EL PUERTO (Crónica): «La fuerza expresiva de Oliva Soto y el buen gusto de Nazaré»

0
940

, Domingo 15 de Julio de 2007


El periodista taurino Manuel Viera analiza de forma detallada las actuaciones de los tres novilleros sevillanos que han toreado en El Puerto. Antonio Nazaré y Oliva Soto cortaron una oreja cada uno; Pepe Moral no tuvo suerte con su lote.


Oliva Soto, importante oreja en El Puerto.
FOTO: Matito (Archivo).

EL PUERTO (Cádiz).-

  • NOVILLOS: Se han lidiado novillos de la ganadería de Yerbabuena, bien presentados, mansos, flojos y descastados.

  • NOVILLEROS:Antonio Nazaré, una oreja y ovación.
    Pepe Moral, ovación y palmas.
    Oliva Soto, ovación tras aviso y una oreja.
  • INCIDENCIAS: Un cuarto de plaza.

Manuel Viera.-

Merecía la pena la tarde portuense aunque sólo fuese para saborear por momentos la extraordinaria fuerza expresiva del toreo de Oliva Soto, el buen gusto en las formas de Nazaré, o la apabullante verdad en las maneras de Pepe Moral. Tres sevillanos y tres estilos diferentes, pero con cualidades muy parecidas y mimbres suficientes para tejer grandes faenas. Sin embargo, la mansa y descastada novillada de Yerbabuena les dio escasa opción para sacar nota alta.

Tiene gracia y empuje el toreo de Oliva Soto. La lentitud y el empaque de sus formas mantienen el interés constante de los tendidos. Todo lo que hace el sevillano en el ruedo contagia de inmediato a la plaza. Y aunque a veces tiene su puntito de cursilería con una expresividad algo melosa, todo lo traduce después en formidables muletazos en los que aflora, además, un arte de puro virtuosismo sevillano. Hubo


Antonio Nazaré ha demosrado tener buen gusto en El Puerto.
FOTO: Matito (Arhivo).

que esperar al sexto novillo de la tarde para presenciar a un inspirado Oliva. Los muletazos diestros, despaciosos y ligados, de muleta adelantada, trazo largo y remates de pecho de verdadera categoría, dieron forma a una faena a la que sólo le faltó continuidad con la izquierda. Un pinchazo antes de la estocada le restó méritos para alcanzar el doble trofeo.

También le sacó partido a las imprevisibles y descompuestas embestidas del tercero. Faena vibrante con buenos muletazos a derecha e izquierda y algún que otro detalle de pura escuela sevillana. Se eternizó con la espada y todo quedó en una ovación.

Si bien no puede escribirse en ningún caso de importante faena por la blandura manifiesta del utrero, la notable calidad de algunos muletazos, sobre todo al natural, merecen el reconocimiento del interesante trasteo, y sobre todo por la entrega y el gusto que le puso Nazaré a su quehacer. La faena al noble y blando primero surgió de una forma sencilla y medida. El sentimiento y la claridad de ideas del sevillano de Dos Hermanas quedo expuesta durante el devenir de unas tandas diestras sentidas, bien


Pepe Moral, con el peor lote, el único sevillano en no tocar pelo.
FOTO: Matito (Archivo).

hiladas y mejor rematadas. Nazaré enganchó la embestida por delante, la llevó larga y la remató de forma excepcional hasta que el flojo animal se apagó sin remisión. Una estocada precedida de pinchazo bastó para conseguir la oreja.

El toreo de Pepe Moral también es de los grandes y penetra de inmediato en los que ocupan tendidos y gradas. De hecho, en los intentos de faena al manso y rajado segundo aunó el valor y la verdad en una fusión tan peculiar que constituyó toda una realidad por las inmensas ganas que le puso el joven palaciego. Fue un trasteo a la fuerza, porque sí, con un arrimón sin cuento, intenso, hasta sacar muletazos enlazados en las mismas tablas con enorme fe en sus posibilidades. Mató de estocada y merecido el premio de la ovación.

Con el también manso y parado quinto, un buey en el ruedo, Moral se esforzó por sacarle partido a un novillo que nada tenía. Fueron intentos vanos con el regusto de algún que otro trazo diestro y el escaso apunte del dibujo del natural. Tras la estocada le aplaudieron el esfuerzo.

VER GALERIA COMPLETA | VOLVER A TEMPORADA

Dejar respuesta

19 + 3 =