Diez años de un adiós de los de verdad

0
709
El maestro Curro Romero. (FOTO: David Cordero)
El maestro Curro Romero. (FOTO: David Cordero)

«…Cuando muchos se fueron tras una rentable procesión de recogida por los ruedos de Iberia, ese artista irrepetible lo hacía por sorpresa, sin darle tres cuartos al pregonero, como un hecho consumado y sin vuelta atrás. Y lo cumplió para no ponerse jamás ni delante de una vaca, nada que ver con tanto falso adiós como se da…»

Luis Carlos Peris.-

     Amanecía el cuarto domingo de octubre y se anunciaba un festival en la singularísima y bella plaza de toros de La Algaba. Plaza de carros que cumple diez años de protagonismo en el gran olimpo de la nostalgia, diez años ya de que esa placita singular y bella de carros escenificase el silente adiós de un torero de leyenda, de un Faraón que logró detener el tiempo con las bambas de su capote irrepetible.

     Parece que fue ayer, pero ha pasado mucha agua bajo los puentes desde aquella noche en que ese torero único anunciaba que se había ido, no que se iba a ir. Cuando muchos se fueron tras una rentable procesión de recogida por los ruedos de Iberia, ese artista irrepetible lo hacía por sorpresa, sin darle tres cuartos al pregonero, como un hecho consumado y sin vuelta atrás. Y lo cumplió para no ponerse jamás ni delante de una vaca, nada que ver con tanto falso adiós como se da.


*Luis Carlos Peris es periodista sevillano. / Publicado en Diario de Sevilla.

Dejar respuesta

cuatro × 5 =