José Tomás, con un pie en Sevilla

0
791

«…Todo puede dar la vuelta en el último momento, que la negociación tiene su aquel y Canorea y Valencia, que han pedido que prolonguen el AVE hasta Galapagar, están tragando cristales en forma de un importante sobreprecio que tienen que pagar por una corrida que, de todas maneras, contaba con la plaza llena. Los platos rotos del dispendio van a cargo de la torería de relleno y de todo aquel ganadero que valore más La Maestranza que el dinero. Romanticismo o inversión publicitaria. Son 300.000 ? mal contados y hay que arrimar el hombro…»


FOTO: Javier Martínez.

Juan Ortega.-

     Casi ya. Resurrección con olor a primavera sevillana, una sola corrida, pendiente de flecos que ahora se están recogiendo pero sin poder darse por cerrados. Con Núñez del Cuvillo y José María Manzanares y con una incógnita en el cartel, con más probabilidades de despejarse a favor de El Fundi y con una posibilidad para Juan Antonio Ruiz 'Espartaco' aun a su pesar.

     Todo puede dar la vuelta en el último momento, que la negociación tiene su aquel y Canorea y Valencia, que han pedido que prolonguen el AVE hasta Galapagar, están tragando cristales en forma de un importante sobreprecio que tienen que pagar por una corrida que, de todas maneras, contaba con la plaza llena.

     ¿Por qué el desembolso? Varias razones: la presión de los maestrantes que no veían razonable que Málaga, Jerez, Granada, Córdoba y Almería contratasen a José Tomás y que su Sevilla no pudiese, máxime cuando lo repiten en Madrid, a pesar de un año en blanco, y hace el paseíllo en Bilbao.

     Otra: poderoso caballero es doña Crisis y Canorea, hombre versado, se sabe de memoria una carta redactada por su abuelo Pagés en los 40, describiendo un mal año y presagiando un peor siguiente. Se hace una inversión para mantener el número de abonos, para evitar su caída, porque muchas empresas y particulares ya no tienen el bolsillo tan abierto para regalos ni fastos propios. Si se aumenta el número de abonos vendidos, con la subida de precio de las nuevas gradas, miel sobre hojuelas y si la reventa revienta, algo se pega.

     Los platos rotos del dispendio van a cargo de la torería de relleno y de todo aquel ganadero que valore más La Maestranza que el dinero. Romanticismo o inversión publicitaria. Son 300.000 € mal contados y hay que arrimar el hombro.

     No creo que baje el nivel de la feria en cuanto a nombres ilustres, al contrario, que el año pasado fue de nones.

     Y luego, para que llueva.

*Juan Ortega es periodista taurino malagueño. / Publicado en ymalaga.com.

NOTICIAS RELACIONADAS:

Dejar respuesta

uno × 4 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies