «Retorno al pasado»: La corrida me ha recordado la década de los 80. Toros por los suelos, bondad infinita, público santo, toreros por allí… que me quito, que me pongo…
  7. «Dos tontos muy tontos»: Se lo juro: son dos, con buenas voces; pero dos. Van de estrictos. Los tengo al lado, gritan, maullan, traen chistes malos preparados («me voy a matar elefantes») y hoy han llegado a pedir ¡banderillas de fuego!

  8. «Torrente, el brazo tonto de la ley»: La presidencia, con sus absurdos viajes al campo para traer esta novillada descastada («Cariño, he encogido a los toros»), las devoluciones de los toros… propias del cochino de Torrente.
  9. «Aterriza como puedas»: El segundo tenía muy buen son y pegó una costalada de impresión; ahí y con las manos de Cayetano «Manostijeras» (tirones, enredos de trastos…) se acabó de venir abajo.
  10. «Camino a la perdición»: Si Manzanares, Victorino o algún E.T. no lo remedían, este es el derrotero de la Feria 2012.

 


 

LA CORRIDA, AL COMPÁS

¡Enciendan el ‘alumbrao’!

Fernando Naranjo.- 

¿No comenzaba hoy la Feria?
Pues vámonos ‘pal’ Real…
Olvidemos el serial
de esta plaza poco seria.
Nos hunden en la miseria,
adúlteros seductores.
¿Qué les digo a mis mayores?
¿Cómo les hago yo un guiño
con la fe que desde niño
comulgué con mil amores?

Esto no está en los escritos;
hoy también somos burlados.
Con vilezas engañados,
en donde poner el grito
y denunciar al proscrito
emisor de esta ‘malaria’.
Aferrada, estacionaria
en nuestra brava cabaña,
arremetiendo con saña
vigorosa y pasionaria.

Que los ángeles custodios
vuelvan aún maestrantes,
y expulsen a los farsantes
que despiertan estos odios.
Acaben los episodios
de una fallida gestión.
Y resentida afición,
en la solapa romeros,
de gitanas con revuelos,
de su Sevilla pasión.

 

 

 

 

Y ese sol de sus abriles
lleven aroma y redobles
de sentidos pasodobles.
Y salten de los toriles
aquellos serios perfiles,
sortear la gracia y suerte
y jugar así a la muerte,
por tí, Real Maestranza.
Hechizado por tú danza
morir, sabiendo quererte.

Y olvidarme hoy del tedio…
Sea fácil este olvido,
pues mi orgullo malherido
buscará torero el medio.
La Virgen de los Remedios
me ha de asistir por errante,
protege a los caminantes
y a los toreros valientes
que cruzaron esos puentes
sobre este río galante.

Hoy daré mi carpetazo…
¡Alumbren los farolillos!
Y mañana al Baratillo,
a ver dar sus capotazos.
Apuntaré aquí sus trazos
cuando la emoción me envuelva
y no mande vientos mi Huelva,
que mañana hay compromiso…
Porque Dios así lo quiso
y el arte pidió reserva.

 


GALERÍA GRÁFICA (lopezmatito.com)

Sebastián Castella. Sebastián Castella. Sebastián Castella.

Sebastián Castella.

Cayetano.

Cayetano.

Cayetano. Cayetano. Cayetano.
Cayetano. Cayetano. Daniel Luque.
Daniel Luque. Daniel Luque. Daniel Luque.
  José Antonio Carretero en el segundo.  

 


GALERÍA GRÁFICA (Paco Díaz)

Sebastián Castella. Cayetano. Daniel Luque.
Sebastián Castella. Sebastián Castella. Cayetano.
Cayetano. Cayetano. Cayetano.
Daniel Luque. Daniel Luque. Aprieta el calor...

Turistas en Feria de Abril.

La duquesa de Alba.


OTRAS IMÁGENES (Javier Martínez)

¿Cuatro por uno? La gracia sevillana. Sevilla... siempre Sevilla...
Pobre del que le toque detrás: se queda sin ver la corrida. El reflejo de una tarde sin historia en la Maestranza. El crío se divirtió más con su álbum de cromos de fútbol.
Cayetano, recordando imágenes de Francisco Rivera 'Paquirri', su padre. Las ocho de la tarde: hora y media de corrida y sólo tres toros lidiados... Javier García Baquero como los antiguos revisteros: anotando y cámara en ristre.
Guapas ellas... Guapos ellos... Y otros que...
La duquesa de Alba (sin marido) junto a Javier Benjumea, teniente de hermano mayor. Carmen Tovar (¿sin marido?) y el consejero Francisco Menacho riendo por la voltereta de un toro. Y el marido de la polémica delegada, gratis vía Junta de Andalucía en el 'palco de convite'.

 

PUERTA DEL PRÍNCIPE (Javier Martínez)

El diestro José Antonio Campuzano, perfectamente acompañado.

Los ganaderos Victorino Martín padre e hijo ya están en Sevilla.

El fotógrafo Oaco Cano y señora; en diciembre cumplirá 100 años.

  El periodista Álvaro Acevedo y el ganadero José María Garzón.  


NOTICIAS RELACIONADAS


 

Dejar respuesta

14 − 10 =