Una tarde sin historia ni contenido

0
1241

Una tarde sin historia ni contenido

Espartinas – Corrida conmemorativa de la inauguración, Sábado 17 de Marzo de 2007

TOROS: Se han lidiado toros de la ganadería de Núñez del Cuvillo. Justos de presencia, flojos y descatados.

ESPADAS:Juan Antonio Ruiz 'Espartaco', de verde y oro, ovación, silencio y ovación.
Cayetano, de blanco y oro, silencio, ovación y ovación.

INCIDENCIAS: Lleno de 'No hay billetes'. Tarde de primavera con fuerte lluvia y abundante aparato eléctrico a partir del quinto toro. Corrida conmemorativa de la inauguración de la plaza.

El mano a mano entre Espartaco y Cayetano quedó deslucido por el juego de los toros de Núñez del Cuvillo, descastados y con pocas fuerzas. Una tormenta final terminó por aguar lo que se presumía una tarde de fiesta grande.


Cayetano no pudo triunfar por el mal juego de los astados.
FOTO: Matito (Archivo).

Manuel Viera.-

Acaso este afán de dominar las circunstancias sea propio de maestros como él y Espartaco lo es y lo será siempre. Por eso quiso levantar una tarde de elevada expectación, con los tendidos abarrotados de una gente dispuesta para el disfrute y el divertimento, y que por la flojedad y escasa casta de los toros de Núñez del Cuvillo se fue a pique sin que ni nadie lo pudiera remediar. Y para colmo de males una inoportuna tormenta, con abundante descarga eléctrica y torrencial lluvia, se encargó de estropear casi del todo el esperado y deseado espectáculo.

De todas formas, la personalidad en el ruedo de este torero, unas de las más ricas y auténticas del panorama taurino en las últimas décadas, hizo que el interés de la tarde se centrara en la calidad de los extraordinarios naturales al quinto. La faena, de casta y entrega, ofrecida con verdadera pasión por el maestro de Espartinas, se transformó en admiración hacia un torero, convencido y convincente, capaz de emocionar con lo mínimo. El temple, la perfecta técnica,


Espartaco disfrutó del cariño de la afición.
FOTO: Javier Martínez (Archivo).

y la excelente colocación sirvieron para sacarle el menor atisbo de bravura al sobrero lidiado en quinto lugar. El mal manejo del acero le privó de pasear el ruedo con un merecido trofeo.

Iguales circunstancias se dieron con el primero, un toro noble, de notable calidad, pero sin una pizca de fuerza, al que Juan Antonio sobó hasta conseguir mantener en pie para trazar después notables muletazos, que como los buenos vinos, los ha ido refinando con el paso de los años hasta obtener la pegada de una gran reserva. Y como la espada, hoy, no fue su fuerte, -tampoco con el complicado tercero al que nada pudo hacer- a los medios se fue a recoger la ovación sincera de sus paisanos.

A Cayetano se le ve en el ruedo más Ordóñez que Rivera, sus formas con capote y muleta así lo demuestran. Su versión del lance genuflexo es de peso. Así como su cuidadosa entrega en el detalle. El suyo es un toreo de colores más que de sabores. Cayetano lo ofrece con una lujosa presentación apta más para complacer la vista que para su degustación. Esta tarde su toreo fue más dinámico que refinado y más de detalles que compacto. Tampoco tenia toros para mucho, aunque fue con el flojo cuarto, el de mejor calidad de la tarde, con el que no terminó de romper una faena que se me antoja abundante en excelentes detalles y escasa en lo auténtico. La espada quedo trasera y utilizó el descabello en tres ocasiones, quedando el resultado de la lidia en justa ovación.

Con el complicado segundo, tras vanos intentos con una y otra mano, consiguió poco, casi nada. Y con el mansurrón sexto se esforzó, en faena épica bajo el diluvio, hasta conseguir con un toreo libre de toda pedantería penetrar de manera inmediata en los tendidos. Engarzó muletazos sin dejar escapar la embestida del manso nuñezdelculvillo, que buscaba las tablas tras cada muletazo. La faena comunicó conocimiento e inmensas ganas de agradar, lastima que el mal manejo de la espada rebajara la importancia de un trasteo que, con todo, tuvo su interés.

VER GALERIA COMPLETA | VOLVER A TEMPORADA

Dejar respuesta

20 + dieciocho =