¿Y quién la castiga a ella?

Carmen Tovar, con licencia para castigar

0
640
Carmen Tovar, con licencia para castigar.
Carmen Tovar, con licencia para castigar.

«…Los presidentes y veterinarios se han contagiado de esta falta absoluta de autoridad en Sevilla, de relajación completa, y no han querido meterse en problemas y por eso se ha venido aprobando lo que se ha venido aprobando…»

Francisco Mateos.-

     La Delegación de la Junta de Andalucía en Sevilla, taurinamente, se ha convertido en una bomba a punto de estallar. Por lo bajini hay varios que reconocen que tienen unas ganas tremedas de ‘largar’. Pero también hay varios que están dispuestos a ‘tragar’. En ese difícil e inestable equilibrio sobre los que quieren ‘largar’ nada más que uno dé la señal de ‘paso al frente’, y los que están dispuestos a ‘tragar’ se mueve la polémica delegada Carmen Tovar. En un entorno más viciado que la Roma de la decadencia, el que ella menos espera está largando datos e informaciones…

     El presidente Gabriel Fernández Rey, que se olía lo que ahora está sucediendo, pidió el ‘cambio’ a la ‘entrenadora’ Carmen Tovar antes de que ésta ‘pitara’ el final del ‘partido’. Hizo bien. Es la salida más decorosa que quedaba. Distinto es lo que les acaba de suceder a los tres veterinarios que ‘tragaron’ con la escandalosa presentación de los toros de Zalduendo, Sampedro y Gavira en la nefasta corrida del último San Miguel. Para Francisco Herrera (vicepresidente del Colegio de Veterinarios de Sevilla), Alfredo Luzardo y González-Aguilar Palomeque, su defenestración tras una dilatada y amplia trayectoria supone una mancha en su curriculum taurino.

     Carmen Tovar, con licencia para castigar -además de la ya conocida licencia para vetar a la prensa ‘molesta’-, ha decidido coger el látigo y poner firmes -aparentemente- a los equipos gubernativos. Eso sí, con el yerno del jefe de su amigo el presidente Julián Salguero, el inexperto veterinario Álvaro Pedregosa, látigo de seda vaporosa, ‘enchufado’ por segundo año consecutivo sin experiencia y ‘cero puntos’ de baremo del Colegio de Veterinarios el año pasado. Bajo el mandato de Carmen Tovar se suman la dimisión del presidente Juan Murillo tras la Feria de Abril de hace tres temporadas por claras diferencias con sus directrices. La dimision del asesor Ruperto de los Reyes semanas más tarde por sentirse «menospreciado por la delegada Tovar». La renuncia de Gabriel Fernández Rey. Y el correctivo de mandar al banquillo a tres de los más destacados veterinarios como ‘castigo’ al escándalo de la corrida de Zalduendo.

     Personalmente pienso que se ha llegado a esta situación de descontrol por responsabilidad de Carmen Tovar, cuyo logro taurino más importante ha sido desunir por completo a los estamentos taurinos de la ciudad. Ha dado muestras más que suficientes de que ha llegado a la Fiesta para servirse de ella y no para servir a la Fiesta. Lo que le gusta es ir al callejoncito y colar gratis en el burladero institucional de la Junta a media Castilleja, su pueblo. Ahora, eso de trabajar en el tema taurino, ofrecer ruedas de prensa informativas a los periodistas taurinos (un año justo sin convocar una rueda de prensa), reunirse con los presidentes regularmente (desde que acabó la pasada temporada hasta hace unos días sin contacto alguno de evaluación y análisis de la temporada pasada) o cambiar periódicamente opiniones con los abonados (que han pedido su cese reiteradamente por «incompetente»), de eso nada de nada.

     Los presidentes y veterinarios se han contagiado de esta falta absoluta de autoridad en Sevilla, de relajación completa, y no han querido meterse en problemas y por eso se ha venido aprobando lo que se ha venido aprobando… Que Fernández Rey cometió un fallo tremendo hace dos años con la corrida impresentable de Victorino Martín y sobre todo la de Zalduendo del último San Miguel, estamos todos de acuerdo. Al igual que también la responsabilidad directa de sus tres veterinarios. Sólo hubiera hecho falta un contacto directo de la delegada, que asumiera sus funciones, que les leyera la cartilla y les pidiera exigencias conforme a la plaza de máxima categoría que es Sevilla, para que Fernández Rey y sus tres veterinarios se hubieran puesto las pilas.

     Pero una vez con el látigo en la mano, Carmen Tovar, con liencia para castigar, ahora no termina de cuadrar y encajar a los equipos gubernativos. A pesar de cotrolar a los dos amiguetes enchufados como presidentes, existe aún dignidad en algún presidente que no está dispuesto a ‘tragar’ lo que haga falta, y de ahí que ayer no hubiera consenso en la conformación de los equipos. Habrá que analizar muy detenidamente la composición de los equipos (veterinarios y delegados) para determinar qué presidentes han ‘tragado’ y cuáles le han dicho ‘por ahí no paso’… Por motivos similares a lo que sucedió en la mañana de ayer en la Delegación en la reunión de los presidentes con la delegada Carmen Tovar dimitió Juan Murillo, que prefirió no ‘tragar’. Aunque no es previsible que la cuerda se tense hasta el extremo de la dimisión de algún presidente, la cosa no está fácil. Ya digo que habrá que analizar muy detenidamente la composición de los equipos para averiguar qué presidente se ha mantenido firme y cuál ha ‘tragado’.

     Y frente a la lamentable gestión taurina de la delegada Carmen Tovar. el director general de Espectáculos de la Junta, Manuel Brenes, prefiere no meterse en charcos para no salir salpicado, y anda el hombre de acto taurino en acto taurino para salir en las fotos: esta semana en Jerez junto al rejoneador Álvaro Domecq y en la presentación de unas jornadas con politicos aficionados, la semana próxima en la presentación del ciclo de las Escuelas y la siguiente semana en la inauguración de unas jornadas en la Maestranza. Ni se atreve a pararle los pies a su compañera sociata Carmen Tovar. Entonces, ¿quién castiga a Carmen Tovar ‘la castigadora’ de sus excesos? Habrá que estar pendiente a la próxima Feria de Abril, que a lo mejor Manuel Brenes le coge gusto a eso de ver los toros desde el burladerito cortijero de la Junta, con su compi Carmen Tovar. Si acepta ponerse junto a ella después de todo lo que está sucediendo, estaría demostrando que su compi hace las cosas bien. Y aquí paz y después gloria.


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

16 − Diez =