Daniel Luque: sincero y emotivo

0
769

Real Maestranza – 23ª de abono, Domingo 20 de Mayo de 2007


NOVILLOS: Se han lidiado novillos de la ganadería de Yerbabuena de distinto juego. Destacaron primero, segundo y quinto.

NOVILLEROS:Daniel Luque, de verde manzana y oro, una oreja y ovación tras dos avisos.
Alejandro Parralo, de burdeos y oro, silencio y silencio.
Salvador Fuentes, de negro y oro, silencio y silencio.

INCIDENCIAS: Media plaza.

El novillero de Gerena, a las puertas de su alternativa, corta una oreja y perdió otra con la espada en el manso cuarto. Tres novillos buenos de Yerbabuena. Elegantes destellos de Salvador Fuentes. Voluntad pero escaso oficio de Alejandro Parralo.


Sorprende el manejo tan bueno del capote de Daniel Luque.
FOTO: Matito.

Manuel Viera.-

Faena sincera y emotiva con predominio del pase del natural, aunque los muletazos diestros y un completo circular también tuvieron eco en los tendidos. Daniel Luque esta listo para alcanzar el doctorado -mañana se despide de novillero en Las Ventas de Madrid y el jueves se hará matador de toros en Las Arenas de Nimes- con un oficio bien aprendido y unas formas desmenuzadas y auténticas que calan pronto en la gente. El acoplamiento con el buen novillo, primero de la tarde, fue interesante gracias quizá al planteamiento técnico del trasteo, y que supo después rubricar con una buena estocada aunque necesitó de un certero golpe de verduguillo.

Luque maneja los engaños con una soltura envidiable, y además demostró, tanto con el bueno como con el menos bueno, tener las ideas muy claras. Con el sosote primero supo el novillero de Gerena acoplarse a las rebrincadas embestidas en el prólogo de la lidia, para alcanzar después con la zurda un toreo hilvanado en una faena bien


El sevillano Salvador Fuentes corriendo la mano con la zurda.
FOTO: Matito.

hecha, construida con oficio, con buenos remates y unos adornos que le añadieron algo de pimienta al carácter elegante del trasteo. Sin embargo, con el manso cuarto, que huía hasta de su sombra y embestía a oleadas, le echó casta torera logrando muletazos de un virtuosismo trepidante hasta dominar la complicada embestida y alcanzar, mejor con la derecha que con la izquierda, tandas de muletazos que de forma inmediata llegaron al público. El mal manejo de la espada le privó de la oreja que habría de sumar a la conseguida de su primer novillo.

Fue esto lo mejor de una tarde marcada por el buen juego de los novillos de Ortega Cano, que salvo el tercero y el sexto todos fueron merecedores de ir desorejados camino del desolladero. Pero no fue así. Alejandro Parralo, con escaso oficio y unas formas toscas y poco elegantes, dejó pasar el tren del triunfo con dos “bombones” de los que poco salen. Sobre todo con el quinto, un bravo animal que acudía a


Buen lance de Alejandro Parralo.
FOTO: Matito.

los engaños con excepcional clase sin que el diestro madrileño logrará mandar en la noble embestida del buen utrero. Ni con la capa ni con la muleta supo Parralo trasmitir a los tendidos toreo alguno. Una lástima. Tampoco con el noble segundo, al que toreó de forma acelerada y demasiado brusca. Falló con los aceros y fue silenciado.

Los peores enlotados se los llevó Salvador Fuentes. Poco pudo conseguir con el soso y parado tercero. Lo mejor lo hizo con el capote en los acompasados y despaciosos lances del recibo. Después fue todo un querer y no poder dominar el calamocheo continuo del descastado animal. Imposible le fue también robarle un solo muletazo al manso sexto, que se refugió en terrenos de chiqueros y a donde acudió el novillero de Tomares a intentar sin éxito un atisbo de faena. Tras la grave cornada de Madrid y su reaparición la semana pasada en Zaragoza, no le está siendo fácil volver a coger el sitio al buen torero sevillano.

VER GALERIA COMPLETA | VOLVER A TEMPORADA

Dejar respuesta

quince − seis =