Se escapan los toros en Fibes

0
1100

«…Sevilla sufre una crisis de identidad. Sevilla no se acaba de creer que es la Capital Mundial del Toro. Aquí es donde viven más gente relacionada con la Fiesta. Hubo un tiempo y unas personas que sí valoraron este carácter de Sevilla, y crearon la Feria del Toro. Parece que la Feria del Toro hubiese muerto con Poli Maza. Desde entonces, vino dando tumbos. El año pasado estuvo a pique de un repique de no celebrarse. Tenía media en las agujas. Este año ya ha doblado…»


FOTO: Sevilla Taurina.

Antonio Burgos.-

     La Habana es Cádiz con más negritos, Cádiz es Pamplona con más canguelo: hasta las trancas, Carmeluchi, desde que se escapan los toros de la película de Tom Cruise en la calle Barrié y, disfrazando a los Callejones de calle de la Estafeta, llegan hasta La Caleta, para darle la rima hecha a los autores de Carnaval. A ver qué tirabuzones se van a hacer ahora las gaditanas con los toros que sueltan los fanfarrones de Hollywood que toman nuestras ciudades como platós y nosotros, catetos, encantados con que las tomen. De modo que antes los borrachos del sábado noche de Carnaval decían lo de "esto es Cádiz y hay que mamar" y ahora tendrán que gritar: "Esto es Cádiz, y aquí hay que riau, riau".

     Pero los toros que se han escapado en Cádiz no me preocupan. Estas cosas pasan en Cádiz para auxilio de los letristas del Carnaval. Así se las ponían a Fernando VII cuando escribía para la comparsa de mi compadre Antonio Martín, que este año son 'Los caballeros de la Piera Reonda'. La estampía de los toros no puede llegar en mejor momento. Ahora, en noviembre, es cuando los autores llevan una letra nueva cada noche a las agrupaciones. Anoche llegaron a los locales de ensayo 547 cuplés sobre los toros que se han escapado, 382 pasodobles y 253 tangos, así como 1.395 cuartetas de popurrí. Por eso los toros que en Cádiz ya se han escapao, riau, riau, no me preocupan. Lo que me preocupa es que los toros se han escapado también en Sevilla, en Fibes, y eso sí que es grave. A Fibes se le ha escapado nada menos que toda una Feria del Toro y como suele ocurrir en Sevilla, No Passssa Nada.

     Sevilla sufre una crisis de identidad. Claro, tanto nos la quieren disfrazar de Düsseldorf con elecciones macarenas que pasa lo que pasa. Que la que debería ser Capital Mundial del Toreo se queda sin Feria del Toro y a la gente le da igual. Empezando por la propia gente del toro. En su crisis de identidad, Sevilla no se acaba de creer que es la Capital Mundial del Toro. Aquí es donde viven más gente relacionada con la Fiesta, más matadores, más toreros de plata, más mozospás, más taurinos, más empresarios, más ganaderos. Aquí se cierran los carteles de muchas ferias. Sevilla es el Wall Street de la economía que mueve la tauromaquia, y no se lo quiere creer. Miren, por ejemplo, el escasísimo espacio que dedican nuestros medios informativos a los toros fuera de temporada.

     Hubo un tiempo y unas personas que sí valoraron este carácter de Sevilla, y crearon la Feria del Toro. Se trataba justo de lo que acabo de decir: que Sevilla fuera el centro de la Fiesta. A la cabeza de aquellos sevillanos nada indolentes, con iniciativa, recuerdo entre otros a tres grandes señores del campo bravo que ya no están con nosotros: el Conde de la Maza, Luis Algarra y José Murube. Movieron Roma con Santiago y La Zarzuela con La Moncloa para que Sevilla ocupara ese sitio en la economía y la sociología del toreo. Y lo ocupó. Ya se sabe que en Sevilla a veces más que las instituciones funcionan las personas. Se fueron ellos, y adiós. Parece que la Feria del Toro hubiese muerto con Poli Maza. Desde entonces, vino dando tumbos. El año pasado estuvo a pique de un repique de no celebrarse. Tenía media en las agujas. Este año ya ha doblado. Dicen que será cada dos años. ¿Por qué no mejor cada siete, como el Santo Entierro Grande, hijos míos? Esto se ha ido al ca…llejón. Da igual.

     Voy a lo que voy. Que estando la Fiesta tan amenazada como está, lo que le faltaba era este paso atrás de Fibes, que es el de Sevilla, nada menos. Cádiz se disfraza de Pamplona y Sevilla, con la supresión de la Feria del Toro, se disfraza de Cataluña, donde van a prohibir la Fiesta. Aquí es peor que la prohibición: es la indiferencia. Ahora, que cuando llegue abril, ya verá usted cómo todos los que no han movido un dedo estarán en la Puerta del Príncipe pintando la mona mientras los retrata Pepa Juste.

*Antonio Burgos es escritor y periodista sevillano. / Publicado en ABC-Sevilla.

NOTICIAS RELACIONADAS:

Dejar respuesta

tres × 1 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies