BALANCE de la jornada: El Cid, desafortunada actuación en Las Ventas

0
847

El torero de Salteras no terminó de entenderse con el mejor toro de la ganadería de Núñez del Cuvillo, un jabonero que hizo quinto, de franca embestida y que repetía con codicia. El matador de toros de Salteras no tuvo las ideas claras, y aunque la plaza empujaba y el torero lo intentaba, la faena nunca terminó de romper salvo en naturales sueltos de indudable calidad. El Rey Juan Carlos asistió a la corrida desde una barrera.


El Cid, con cara de circunstancia tras el quinto.
FOTOS: Cabrera (burladero.com)

Redacción.-

     El balance de las actuaciones de toreros sevillanos que han realizado el paseíllo hoy, martes 19 de mayo, ha sido el siguiente:  

CORRIDAS DE TOROS 

  • Madrid: Se han lidiado toros de Núñez del Cuvillo, noblotes pero faltos de transmisión; el mejor fue el quinto, bravo y de buen juego. El Juli, silencio y silencio. El Cid, silencio y palmas. Miguel Ángel Perera, palmas y silencio tras aviso. Alcalareño se desmonteró tras parear al quinto. Plaza llena.

     La actuación del diestro sevillano El Cid, en crónica de los compañeros de burladero.com, reseña que "cuando hay toros, el que no torea ni les corta las orejas no tiene perdón. Y si es una figura, más aún. Y si El Cid se dejó ir enterito al que hasta ahora ha sido, y difícil será que lo superen, el toro de la feria. Aquí queda dicho. Cierto es que los toreros atraviesan baches y etapas. Y El Cid anda en uno prolongado. En Sevilla ya se escapó otro de los toros de la feria, aquél de El Ventorrillo, y hoy se ha ido uno de Cuvillo que apretó en el caballo, tomó el capote con celo y embistió con bravura en la muleta. Y a las figuras hay que pedirles cuajar esos toros y más.

     El toro, un precioso jabonero, bien hecho, serio


El Cid no terminó de estar a gusto en la tarde.

por delante y sin apreturas ni exageraciones, fue un toro bravo. Ese es el toro que se emplea de salida, que aprieta en el caballo y que en la muleta quiere más y más, por abajo, con codicia, entrega, recorrido y emoción. ¿Acaso le faltó algo de eso al toro? Un torero. El Cid no estuvo, ni en ese ni en el primero, otro toro dulce como toda la corrida de Cuvillo. Si el encierro llega a tener fuerza y fondo, habría sido la corrida del año. Porque nobleza y calidad tuvo tela. Pero faltó el fondo. Como a El Cid, que le faltó el fuelle para apostar, ponerse en lugar de quitarse y salir a flote en una temporada en la que no está respondiendo. Hubo cosas en la faena, aisladas. Un saludo de capa más templado, con buenos lances por el derecho, y algún natural bueno perdido entre pingüis. Pero faltó el corazón torero que se ha visto a El Cid en las grandes tardes, el de querer, echarla y poder.

     Cierto es que el toro, como bravo, no era fácil. No lo era, porque, fundamentalmente, tenía codicia, y eso le hacía repetir una y otra vez, con motor, comiéndose la muleta, y queriendo guerra. Pero dos no pelean si uno no quiere, y en esta ocasión… A Manuel Jesús le pesó la tarde desde el principio. Y en ese toro, también. Se vio, por ejemplo, en el comienzo de faena. Lejos quedan aquellos cites desde los medios, sin probaturas, tras un brindis. Aunque la plaza parecía empujar, nunca llegó la serie redonda. La que pone a todos de acuerdo. Enganchones en la primera, queos en la segunda y de nuevo sin limpieza en la tercera. Y en todas ellas, cierto es, algunos muletazos buenos de verdad, más al pasatoro que tirando de él. Pero no con la rotundidad que el bravo pedía. Cuando cambió a la diestra, la cosa estaba decantada. Y como ocurrió en Sevilla con el toro de El Ventorrillo, bajó a plomo el nivel. Se terminó por hundir una labor que no tuvo remate ni con la espada. Más de quitarse que de echar la moneda.

     Tampoco hubo fortuna con el primero, un toro muy protestado de salida, que tuvo más fondo que fuerza. No aguantó los embites y más de una vez fue al suelo. Y más de dos. Unas por su endeblez, otras por los latigazos de un torero sin temple. Pinchazo, bajonazo y a esperar los 'victorinos'. Puede ser el mejor arma para enderezar una temporada con rumbo torcido".

Comentarios disponibles:
Fecha: 2009-05-20 12:29:34 Autor: L.C. Martin
Lo peor de todo son los comentarios que hace en canal plus, con gran soberbia declara que el toro ha sido un engañabobos… y durante la faena el lucía una enorme sonrisa entre tanda y tanda, ¿estaba el siendo otro bobo o quizas un engañador?

Dejar respuesta

diez + cuatro =