Últimos días como delegada de Carmen Tovar

«SE BUSCA»

0
535
'Se busca' a la delegada de la Junta, Carmen Tovar. (FOTOMONTAJE: Sevilla Taurina)
'Se busca' a la delegada de la Junta, Carmen Tovar. (FOTOMONTAJE: Sevilla Taurina)

«…Todos sabemos que le quedan dos telediarios en el cargo; afortunadamente para la Fiesta de los toros en nuestra provincia, claro. Venga el que venga (de su partido u otro), peor no lo puede hacer; es imposible. Al final, señora Tovar, todo era cuestión de paciencia, lo mismo que con Canorea-Valencia. Usted se marcha y SEVILLA TAURINA se queda…»

Francisco Mateos.-

     Atrincherada en su despacho de la Delegación de la Junta -se supone-, sin querer ver a ningún periodista taurino, la delegada de la Junta de Andalucía en Sevilla, la polémica Carmen Tovar, cuenta sus últimos días con responsabilidad (?) política en materia taurina. Desde hace dos años, cuando comenzaron a aflorar a través de las páginas de SEVILLA TAURINA escándalos tras escándalos que la tenían a ella como origen o responsable, la delegada Carmen Tovar decidió no dar la cara (valiente actitud que describe su talante) para evitar preguntas incómodas, conocedora que este portal y este periodista tiene una lista de preguntas más extensa que páginas contiene El Cossío.

     El uso y abuso del burladero de la Junta de Andalucía en beneficio de sus amigotes, compadres y allegados de su pueblo de Castilleja, los enchufes con ‘puntuación cero’ en los equipos de veterinarios, los presidentes amiguetes -perfectos desconocidos entre los aficionados sevillanos- que son nombrados de forma repentina, dimisiones de presidentes tan contrastados como Juan Murillo, o la espantá del reaparecido Paco Teja, la dimisión también del asesor Ruperto de los Reyes, el escándalo ‘Zalduendo’, la marcha atrás del pretendido castigo a los veterinarios de esa corrida porque se asustó ante la presión de este colectivo, el sometimiento hasta límites insospechados a los empresarios Canorea-Valencia, y el desprecio más absoluto a la Unión Taurina de Abonados son los grandes hitos de la desaparecida y huidiza Carmen Tovar, entre otros de menor calado. Se marcha la señora dejando el ambiente taurino sevillano enrarecido como nunca, con varias denuncias ante el Defensor del Pueblo Andaluz y hasta con una denuncia vía penal en los Juzgados de los propios abonados sevillanos. Vamos, una gestión taurina para enmarcarla y presumir de ella.

     Escondida entre las paredes de algún despacho de Sevilla afecto a su cargo, vamos a tener que colocar los clásicos carteles de ‘SE BUSCA’ por media Sevilla para poder saber dónde se encuentra escondida la señora delegada para animarla a que dé la cara antes de cortarse la coleta, obligada por los abucheos del público. Uno (o una) debe ser torero hasta el final. No vale parapetarse detrás de su fiel guardia pretoriana que le deben favores para huir del cargo y de sus responsabilidades con el rabo entre las piernas (en tono coloquial, claro) y a través del callejón sin esperar a que arrastren el último toro y evitar la lluvia de almohadilas. Es de suponer que este fin de semana se despedirá de su querido burladero, aunque desde que SEVILLA TAURINA se dedicó a hacer un exhaustivo seguimiento del mismo hasta ha dejado de asistir al folclórico burladero de la Junta; ni va la delegada ni sus amigos. Se les acabó el chollo; se destapó el pastel.

     Todos sabemos que le quedan dos telediarios en el cargo; afortunadamente para la Fiesta de los toros en nuestra provincia, claro. Venga el que venga (de su partido u otro), peor no lo puede hacer; es imposible. Se va con la satisfacción de haberse cargado los logros que su propio partido había alcanzado en materia taurina con políticos íntegros y comprometidos con sus responsabilidades como José Antonio Viera o Demetrio Pérez.

     Salga a la arena, señora Tovar. Póngase delante de los micrófonos y de las cámaras, crúcese por una vez al pitón contrario y ofrezca una rueda de prensa taurina a modo de despedida. De todos modos, como los toreros a la desesperada, no tiene nada que perder: ya nadie le cree y no dispone de credibilidad alguna en materia taurina. Lo bueno de todo es que una vez que salga del cargo no la veremos más por la Maetranza, como no sea que logre que el nuevo delegado o delegada la invite ‘de gorra’ al callejón; lo de pasar por taquilla no me cuadra en su caso.

     Al final, señora Tovar, todo era cuestión de paciencia, lo mismo que con Canorea-Valencia. Usted se marcha y SEVILLA TAURINA se queda. Además, ya está unida a este portal que tanto ha odiado: teclee en Google su nombre ‘Carmen Tovar’ y le aparecen los fantasmas de sus escándalos destapados por este portal en lo más alto del ranking. Sólo necesitábamos en este portal paciencia y constancia en el convencimiento de que otra forma de hacer política taurina en la Delegación de la Junta en Sevilla es posible, y otra gestión taurina en la Maestranza también es posible. Sólo es cuestión de paciencia y mucho trabajo. Lo demás cae por su peso.


LAS DENUNCIAS, PASO A PASO

Dejar respuesta

9 + diecinueve =