BALANCE de la jornada

Traca final de Ventura

0
994
Diego Ventura, esta tarde en Zaragoza. (FOTO: burladero.com)
Diego Ventura, esta tarde en Zaragoza. (FOTO: burladero.com)

El rejoneador sevillano ha cerrado la Feria de El Pilar con un rotundo triundo, cuajando dos sensacionales actuaciones. El jinete de La Puebla del Río ha cortado una oreja a su primer toro y las dos orejas de su segundo astado, saliendo a hombros por la puerta grande.

Redacción.-

     El balance de las actuaciones de toreros sevillanos que han realizado el paseíllo hoy, domingo 17 de octubre, ha sido el siguiente: 

REJONES

  • Zaragoza: Se han lidiado astados de de San Mateo, San Pelayo -primero- y Carmen Lorenzo -quinto-, nobles en conjunto. Fermín Bohórquez, saludos y vuelta al ruedo. Diego Ventura, oreja y dos orejas. Leonardo Hernández, saludos y oreja. Plaza llena.

     Según crónica de burladero.com sobre la actuación de Diego Ventura esta tarde en Zaragoza, «Una gran actuación de Ventura con dos toros distintos de Capea, la buena corrida de la vacada salmantina y el segundo lleno de la feria han puesto broche de oro al ciclo pilarista, que concluye con la imagen de Ventura en volandas. La gente entró en la corrida con Ventura en su primero, un toro noble y de gran condición de San Mateo, al que dosificó el sevillano para cuajar una faena de alta nota. Con ‘Maletilla’ lo paró muy bien en los medios, encelándolo con mucho temple y clavando sólo un rejón. Aunque el alboroto llegó con ‘Revuelo’ en los galopes de costado y arriesgadísimos cambios por los adentros que incendiaron una actuación en la que brilló ‘Distinto’ con los quiebros con retranqueo, dando siempre los pechos y llegando encima en las batidas al pitón contrario. El rejón de muerte cayó contrario y tuvo que descabellar, por lo que perdió la segunda oreja de un buen toro. La faena al quinto tuvo más importancia por la condición del toro, con mucho volumen pero que ya de salida cortó y se metió por dentro con feo estilo. Aun así, Ventura le dio ventaja y sitio y apostó con sólo un rejón de castigo. El toro arreó y el sevillano lo templó montando a ‘Nazarí’ en galopes de costado, primero por los adentros y después en los medios. No paró ya el festín. Quiebros ajustados y de frente sobre ‘Wellington’, los bocados de ‘Morante’ que pusieron la plaza en pie y el teléfono sobre ‘Califa’ antes de dejar un buen rejonazo. Aunque tuvo que descabellar, las dos orejas cayeron por su propio peso».

Dejar respuesta

9 + 15 =