REAL MAESTRANZA - 3ª Feria de Abril

Un triunfo negado

0
1252

Los rejoneadores Andy Cartagena, Diego Ventura y Leonardo Hernández han sido ovacionados tras la lidia de sus respectivos toros. Ni los caballeros ni los toros de San Mateo y San Pelayo, muy nobles pero sin fondo y parados, han calentado el ambiente de frío de invierno en los tendidos maestrantes.

LA FICHA

ASTADOS: Se han lidiado astados de San Mateo -primero, cuarto y quinto- y San Pelayo -segundo, tercero y sexto-, correctos de presentación, de desigual juego. Los más deslucidos fueron primero y sexto; el resto, manejables aunque faltos de casta y parándose.

REJONEADORES: -Andy Cartagena, saludos y saludos tras petición.

-Diego Ventura, saludos tras fuerte petición y saludos tras petición.
-Leonardo Hernández, saludos tras petición y saludos.
   
INCIDENCIAS: Dos tercios de plaza.

 

CLICK PARA IR A LAS IMÁGENES
GALERÍA GRÁFICA
lopezmatito.com
OTRAS IMÁGENES
Javier Martínez
VIDEO DE LA CORRIDA

 

CLICK PARA DEJAR SU OPINIÓN

 Diego Ventura saluda al comenzar el festejo. (FOTO: Javier Martínez)

CLICK PARA IR A LAS ARTÍCULOS
AL NATURAL
Tiesos con arte

Francisco Mateos
MEDIA BELMONTINA
Increíble
Juan Belmonte
AMBITOTOROS
Diez ganando un paso

Javier García Baquero
LA CORRIDA, AL COMPÁS
Ópera equina

Fernando Naranjo

Manuel Viera.-

     El toreo a caballo está alcanzado cotas inimaginables. Cada tarde se les exige más a unos caballos que son auténticos toreros delante del toro. El dominio de las suertes es increíble y la quietud pasmosa ante la fiera apabullante. La exquisita doma a la que están sometidos queda demostrada con actuaciones al filo de lo imposible. Si después lo montan caballeros dotados de un extraordinario valor, de una depurada técnica y, sobre todo, de un talento privilegiado, el resultado no puede ser otro que el triunfo.

     Un triunfo negado esta tarde a Diego Ventura cuando mejor lo ha hecho. Cuando los aspavientos y las provocaciones al público pertenecen al pasado. Cuando el portugués-sevillano ha toreado asentado, muy despacio y con verdad. Cuando se ha adornado sin excesos con piruetas ajustadas. Cuando ha presentado al toro los pechos de la cabalgadura y ha clavado arriba en perfecta ejecución. Cuando ha batido con espectaculares quiebros y ha galopado de costado llevando imantada la embestida al estribo. Cuando ha dejado el rejón de muerte en lo alto mandando el toro al desolladero. Cuando así ha sucedido la emoción no ha llegado y el trofeo le ha sido negado. No sé si por el público o por el palco, que quizá erró en el cálculo del número de pañuelos al vuelo.

     Ventura lo hizo así con el noble segundo toro de El Capea. Todo muy despacio, con enorme naturalidad, recreándose en las suertes, toreando. Con ‘Pegaso’ clavó de frente en todo lo alto. Con ‘Cheque’ esperó sin inmutarse las arrancadas para dejar después los palos arriba. Puso banderillas cortas a lomos de ‘Califa’ para rematar recreándose en adornos espectaculares. Mató y saludó.

     Con el quinto, un toro con más calidad en sus embestidas, ‘provocó’ un poquito más a la gente, no sin dejar de hacer su toreo con naturalidad y despaciosidad. Con ‘Nazarí’, tras magníficos quiebros, dejó banderillas en inmejorable colocación. Con ‘Ordóñez’ realizó ajustadas piruetas. Clavó a dos manos para dejar después banderillas cortas con ‘Remate’. El fallo con el acero le privó de mayor premio.


Cada tarde se les exige más a unos caballos que son auténticos toreros delante del toro. El dominio de las suertes es increíble y la quietud pasmosa


A la noble corrida de San Mateo y San Pelayo le faltó fondo, y es que la nobleza sola no transmite emoción 


 

     A la noble corrida de San Mateo y San Pelayo le faltó fondo, y es que la nobleza sola no transmite emoción. De esta forma, lo que le ejecutó Andy Cartagena al parado primero no llegó a los tendidos. Y aunque se le vio seguro y templado tras la lesión de muñeca de su brazo derecho sufrida en la Feria de Fallas, lo realizado con ‘Maravilla’ y ‘Bisbal’ no tuvo peso suficiente pese a clavar arriba y al violín, ajustarse en las piruetas y gustarse con las cortas a toro parado. Pinchó y todo quedó en una ovación.

     De igual manera actuó con el cuarto, otro noble animal que se le quedó parado a la primera de cambio. Con ‘Pericalvo’ se adornó galopando a dos pistas para clavar arriba. Volvió a sacar a ‘Bisbal’ para intentarlo todo cuando ya nada podía intentar. A toro parado dejó un rejón casi entero que bastó.

     Manso resultó el tercero con el que Leonardo Hernández tuvo una actuación con demasiada intermitencia, realizando las suertes con mejor ejecución que colocación. Clavó con desigual suerte banderillas a dos manos con ‘Xarope’, al que utilizó también para dejar banderillas cortas al violín. El rejón de muerte resultó trasero y todo quedó en una ovación.

     Al sexto, de parecido comportamiento que su primero, le realizó una lidia discontinua y con excesivos fallos a la hora de clavar. Actuación deslavazada que, además, no supo finiquitar con el acero.


AL NATURAL

Tiesos con arte

Francisco Mateos.-

     Llegó la de rejones y parecía que estábamos en el SICAB, el Salón del Caballo de Sevilla. Estuve 20 minutos merodeando por la Puerta del Príncipe y me tuve que ir aburrido a mi localidad: no pude encontrar a ningún conocido para hablar de toros antes del festejo. Ni ningún taurino, novillerito o similar. Ya se sabe: es otra gente, otro público. Parece que entre los taurinos está casi ‘mal visto’ que te gusten los rejones (‘los caballos’, que le llaman los taurinos despectivamente). Los taurinos siguen sin intentar aprender rejoneo. O será quizás que el rejoneo actual nos les llena, en ese difícil equilibrio entre rejoneo clásico y la espectacularidad del toreo accesorio y casi de equilibrio y juegos malabares.

     Sea por lo que fuere, el público es distinto. Y lo es, en ciertos casos, hasta en el talante. El aficionado al caballo parece tener un patrón, sobre todo ‘ellos’, en la forma de vestirse, de peinarse y hasta en los modelos de gafas de sol. Hoy he observado detenidamente a un típico que tenía muy cerca mía. Había llegado con su mujer, dos críos de unos 8 años y su señora madre, la abuela de los críos. Cumplía los estándares de vestimenta: pantalón blanco, camisa lisa con cuello italiano de una marca sobradamente conocida (que como diría Canorea sobre José Tomás, no la menciono porque no me paga por hacerle publicidad), corbata de tela con nudo gordo, chaquetilla de ante marrón con los cuellos levantados, gafas de sol clásicas y peinadito para atrás con la raya al lado bien marcada y engominado para tres días. Y una vez sentado, comentarios para ‘dejarse ver’: que si el charré, que si para la Feria un caballo nuevo, que si… En definitiva, que cumplía el otro estandar típico: tiene pasta.

     Pero algo no me cuadraba: no estaba en sombra, sino en una tercera de barrera de sol, y previamente, como hoy no había lleno, se había saltado el balconcillo de las gradas: vamos, que había comprado la más barata. Y después pude darme cuenta que los críos habían entrado sin pagar, «porque tienen cinco años»; sí, sí… Y la abuela (su señora madre) se había autofinanciado la entrada ella misma). Cuando su mujer sacó de la mochilita el ‘actimel’ para la merienda de los críos me dí cuenta que no era tampoco el original, sino que tenían el símbolo de la marca ‘Día’. Y ya el remate fue lo que ocurrió tras el tercero. Paró a un repartidor de bebidas y le pidió una cocacola.. ¿cocacola? Me descuadraba, lo que le pegaba al ‘prototipo’ es el ‘güiskazo’ pagado con el ‘taco’. Vasito de plástico (no es maestrante), terrón de hielo y cocacolita. Una vez que se fue el barman ambulante, metió la mano derecha con disimulo en su pechera y sacó del bolsillo interior de la chaquetilla una pequeña petaca con el ‘güisqui’… ¿Sería marca ‘Hacendado’? Un chorreoncito y.. ¿cómo lo muevo? Mano derecha al bolsillo derecho del pantalón para coger el llavero con el adorno del bocado de un caballo y elegir la llave FAC más larga, y a meterla en el vaso a modo de improvisado agitador.

     Y es que detrás del tipismo puede cumplirse otro estandar de muchos de ellos: apariencias, mucho de fantasmeo y… tiesos como la mojama. Eso sí: tiesos con arte.

 


MEDIA BELMONTINA

Increíble

Juan Belmonte.-

     A mí me cuentan que se va a celebrar una corrida de rejones en Sevilla, en la preferia, con tres caballeros jóvenes, algunos de primerísima línea todos con futuro y atractivo, y que va a durar dos horas y no se va a cortar ninguna oreja, creeré que me hablan de una corrida extraterrestre.

     Así fue, un público frío, un presidente que negó una oreja a Ventura injustamente (será extraterrestre), unos rejoneadores que no dieron vuelta al ruedo en algunos de sus toros aun mereciéndola… pero claro, nadie la pedía. Dicen que los críticos nos ‘escaqueamos’ de las corridas de rejones… Lástima, a mi que ya me estaban gustando…

 


LA CORRIDA, AL COMPÁS

Ópera equina

Fernando Naranjo.- 

Sabe Dios que es un pecado
venir a hablar mal del toro.
Quisiera exponer decoro.
Todo un lenguaje adecuado
de un sentir enamorado
que me legó mi nacencia.
Mas toda mi efervescencia
me hace sufrir, ¡me atenaza!
El ver cómo en esta plaza
se adueña necia indulgencia.

Pudo ser ‘Ópera equina’,
pero el toro mariquita
afeó su nota escrita.
Y el coro sin voz divina
tuvo cinco o seis esquinas
donde perdiera el falsete.
Estos santos no prometen,
San Pelayo y San Mateo.
No aprendieron el solfeo
y ni a un borrico arremeten.

¿En tierras de mil centauros
de su ciencia y señorío?
Llorando bajaba el río.
no quiso exponer su laudo.
El río, bogó aún más raudo
recodando la divisa
de Murube. ¿De esta guisa?
Que baje Dios y lo vea,
y acabe con la ralea
de los taurinos alquimistas.

 

 

 

 

¿Ver a ‘Magno’ y ‘Maravilla’
del jinete Cartagena?
A mí me causaba pena,
hay dolor en mi coplilla.
Sobre tu albero Sevilla
un ‘Laurel’ de fino garbo.
La magia de ‘Pericalvo’…
La majeza de una cuadra
un mal sorteo descuadra.
De mi asombro yo no salgo.

Mas cuando apareció ‘Triana’
me supo a hembra arrogante,
por su belleza insultante
es… ¡anglo-árabe y sultana!
Llevan sangre lusitana,
como la lleva Ventura,
‘Pegaso’ sobria hermosura
con ‘Remate’ y ‘Nazarí’.
Una cuadra de postín
de correosa figura.

Y se fue a portagayola
a buscar a ‘Segador’.
Con su ‘Cairel’ de esplendor
encelado a baticola
tiñó de sangre su cola.
Y el jinete extremeñito
puso tranco al infinito
con ‘Olé’ ‘Verdi’ y ‘Xarope’.
En su elegante galope
soñó el toreo exquisito.

 


 

AMBITOTOROS

Diez ganando un paso

Javier García Baquero.-

     Hoy andaremos por el terreno de tópicos, que ya saben que suelen verse refrendados inexorablemente por la realidad:

  1. Topicazo: Una tarde sin trofeos en una de rejones y ni una vuelta al ruedo, hace mucho tiempo que no se recuerda.
  2. Tópico taurino: Dos tercios de un público ‘diferente’, fiestero, pronto de pañuelos, más amante del caballo que del toreo, rústico, remontistas….
  3. Tópico ganadero: A los rejoneadores actuales y a sus monturas cada vez les gusta el toro más parado en el ultimo tercio; demasiada agua al vino. No hay emoción y eso faltó hoy en La Maestranza.
  4. Tópico ecuestre: «Los caballos españoles no sirven para rejonear». Hoy, ‘Laurel’ del hierro de Peralta, de la cuadra de Andy, demostró lo opuesto; y en el primer tercio, cuando más pies se exigen. Ya hay campeones olímpicos de melenas y orejitas chicas.
  5. Tópico de la rivalidad: Messi y Ronaldo se retroalimentan. Ventura y Hermoso también; algo falta si falta alguno.
  6. Tópico de nuevos valores: Leonardo Hernández parece estancado, se le ve denso, ‘acaballado’ (derivación de atorado), no clava bien, algún caballo le rehusa… y lo de los zahones me pone malo, esas monturas mixtas, esos hierros de diseño… las viejas formas, ¡el rito!
  7. Tópico de entendido: Algún caballo sale en la primera plaza del mundo con aparataje de doma ‘encubierto’, ayudas en las embocaduras, tercera rienda, mandos cruzados…
  8. Tópico orejero: ¿Una vuelta al ruedo no es un premio digno para un rejoneador? Ayer Oliva Soto dio una bonita vuelta al ruedo. Siempre, tras una mala ejecución de la suerte suprema, tras una petición de oreja sin concesión… la vuelta al ruedo es un premio digno. ¡¡Cuanto daño al rito con los puntos y los goles!!
  9. Tópico presidencial: Me dice un presidente de Sevilla «yo estoy aquí para presidir, valorar la petición y actuar; no para educar al público». Yo digo que un presidente hace a la afición, forma la plaza, marca criterios. Hoy se ha hecho así: enhorabuena.
  10. Tópico periodístico: No se puede informar sin estar en la plaza. Pues hoy el palco de prensa estaba como ayer: despejadito (no estaba ni el que suscribe). Ya llegarán los días señalaítos…

 


GALERÍA GRÁFICA (lopezmatito.com)

Rueda de los tres jinetes. Andy Cartagena. Andy Cartagena.

 Andy Cartagena.

Diego Ventura. Diego Ventura. Diego Ventura.

Diego Ventura.

Diego Ventura.

Leonardo Hernández.

Leonardo Hernández.

Leonardo Hernández.

 


OTRAS IMÁGENES (Javier Martínez)

Paco Cano, un nuevo paseíllo en la Maestranza. Y van... Los tres rejoneadores saludan al público bordeando las tablas, Hoy no estaba Carmen Tovar. ¿Serán familia? Veremos...
Los periodistas José Antonio del Moral y Fernando Carrasco. caras guapas en los balconcillos de las gradas de sol. Y más caras guapas en los tendidos de la Maestranza.
¡Qué monada de paraguas!... pero qué cara de aburrimiento la de estos aficionados. Con la crisis, alguno pensó en otra cosa... Sólo era el nombre de un caballo de Ventura. El Betis jugó a las cuatro y ganó... Y del Villamarín a la Maestranza.
Hoy los tendidos y gradas de sol presentaban mucha mejor imagen. Los tendidos de sombra pares seguían presentando visibles lagunas. También se estaba cómodos en los tendidos y gradas impares de sombra.
¿No es este el palco de los 'caballeros' maestrantes? Pues hoy había caballos... Privilegios maestrantes: son los únicos que pueden usar los prohibidos vasos de cristal. El resto somos 'presuntos culpables' y tenemos que usar vasos de plástico.
La plaza de la Real Maestranza, un espacio abierto a la multiculturalidad. Se pidieron orejas en cuatro toros de forma casi desesperada... Pero el duro presidente las negó todas, provocando la ira del público.

NOTICIAS RELACIONADAS


 

Dejar respuesta

dieciseis + 3 =