OPINIÓN.- La catedral del mar

0
785

«…esto clama al cielo. Lo poco o casi nada que se ha hecho por remediarlo. Hay voces de autoridad y nombre en esta ciudad que afirman que con una simple lona, poniendo los medios que en anteriores ocasiones sí se han llevado a cabo, interviniendo camiones, máquinas elevadoras o volviendo a hacer un drenaje en condiciones previo a los festejos, se podría haber arreglado el asunto, pero nadie le pone el cascabel al gato…»


FOTO: Matito.

Ignacio de Cossío.-

     Sevilla no se merece esto. Lamentable, penosa y tercermundista es la imagen que ha dado la Real Maestranza de Sevilla en esta última de San Miguel. Es la gota que colmó el vaso, seis suspensiones seis, en una misma temporada es algo inédito y sin precedentes en la historia de Sevilla. Desgraciadamente sabemos de sobra que actualmente seguimos ostentando el penoso record de ser la plaza que más festejos se han suspendidos de cuantas ferias se celebran en el orbe taurino español debido a nuestras lluvias tropicales y casi monzónicas que como rayo que no cesa aparecen al primer 'tararí' maestrante, pero seguimos sin remediarlo. Esto no es la catedral del toreo, es la catedral del mar.

     ¿Cómo en pleno siglo XXI, no hay más medios para paliar una copiosa lluvia en la pasada Feria que una carretilla, un puñado de rastrillos y un cuarteto de operarios de plaza? Habría que tomar nota de la reciente Copa Davis celebrada en Las Ventas que, con la que cayó, en treinta minutos se solucionó todo lo solucionable.

     De verdad, esto clama al cielo. Lo poco o casi nada que se ha hecho por remediarlo. Hay voces de autoridad y nombre en esta ciudad que afirman que con una simple lona, poniendo los medios que en anteriores ocasiones sí se han llevado a cabo, interviniendo camiones, máquinas elevadoras o volviendo a hacer un drenaje en condiciones previo a los festejos, se podría haber arreglado el asunto, pero nadie le pone el cascabel al gato.

     Y yo me pregunto: ¿ha existido voluntad real y los medios necesarios para la celebración de los festejos de San Miguel? La sospecha de un remunerado seguro planea sobre el coso del Baratillo.

     Señores, hemos tocado fondo. Tenemos que buscar soluciones entre todos. Por un lado el organizador, la empresa Pagés, que regenta el coso desde hace 75 años; la propietaria del coso, la Real Maestranza de Caballería, con más de tres siglos a sus espaldas, que no puede ser perjudicada y algo tendría que decir ya en su última reunión de Junta de Gobierno. Señores maestrantes, un solo punto en el orden del día propongo: la aprobación inmediata de un estudio serio del drenaje de la plaza; la autoridad, con la nueva delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía en Sevilla a la cabeza, Carmen Tovar, que debería velar también por la imagen de nuestra ciudad para Andalucía y resto de España e imponer su criterio que me consta es extraordinariamente justo e intachable; los toreros, que no se plieguen tan fácilmente como lo han hecho esta vez, y que prevalezca su voz y sus gestas; también a la afición sevillana, que lo denuncien en sus tertulias y peñas puesto que son éstos y no otros los que sustentan la Fiesta, y los que deberían, mejor que nadie, recordar a los estamentos implicados hasta el próximo Domingo de Resurrección lo que no debe repetirse.

     Y, por último, desgraciadamente a ciertos sectores de la prensa especializada que no se atreven a llamar las cosas por su nombre. ¡Compañeros, esto ha sido una canallada y un durísimo golpe a la imagen y afición de nuestra ciudad!

*Editorial del programa 'Los toros en la onda' / Ignacio Cossío es periodista y escritor, responsable del programa taurino de Onda Cero-Sevilla y otras colaboraciones.

OTROS ARTÍCULOS DE OPINIÓN:

Dejar respuesta

3 × 4 =