REAL MAESTRANZA / 15ª Feria de Abril

Una mayúscula decepción

0
1178

El mano a mano entre Perera y Luque se ha saldado con unas leves palmas para el extremeño tras dejarse ir un toro de triunfo. Daniel Luque, con toros menos propicios, sólo lució con la verónica en el sexto. La corrida de Fuente Ymbro, floja y escasa de casta, aunque tercero y quinto fueron toros importantes.

 

Miguel Ángel Perera se retira a tablas cabizbajo. (FOTO: Matito)

GALERÍA GRÁFICA
LAS OTRAS IMÁGENES
AL NATURAL
No hay tantas figuras
 


Manuel Viera.-

     Podía resultar desconcertante, y resultó, juntar en una tarde a Perera y Luque. El motivo de estar juntos no fue fruto del azar, sino un deseo de acercamiento a la rivalidad de dos toreros, por entonces, de máximo interés. De este modo, como si de dos discursos paralelos y complementarios se tratara, como si dos formas de percibir el toreo se enfrentaran, Perera y Luque ilusionaban. Hoy, ni el primero empujó con sus armas, ni el segundo replicó con las suyas. Contemplarlos fue una mayúscula decepción.

Un derechazo de Perera al buen toro tercero. (FOTO: Matito)  

     La derrota se auguraba en el ambiente. Pese al lleno de un viernes de Feria de Abril la actitud de la gente era de calma chicha. Ni tan siquiera rompió con la característica ovación de las grandes apuestas cuando se deshizo el paseíllo. Mal presagio. Y toro a toro, poco a poco, la esperanza del triunfo se esfumaba porque esfumado estaba el toreo de Perera y Luque. Aquél que se jugó la vida en una épica tarde en Las Ventas de Madrid no fue el que hoy estuvo en la Maestranza de Sevilla. Y ese otro que enfatizaba sus logros en el ruedo con ambición desmedida perdido estaba en el desánimo.

     Ni uno ni otro. Ni Perera mostró la fortaleza que siempre desprendió su seguridad de poder con todo. Ni Luque basculó entre el clasicismo y el encimismo de unas formas con las que quiere ser cuanto antes alguien importante en esto. Sólo la enorme despaciosidad de su capote alumbró la penumbra de una tarde para olvidar.

     De todas formas, uno cuando ve la bravura desaprovechada por quien la sueña para crear y emocionar se queda pensando: y bien ¿qué significa esto? ¿Cómo es posible dejar pasar un triunfo de Puerta del Príncipe?


La derrota se auguraba en el ambiente. Pese al lleno de un viernes de Feria de Abril la actitud de la gente era de calma chicha. Ni tan siquiera rompió con la característica ovación de las grandes apuestas cuando se deshizo el paseíllo. Mal presagio


 

Ni uno ni otro. Ni Perera mostró la fortaleza que siempre desprendió su seguridad de poder con todo. Ni Luque basculó entre el clasicismo y el encimismo de unas formas con las que quiere ser cuanto antes alguien importante en esto


     Y así fue, a Miguel Ángel Perera le salió ‘Ostrero’, bravo como él solo. Lo dejó sin picar, se plantó en los medios y le citó para cambiarle el camino en el último segundo y hacerlo pasar por su espalda. Sin inmutarse, siguió de igual guisa, para de inmediato bajar la mano y ligarle a derecha la más completa tanda de muletazos de toda la tarde. Y no hubo más. El toro de Fuente Ymbro acometía sin cesar a una muleta con alarmante falta de mando y temple. Increíble. A este buen tercero lo dejó listo para el arrastre tras pinchazo y estocada.

     Noble, aunque flojo y rajado al final, fue el primero, al que el diestro extremeño le realizó un trasteo sin apreturas, de aislados y bien dibujados muletazos, que no llegaron a emocionar. De media estocada trasera se lo quitó de encima. Y el quinto. Un sobrero del mismo hierro que sustituyó al de más trapío de la tarde inutilizado, posiblemente, en el inicio de la lidia. El encastado toro de Ricardo Gallardo no encontró torero que le pudiera. Desanimado y vulgar se deshizo de él con certero espadazo.

     Hasta su encerrona en Las Ventas todo lo que ha hecho Daniel Luque lo ha hecho con absoluta honestidad en sus planteamientos. Su toreo ha ido tupiéndose, que no enmarañándose, a base de valor y talento, saliendo airoso de tardes que hasta podrían haberse convertido en un peligro empobrecedor. De Madrid salió ‘tocado’. Aquí le ha dado la espalda la suerte, y el desánimo, aunque enmascarado en su aparente buena actitud, le ha llegado. Hizo suyo el toreo de capa de la tarde, quitó a cada uno de los toros… pero muy poco convenció.   El sexto toro de Fuente Ymbro se echó ante Daniel Luque. (FOTO: Matito)

     Sin emplearse a fondo estuvo correcto con el manso y rajado segundo. Tuvo atisbos de un toreo despacioso con el flojo y protestado cuarto, y sólo con el sexto se hizo notar en unos lances a la verónica, muy despacio y a compás. Lo mejor. Los intentos de faena resultaron baldíos ante la desesperante falta de fuerzas del toro y la desesperanza del torero.

     Dos buenos toros salvan la corrida de Ricardo Gallardo, demasiado floja y rajadita al final de faenas, aunque el bravo tercero y el encastado quinto fueron toros de auténtico triunfo. El que hubiese conseguido Miguel Ángel Perera si el destino se lo hubiese puesto por delante dos años atrás.


AL NATURAL

No hay tantas figuras

Francisco Mateos.-

     En las últimas temporadas se ha asegurado desde diversos segmentos que vivimos un momento muy bueno, con una excelente baraja de toreros, que existen muchas figuras del toreo, que existe un plantel de figurones muy importante, y que por eso en las grandes ferias -como Sevilla- no se hace notar la ausencia de un torero determinado, porque existen muchas figuras que hacen que sea una Feria lujosa. Pues parece que no hay tantas figuras como algunos se pensaban. Quizás es que se le otorga el título de ‘figura’ demasiado a la ligera a quien acaba de llegar hace un cuarto de hora. No cabe duda que uno de los requisitos para ser considerado ‘figura’ es mantenerse durante algunas temporadas en lo más alto.

     La Feria de Abril de Sevilla -que se puede dar, salvo sorpresa no esperada, por cerrada con la corrida del pasado miércoles de farolillos- ha venido a poner las diferencias entre figuras y buenos toreros. Claramente destacan tres diestros, que han puesto bastante pies de por medio respecto al resto del pelotón de toreros: Juli -el gran triunfador-, Manzanares y Morante. Han aprovechado la Feria de Abril para establecer claras diferencias entre ellos y el resto. Ni Castella, ni Talavante, ni El Cid, ni Cayetano, ni tampoco los dos de hoy, Luque y Perera. Ninguno de ellos han logrado seguir la estela de las tres figuras de la Feria.

     Por eso se debe guardar a buen recaudo la catalogación de un buen torero como ‘figura’. Es como aquello del banderillero resabiado que entrando en discusión con un periodista taurino le quiere dejar por callado y le dice: «Además, usted qué sabrá, si no se ha puesto delante, ni ná de ná». Y el periodista (que ha escuchado en más de una ocasión la misma cantinela justificativa) le responde pausadamente y tomándose la venganza fría: «Lleva razón, no me he puesto delante, como usted tampoco lo ha hecho. Porque usted se habrá puesto al lado, de perfil,… pero si se hubiera puesto usted realmente delante no estaría ahora mismo hablando conmigo, sino en su gran cortijo de figura del toreo…» Pues eso, una cosa es ser un buen torero, y otra cosa adjudicarle prematuramente a un buen torero la catalogación de figura del toreo.

P.D.: El destino a veces es cruel. ¿Se han fijado en los dos carteles de San Miguel, allá para septiembre? Ni queriendo hacen dos carteles tan descabalgados: el sábado 28 anuncian a tres de los ‘derrotados’ en esta Feria abrileña: El Cid, Perera y Luque; y al día siguiente, domingo 29, a los tres grandes triunfadores de la Feria: Morante, Juli y Manzanares. Menuda puntería para lo mejor… y lo peor. De todos modos, queda toda una temporada taurina aún…


GALERÍA GRÁFICA de MATITO

El primero de Perera fue el más soso y el torero intentó templarlo

No cogió vuelo la faena y el extremeño optó por abreviar

Luque anduvo bien con el capote, tanto en quites como en los recibos

Los dos toreros entraron en quites

Luque no terminó de ajustarse con su primero

Firmeza en las plantas de los pies pero escasa transmisión

Inicio de faena al tercero con pase cambiado

El Fuente Ymbro humilló y embistió con ganas

Hubo pasajes de buen toreo pero discontinuos

Remate por bajo de Luque en su segundo antagonista

El quinto tuvo que ser sustituido, el bueyero estuvo cumbre

Saltó un sobrero del mismo hierro que también servía para triunfar

En otro tiempo Perera a este toro le hubiese formado un lío, ayer no

Lo mejor de Luque, el recibo capotero del sexto

En la muleta se puso cansino y la gente le pidió que abreviara


LAS OTRAS IMÁGENES

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

uno × 1 =