DECLARACIONES.- Canorea: «Los novilleros no son delincuentes que vengan a torear sin cobrar»

0
418

La empresa y los tres novilleros querían comenzar el festejo. El enfado de los representantes de la empresa Pagés, Eduardo Canorea y Ramón Valencia, con la decisión de suspensión decretada por el presidente era más que evidente. Los representantes de los novilleros pedían que se respetara la decisión de los tres novilleros.



FOTO: Matito.

Francisco Mateos.-

     La suspensión de esta tarde en la plaza de la Maestranza debido al mal tiempo es la cuarta en lo que va de mes de abril. El abono de Sevilla se queda con cuatro festejos menos sin que la empresa los recupere mediante aplazamiento. La tensión que se vivió de nuevo en el patio de caballos era más que palpable. Por un lado, los intereses de los novilleros y la empresa, y por otro los intereses de todos (público, empresa y toreros) por los que debe velar el presidente, que decidió que lo menos malo para todos era suspender la novillada. La posterior lluvia que caería sobre las ocho de la tarde respaldaba como muy acertada la decisión del presidnete Juan Murillo; el público se hubiera empapado hasta el tuétano o hubiera abandonado la plaza antes de la finalización del festejo.

     Uno de representantes de la empresa, Ramón Valencia, fue de los primeros en atender a los periodistas que se encontraban en el patio de caballos. "La decisión la ha tomado el presidente de forma unilateral y en contra de los toreros y de la empresa. Los novilleros querían torear y no se les ha dejado. No podemos hacer más nada. El público creo que también quería ver la novillada y no está lloviendo, pero la potestad absoluta en estos casos es del presidente", comentaba contrariado Ramón Valencia. 

     Más contundente fue Eduardo Canorea. "No será la última vez que se suspenda un festejo en Sevilla. A ver lo que pasa en Madrid estos días próximos, cuando algún día llueva. El nuevo Reglamento andaluz le quitó esa potestad a los toreros de decidir lo que querían hacer con el festejo y ahora la decisión final es potestad absoluta de los presidentes". En un tono relajado pero de evidente enfado por la suspensión, Canorea comentó a los periodistas que "todos los profesionales estábamos de acuerdo en tirar hacia adelante con la novillada, pero el presidente no lo ha querido. Los novilleros, que yo sepan, no son delincuentes ni golfos que vayan a venir a cobrar sin torear; si el festejo se inicia se hubiera concluido con el último novillo. Además, se podría haber adecentado aún más el ruedo con nuestro operarios durante un tiempo, demorando el comienzo del festejo. ¿Quién me asegura a mí que dentro de una hora el ruedo no está listo para torear?".

     José Luis Galloso, apoderado del novillero Salvador Barberán, admitía que "es cierto que hay zonas del ruedo que están mal. Por ejemplo, la zona de sombra está bastante mal, y en el centro del ruedo tampoco se puede torear, pero se podría haber mejorado con albero seco. De todas formas, los toreros querían torear y se debería respetar su decisión".

     Tomás Campuzano, director artístico del sevillano Miguel Ángel Delgado, comentaba que "los toreros no han salido al ruedo porque el presidente ya tenía tomada la decisión. ¿Para qué iban a salir, si se iba a suspender de todas formas? Aquí está en juego las ilusiones de los chavales, sus miedos, sus ganas…".

     Tras firmar el acta de suspensión, los tres novilleros se marchaban de la plaza a ritmo acelerado. "Queríamos torear y no nos han dejado. Ni siquiera hemos tenido opción de inspeccionar el ruedo. Todo lo ha decidido el presidente y lo que le hemos pedido no lo ha tenido en cuenta. La empresa está de nuestra parte y se ha portado perfectamente con nosotros", comentaba enfadado Pepe Moral.

NOTICIAS RELACIONADAS:

Dejar respuesta

uno × 3 =